Fashion

¿Influir es sinónimo de éxito?

Los influencers se creen con la verdad absoluta, pero deben mirarse y preguntarse: ¿Soy capaz de identificar la verdad, la belleza y la bondad?

Lourdes Delgado. 14/09/2016
BERLIN, GERMANY - JUNE 28: Alexandra Swarovski, Jennifer Ulrich, Carolina Vera, Victoria Swarovski, Jana Pallaske, Aylin Tezel and Lena Meyer-Landrut during the Marc Cain fashion show spring/summer 2017 at CITY CUBE Panorama Bar on June 28, 2016 in Berlin, Germany. (Photo by Gisela Schober/Getty Images)

Capacidad de influir no es sinónimo de auténtico éxito. La influencia logra modificar comportamientos, pero esto no significa que estos sean verdaderos, buenos y bellos. Podemos ser muy virales tanto online como offline, pero ese éxito puede ser un verdadero fracaso.

Gala Gonzalez and Miranda Makaroff attend the Desigual Fashion Show during New York Fashion Week: The Shows at The Arc, Skylight at Moynihan Station on September 8, 2016 in New York City.
Gala González y Miranda Makaroff en un desfile de Desigual en NY

Hace tiempo dediqué un post a la paradoja de cómo fracasar de éxito en la moda. Realidad mucho más frecuente de lo que nos imaginamos. Es más, me atrevo a afirmar que nos encontramos en una espiral de vacío intelectual tan grande que no somos conscientes de ello.

Esta semana, la autora del blog Con M de Moda me pedía opinión sobre la propuesta de un conocido blogger en un programa televisivo de éxito. Le respondí lo que pensaba, que habitualmente los revueltos estéticos son fruto del revuelto de ideas que tenemos en la cabeza.

Nicholas Verso, uno de los influencers más importantes
Nicholas Verso, uno de los influencers más importantes

Yo solamente tengo un objetivo en la moda: llenarla de ideas. Llenar de ideas las cabeza de los que diseñan, de los que la visten y la comunican. Porque creo en la belleza, en sus efectos benéficos para nuestra vida y que estamos llamados a ella.

De todos es conocida la fraseel contenido es el rey”, pues hemos de lograr que también sea una realidad en la moda. El consumidor es cada vez más selecto, más inteligente. Ha cultivado un olfato que le hace descubrir rápidamente lo que huele a ‘tomadura de pelo’. Y nosotros, los medios, también es hora de que nos decidamos a romper el saque.

Kate Moss, una de las mujeres más influyentes del mundo de la moda
Kate Moss, una de las mujeres más influyentes del mundo de la moda

Nada de buscar el éxito en ‘profecías autocumplidas’ para hacer triunfar las tendencias sólo por el hecho de afirmar que lo han sido y lo son. Esta realidad ha sido muy bien descrita por Barthes (1967): “Confusión audaz entre el pasado y el futuro, entre lo que se decidió y lo que está por llegar: una moda se registra en el momento mismo en que se anuncia, en el momento mismo en que se dicta”.

Fashion bloggers durante un evento de lujo
Fashion bloggers durante un evento de lujo

Por su parte, Erner (2010) afirma que “en esta materia también, las pruebas reducen la importancia de la verdad: las tendencias no requieren demostración alguna, sino maestros y maestras”. Este autor avala las ideas que he descrito el principio: la influencia logra modificar comportamientos, pero esto no significa que estos sean verdaderos, buenos y bellos.

Los influencers, a los que me he referido en post anteriores, son los ‘maestros y maestras’, como los denomina Erner, que asumen el papel de árbitros de la verdad, así como el poder para decidir la belleza, la bondad de las creaciones y el tiempo que estarán vigentes.

Chiara Ferragni, Negin Mirsalehi, Aida Domenech, Louise Ebel, Fadela Mercheri, Raul Richter y Benjamin Guenther en los Stylight Fashion Blogger Awards
Chiara Ferragni, Negin Mirsalehi, Aida Domenech, Louise Ebel, Fadela Mercheri, Raul Richter y Benjamin Guenther en los Stylight Fashion Blogger Awards

Conclusión: Como colofón quiero recordar a los maestros y maestras’ de las tendencias -entre los que podemos definir a los bloggers, celebrities, estilistas, diseñadores, creativos-, que estar en lo más alto no les da derecho a todo. Por el simple hecho de ocupar una posición que les permite difundir tendencias, no son los amos de la verdad, ni de la belleza, ni de lo bueno. Por eso, cada uno de estos maestros ha de mirar dentro de sí y preguntarse: ¿Soy capaz de identificar la verdad, la belleza y la bondad? Porque nadie da lo que no tiene.

* Refenrencias:

  • Barthes, R. (2003). ‘El sistema de la moda’. Barcelona: Paidós.
  • Erner, G. (2010). ‘Sociología de las tendencias’. Barcelona: Gustavo Gili.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies