Gastro

La increíble resurrección de Condal

Visitamos en exclusiva la recién abierta fábrica de los puros Condal, en Las Palmas de Gran Canaria

Bernardo&Peyró. 26/01/2017

Supimos que la crisis iba en serio cuando los cigarros Condal, hace ya unos años, echaron el cierre. Fue un apagarse melancólico: un tiempo antes habían dejado de fabricarse en Canarias para pasar a torcerse en la República Dominicana. La marca, por diversos avatares, pasó de una mano a otra, de una empresa a otra y, con los cambios, ni el torcido ni la liga mantuvieron su identidad. Al final, sencillamente, desaparecieron del mapa.

Cigarros Condal Churchill 3
Cigarros Condal Churchill 3

Entonces surgió, de entre la multitud de sus fieles fumadores, una sólida minoría que atesoraba los últimos cigarros como quien guarda un viejo Oporto. Aún hoy se pueden encontrar algunos. Habían sido lo mejor de una de las épocas de oro del puro hecho en Canarias. No usaban tabaco autóctono, pero concentraban el buen gusto y el saber hacer, la ligada maestra de una generación de amantes y sabios del cigarro. Aunque los Condal caminaban por la línea de la suavidad, demostraban personalidad y estructura.

Cigarros Condal seleccionados por color
Cigarros Condal seleccionados por color

Para hablar de ellos debemos referirnos a los Fuentes, una de las familias que, como una espina dorsal del tabaco, recorren y explican la historia de éste en la Canarias del siglo XX. Corría el año 63 cuando el controvertido Eufemiano Fuentes -primogénito de Eufemiano Fuentes Cabrera, gloria indiscutible en el sector- decidió lanzarse a su producción.

A partir de entonces hemos visto a presidentes del Gobierno, actores y a tantos fumadores apurarse esos Condales en los crepúsculos del Club Náutico, en una esquina de la noble ciudad de Las Palmas. A los habitantes del resto de la península les parecían, además, unos puros muy adecuados para bodas, porque los no fumadores disfrutaban de sus aromas y los fumadores respetaban su carácter.

Montaña de puros mecanizados elaborados en la fábrica de Dos Santos
Montaña de puros mecanizados elaborados en la fábrica de Dos Santos

La historia de su recuperación pasa por la compañía canaria Dos Santos, cuya fábrica hemos visitado en estos días. Fue creada en los años 20 y ha pasado, como todo el sector, por momentos difíciles. Pero tiene el mérito de seguir torciendo cigarros de calidad –muy singularmente La Regenta: no dejen de probar su Reserva Especial, con más de 10 años- en pleno corazón de Gran Canaria. Se trata de una fábrica llena de viejos instrumentos para el torcido, el despalillado y el empaquetamiento de cigarros, un poco destartalada, absolutamente hermosa. Decenas de personas andan y se mueven en lo que parece una definición de la entropía y, sin embargo, resulta ser la ejecución de un plan perfectamente afinado.

Un torcedor de tabaco
Encontraron a los maestros que en su día torcían los cigarros Condal

Dos Santos cerró un acuerdo con Japan Tobacco International (JTI), por el cual la empresa de origen japonés -que es la dueña de la marca- cedía su producción y comercialización. Rubén, el maestro purero, nos explica la resurrección de Condal se realiza gracias a que JTI disponía de las ligas originarias de cuando se producía en Canarias que es algo así como la búsqueda de un tesoro. La proverbial longevidad que, como todo el mundo sabe, tienen los trabajadores del tabaco permitió que buscaran y encontraran a los viejos torcedores de Condal, que se solazaban en la gloria climática de un pueblo grancanario. El resultado ha sido la recuperación de todas las vitolas (8 en total, con un Robusto, un Inmenso y un Churchill y con los Condal nº 1, 3, 4, 5 y 6) a un precio que no llega nunca a los 3 euros por cigarro.

Vitolario de Condal
Vitolario de Condal

Cada puro tiene una liga particular, con tabacos de orígenes y semillas distintos: desde el habano -que está muy presente en el nº 6, un cigarro de pequeño formato que es una verdadera joya- hasta los de Santo Domingo, de Brasil o el célebre criollo mejicano. Todos tienen en común la suavidad. Hay que esperar unos meses a ver cómo se asientan y equilibran los sabores de estos cigarros, pero ya puede verse una indudable continuidad con los originales.

Condal nº 4
Condal nº 4

Por el momento solo se encuentran en algunas cavas de Gran Canaria (pueden encontrarlos, por ejemplo, en El Rincón del Fumador) pero tienen el proyecto -y la determinación- de comenzar su comercialización en la península. Siempre se puede llamar a la fábrica para preguntar dónde hacerse con ellos. Guardamos las botellas de champagne para ese momento. Si fue posible su resurrección ¿por qué no va a serlo su venta en toda España?

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies