Trastornos del comportamiento alimenticio

Los trastornos del comportamiento alimentario siguen siendo un problema muy grave que cada vez afecta a niños más jóvenes.

Los trastornos del comportamiento alimentario siguen siendo un problema muy grave que cada vez afecta a niños más jóvenes (alrededor de la edad puberal). Aunque más frecuente en niñas, no es infrecuente verlo también en niños de esta edad. Aunque es un trastorno de la alimentación, no es sólo un problema relacionado con la alimentación y la comida, es un problema más profundo que tiene que ver con la persona, con su identidad, con sus emociones, con sus creencias y valores, con su seguridad y su autoestima.

No es una fase pasajera de la adolescencia, ni una forma de llamar la atención y tampoco una forma de castigo hacia sus padres, que no tienen la culpa. Es un trastorno en el que intervienen múltiples factores  (genéticos, psicológicos, biológicos, sociales, y culturales) y de la interacción de todos ellos surge la vulnerabilidad del niño en una fase crítica del desarrollo y la maduración personal.

No son sólo problemas relacionados con la alimentación o la comida. Foto: urgente24.com

Existen circunstancias que hacen que se desencadene (situaciones de stress, inicio de dietas, influencias de los medios de comunicación ‘modelo belleza’, conflictos familiares ó de amigos y como resultado del trastorno, el aislamiento social que produce, la negación de la enfermedad ó la propia distorsión de la imagen corporal  hacen que este se convierta en un problema crónico con relativa facilidad.

Negar que se esté siguiendo una dieta, cambiar los hábitos alimentarios, negar la sensación de hambre, ocultar la pérdida de peso ó preocuparse en exceso por el peso incluso sin estar gordo, mostrar un interés anormal por las comidas (cocinar para otros, contabilizar calorías), comer lentamente y con excesivo ritual, ó evitar comer acompañados,  aislarse del entorno, mostrarse habitualmente triste , ir al cuarto de baño durante las comidas a vomitar, abusar de laxantes, ó aumentar de manera excesiva el ejercicio…pueden ser síntomas de alarma de que podamos estar ante un trastorno de la alimentación.

El modelo de belleza influye en los trastornos alimentarios

La recuperación es lenta (años), porque no es solamente el tratamiento nutricional para  la recuperación del peso, como paso fundamental en la recuperación de la salud general, sino también la psicoterapia, que ayuda a restablecer la salud emocional y ayuda a aprender a quererse a uno mismo.

Es importante por tanto, sospecharlo precozmente, antes de que surjan complicaciones importantes y graves que pueden llevar desgraciadamente a la muerte (desnutrición extrema, problemas cardiacos, renales, hepáticos, óseos…depresión y pensamientos suicidas) y dirigirse sin miedo a los profesionales indicados y unidades  multidisciplinarias especializadas en las cuales distintos profesionales se implican en el tratamiento individualizado de cada paciente y su familia.

Más información sobre los trastrornos alimentarios y la manera de detectarlos, también en The Luxonomist.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies