Bebidas

El tiempo es uno de sus fuertes

Joseph Krug soñó con crear el mejor Champagne cada año, independientemente de las variaciones en el clima.

Isabel Chuecos-Ruiz. 30/08/2016

Joseph Krug nació en 1800 en la ciudad alemana de Maguncia, parte del imperio napoleónico de Francia en ese momento. Fue comerciante y llegó a París en 1834 con un sueño: dejar su huella en el mundo de Champagne. Joseph Krug fue empleado por Jacquesson, la maison de Champagne líder en aquellos años y rápidamente se convirtió en un socio.

Krug 1
Joseph Krug llegó a París con el sueño de dejar su huella en el mundo de Champagne.

En 1840 se unió a Joseph Hippolyte de Vives, un comerciante de vinos de gran prestigio en Reims, cuya amistad devino en la verdadera definición de Krug. Durante los siguientes tres años, los dos emprendieron una colaboración probando nuevas mezclas de vinos base.

Krug 2
La Maison Krug & Compagnie se fundó en 1843

En 1843, con el apoyo de Vives, Joseph Krug fundó la Maison Krug & Compagnie. Al fin podría perseguir su sueño: crear el mejor Champagne cada año, independientemente de las variaciones en el clima, consciente que las variables en el resultado de las vendimias podría hacer variar la calidad drásticamente de un año a otro.

Krug 3
Joseph Krug quería conseguir el mejor Champagne

Como escribió en el cuaderno de transmisión de sus conocimientos a su hijo Paul, estaba convencido de que un gran champagne solo podría lograrse utilizando buenos vinos y probó a elaborar por separado cada parcela respetando el concepto ‘Terroir’. Pero para garantizar la calidad necesitaba liberarse de las variantes de los cambios climáticos. Así que empezó a construir una reserva de vinos, cada uno hecho de uvas de una parcela separada y con su propio carácter que pronto se convirtió en una extensa paleta para el ensamblaje.

Krug 4
Joseph Krug se basó en su amplia biblioteca de vinos de reserva para componer su Champagne de prestigio

Decidido a crear la más generosa expresión cada año, se basó en su amplia biblioteca de vinos de reserva para componer su Champagne de prestigio. De esta manera, cualquiera que sea el tiempo, cualquiera que sea la cosecha, siempre sería capaz de crear un champagne abundante en matices.

Krug 5
Se necesitan más de veinte años para elaborar cada botella de Krug Grande Cuvée.

Así nació su champagne No.1. Krug Grande Cuvée que fue una revolución, un enfoque más allá de la noción de la vendimia. Krug Grande Cuvée es el arquetipo de la filosofía de Krug con una mezcla de más de 120 vinos de diez o más años diferentes. Su finura excepcional es el resultado de una crianza de al menos otros seis años. Se necesitan más de veinte años para elaborar cada botella de Krug Grande Cuvée.

Desde sus inicios, Krug sería el primero en crear Champagnes de prestigio cada año, siendo único y definiendo el rasgo de Krug hasta nuestros días.

Krug 6
Champagne Nº 2 Krug vintage 2003 es la expresión de las circunstancias de un año en particular

Champagne Nº 2 Krug vintage 2003 es la expresión de las circunstancias de un año en particular capturado por Krug y elaborado solo en los años donde hay una historia interesante que contar.

Krug decidió crear una cosecha de este año en particular, 2003 y la llamó «Vivacité Solaire» (vivaz resplandor) relacionar una historia inesperada de un año caliente que sorprendió a Krug con fruta, frescura, el equilibrio, la expresividad, la vivacidad y finura, todo al mismo tiempo.

Krug 7
Krug Rosé representa el mismo espíritu creativo de Krug Grande Cuvée

Krug Rosé es un champagne interesante en términos de textura, color y sabor que representa el mismo espíritu creativo de Krug Grande Cuvée, de nuevo superando la noción misma de la vendimia.

El nacimiento inesperado de Krug Rosé ideado por la quinta generación: Henri y Rémi Krug quienes decidieron hacer un experimento en la década de 1970, en la que los cavas rosados estaban disfrutando de una popularidad creciente. Se trabajó en el desarrollo de un rosado en un estilo auténtico Krug, inspirado en la variedad Pinot Noir.

Krug 8
Krug Clos du Mesnil 2003 exalta la pureza de una sola parcela de viñas amurallada

El savoir-faire de la Maison Krug revela dos champagnes de excepcionales terroirs: Clos du Mesnil y Clos d’Ambonnay, cada uno de ellos revela la individualidad y particularidad de una sola parcela, una única variedad y un único año. Krug Clos du Mesnil 2003 exalta la pureza de una sola parcela de viñas amurallada (Clos en francés) de Krug Clos du Mesnil de una sola variedad de uva: Chardonnay y un único año: 2003.

En 1971, Rémi y Henri Krug, compraron 15 parcelas de vides en Mesnil-sur-Oger, el pueblo de más renombre de la región de Champagne con Chardonnay, dándose cuenta que su compra incluía un viñedo amurallado en 1698 en el corazón del pueblo, una pequeña parcela de solo 1,84 hectáreas que pronto demostró ser un descubrimiento fabuloso.

Krug 9
En 1971 Rémi y Henri Krug compraron 15 parcelas de vides en Mesnil-sur-Oger

La familia Krug descubrió que la naturaleza excepcional de las paredes que protegían aquel pequeño jardín creaba un microclima que daba verdadero carácter a la uva Chardonnay. Después de numerosas sesiones de cata, el vino de Clos du Mesnil se puso claramente por delante de todos los demás. Se habían topado con uno de los más claros ejemplos conocidos de la magia del «terroir».

Por primera vez en su historia, Krug creó un champagne dedicado a una sola parcela de tierra, reveló por primera vez como Krug Clos du Mesnil 1979, una parcela, una variedad de uva, de un año. Así nació la expresión más pura de la Chardonnay.

Krug 10
El primer Clos d’Ambonnay se presentó al mercado en 2007

Tras el descubrimiento de Krug Clos du Mesnil, otra joya encantadora esperaba a Rémi, Henri y Olivier Krug, la sexta generación. Pero no fue inmediato, durante siete años buscaron alrededor de la localidad de Ambonnay, una excepcional parcela que pudiera permitirles pagar tributo a la Pinot Noir, la variedad de uva más cerca del corazón de la maison Krug. De la misma manera que Krug Clos du Mesnil glorificaba la Chardonnay.

En el siglo XX, parecía que todas las parcelas más valiosas debían haber sido ya identificadas, sin embargo, existía un tesoro escondido. Encontraron Clos d’Ambonnay celebrando, del mismo modo, el carácter único y particular de la uva Pinot Noir en una pequeña parcela amurallada de 0,68 hectáreas en el corazón de Ambonnay, uno de los pueblos más destacados de esta variedad de uva en la región, que ha jugado un papel muy especial en la biografía los champagnes Krug con el primer Clos d’Ambonnay 1995, que se presentó al mercado en 2007.

Krug 11
Krug Collection 1989 representa la opulencia

Finalmente, un número muy limitado de botellas de Krug 1989 se mantuvo en condiciones ideales en las bodegas de Krug. Estas botellas se degustaron y evaluaron mientras esperaban a florecer en una segunda vida. Krug Collection 1989 representa la opulencia, la redondez y la armonía con un carácter elegante.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies