El intercambiador del ‘shopping’

Está considerada como la estación más cara del mundo. Se encuentra en Nueva York y desde hace poco más de una semana acoge el nuevo centro comercial de Westfield Corporation.

Luis Jiménez. 29/08/2016

La zona cero, la herida abierta en el corazón de Estados Unidos y especialmente en el de Manhattan, empieza a sanar. Decenas de empresas ya operan desde la torre más alta del hemisferio norte, el World One Trade Center y a los turistas y curiosos se les suman los nuevos vecinos.

Westfield 3
Por el intercambiador de transportes creado por Calatrava pasan todos los días 300.000 personas

La paloma de acero que Calatrava concibió para esta zona y que levantó muchas ampollas por su complejidad técnica y sobrecoste, hoy da cobijo entre sus alas a más de un centenar de tiendas. Casi 40.000 m2 para ir de compras con todo lo necesario para que no falte de nada: moda, decoración, alimentación y tecnología en la que está llamada a ser la nueva meca del ‘shopping’ en la Gran Manzana.

Westfield 5
En su interior hay cientos de tiendas que atraen a viajeros y vecinos de Nueva York

Entre la selección de comercios están las tiendas favoritas de Kate Middleton: Reiss y L.K. Bennett. Y por supuesto, los buques insignia de la moda americana Kate Spade, Victoria’s Secret, LaCoste, y John Varvatos. En el apartado tecnológico destacan Apple y Bose mientras que Sephora, Caudalie, Kiehl’s, MAC y Dior lo hacen en el de cosmética. Los más pequeños también tienen su rincón de la mano de Disney y Kingkow.

Como en todo centro comercial, este también cuenta con una zona de comida y la buena noticia es que Eataly’, la exclusiva tienda de alimentación y restaurante gourmet, lo ha elegido para instalar el segundo emplazamiento de su marca. Miles de ‘New Yorkers’ ya no tendrán que desplazarse hasta el distrito de Flatiron para comprar o disfrutar los mejores productos de la gastronomía italiana.

John Legend
El cantante John Legend fue uno de los encargados de amenizar la inauguración del espacio comercial

El cantante John Legend y los protagonistas del último taquillazo de Broadway, Hamilton, no quisieron perderse la inauguración y pusieron de manifesto que, pese a su buen hacer, el Oculus es de todo menos una sala de conciertos, porque la acústica no fue la que estos artistas merecían.

Esta nueva puerta de entrada al Bajo Mahanttan por la que todos los días pasan 300.000 personas se extiende por las galerías que conectan las cuatro torres del resurgido WTC. En este intercambiador convergen 13 líneas de metro, los trenes que conectan la isla con Nueva Jersey y por supuesto, los ferries del Port Authority que, entre otros, unen Brooklyn y Manhattan en cuestión de quince minutos.

Westfield 6
La actuación de ‘School of Rock’

Westfield Corporation, la encargada de la explotación comercial de este edificio propiedad de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, estima facturar anualmente alrededor de 1.000 millones de dólares; un retorno significativo a los 1,5 mil millones de dólares que han invertido en su puesta en marcha. El mes de diciembre será clave para saber si este nuevo espacio de compras se convierte en referencia. Por el momento, 40 de las tiendas que tendrán sede aquí han decidido posponer su inauguración hasta el mes de la Navidad.

Westfield 7
La actuación de Leslie Odon

Será a final de año cuando realmente se podrá evaluar si este espacio comercial gana adeptos y se convierte en un punto de convergencia entre vecinos del barrio, turistas y transeúntes. La población del barrio se ha multiplicado por tres después de los atentados, pero hasta ahora estaban acostumbrados a ver como 15.000 turistas y cientos de miles de personas que pasaban por su barrio diariamente se llevaban con ellos al caer el sol, los puestos de comida, las tiendas de alimentación y la vida de la zona hasta el día siguiente.

Westfield 4
El centro comercial bajo el WTC insufla sangre y oxígeno a un rincón de la isla que había estado maldito desde el 11-S

Este centro comercial pone los puntos de sutura que la zona necesita para su completa regeneración. La inauguración de este subterráneo entramado comercial insufla sangre y oxígeno a un rincón de la isla que había estado maldito desde el 11-S. A partir de ahora, la vida no se acaba con el fin de la jornada laboral y todo el mundo usa el intercambiador del WTC para volver a sus casas.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies