Letizia

El huracán Awada arrasa en la Corte de Letizia

Victoria clara para la Primera Dama argentina en el duelo de estilo vivido ayer en la cena de gala del Palacio Real.

Aurelio Manzano. 23/02/2017

Era el segundo round de un combate de elegancia entre dos damas del estilo: la reina Letizia y la primera dama argentina, Juliana Awada. El escenario, el salón de banquetes del Palacio Real donde todas las miradas se dirigieron a las dos mujeres. Para nosotros, sin ninguna duda, la ganadora fue la señora Awada.

Las dos lucían espectaculares pero nos gustó más la Primera Dama argentina
Las dos lucían espectaculares pero nos gustó más la Primera Dama argentina

Llegó al banquete escoltada por el Rey Felipe, quien se sentó a su lado en la cena, luciendo un espectacular vestido del diseñador argentino Gabriel Lage hecho especialmente para ella. En tonos rosa saturado tinte visón, teñido con técnica manual, escote en V con gran falda campana, la pieza estaba realizada sobre dos capas de transparencia nube y una superposición de tul labrado en seda y filamentos de lúrex aplicados íntegramente a mano. Bordado artesanalmente en cristales Swarovsky, mostacillas y cristal facetado, Awada deslumbró con él.

Las dos damas acapararon las miradas de los asistentes
Las dos damas acapararon las miradas de los asistentes

Cabe destacar que como base de la pieza para esta ocasión, fue seleccionado un género de la firma española Gratacós. Además, su montaje integral fue realizado por artesanos argentinos, totalmente a mano. Este diseñador, a quien acudió la primera dama hace meses, fue el mismo que realizó algún diseño para su duelo con la  ex primera dama Michelle Obama. Awada, que fue muy discreta en la elección de sus alhajas (ya el vestido era en sí mismo una joya), lucía espectacular. Como una sirena  en la corte de Felipe VI.

Juliana Awada cenó al lado del rey Felipe
El espectacular salón fue el escenario del encuentro

Felipe Varela vuelve a fallar a la reina
Por su parte, nuestra soberana volvió a escoger a su diseñador fetiche, Felipe Varela, de quien escogió un diseño en negro demasiado simple, insuficiente para competir con la argentina y sin embargo  adecuado para entonar el «Don´t cry for me Argentina». Quizás si hubiera optado por diseños de Carolina Herrera o Jorge Vázquez, por quienes se interesó en algún momento, hubiera lucido más elegante.

Doña Letizia no abusó de los complementos, dando protagonismo a su tiara
Doña Letizia no abusó de los complementos, dando protagonismo a su tiara

En cuanto a complementos, doña Letizia no quiso abusar de ellos ya que, sin duda alguna, su tiara se convirtió en el centro de todas las miradas. Se trata de de la tiara Flor de Lis, la más espectacular del joyero real realizada por la joyería Ansorena y que el rey Alfonso XIII regaló el día de su boda a la Reina Victoria Eugenia. Doña Letizia completó su estilismo con pulseras y pendientes a juego de la colección de joyas reales heredadas de generación en generación por las soberanas.

En cuanto a condecoraciones, la Reina llevaba la banda de la Orden del Libertador San Martín que le fue concedida en 2009 mientras que la primera dama lucía la de la Orden de Isabel la Católica. Curiosamente, la misma que otorgó Franco a otra gran primera dama argentina, Eva Perón, durante su único y recordado viaje oficial a España.

El encuentro diurno de ayer fue un empate técnico entre las damas
El encuentro diurno de ayer fue un empate técnico entre las damas

De momento, Juliana Awada lleva ventaja en este particular duelo de estilo. Si ayer hablábamos de un empate técnico en su primer encuentro con nuestra reina, anoche ganó por goleada. No obstante, queda  un encuentro más que puede desequilibrar la balanza, la recepción que ofrecerá esta noche el presidente Macri en el palacio de El Pardo. Confiemos en que Doña Letizia cambie de diseñador ya que, en nuestra opinión, cualquier elección será mejor que Varela.

No obstante, y a pesar de su derrota, hay que reconocer que la reina lucía regia con sus joyas reales (que debería usar con más frecuencia) y esa tiara maravillosa. No podemos negar que iba de lo que es, una reina. Y en el glamour que tiene la realeza ni la Primera Dama argentina (por muy elegante que sea) ni nadie, puede competir. *Fotos: Casa Real.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies