Celebrities

Lorena Berdún: «Los 40 es una gran edad para disfrutar del sexo»

Hablamos con Lorena Berdún, una de las voces más reconocidas de nuestro país que logró normalizar la forma de hablar de sexo.

Patricia Peyró. 28/02/2017

Si con la Doctora Ochoa se cruzó la línea que separaba el silencio represivo de la expresión sobre sexualidad, unos cuantos años después, con Lorena Berdún, los españoles alcanzamos un nuevo hito: hablar de ello de forma mucho más natural y, sobre todo, aprender.

Sus inicios en la radio demostraron que su fórmula, fresca y accesible, con maneras menos teóricas e intimidantes, es lo que mejor funciona para hacernos aprender sobre sexo, poder hablar de ello y además, no avergonzarnos por sentir “esto o aquello”. Al fin y al cabo, todos pasamos por la falta de conocimiento y experiencia. Aunque los interrogantes sobre sexo ya aparecen en la niñez, es en la pubertad cuando comenzamos a interesarnos más activamente en el sexo y lo que concierne a su actividad. De todo ello nos habla la sexóloga en su blog Lorena Berdún, un espacio para hablar de sexo en el que asesora con sus artículos e incluso a través de un chat en el que recibe consultas de personas de todas las edades.

Lorena comenzó en la radio
Lorena es sexóloga y combina su faceta educativa con apariciones mediáticas

Aunque todos conocemos a Lorena por sus apariciones mediáticas, además de sexóloga, ha trabajado como actriz y actualmente combina su faceta educativa y terapéutica con apariciones en programas de radio y televisión. Sin duda es una persona muy polifacética, además de una de las voces más importantes en España en materia de divulgación sexual. Hablamos con ella de sus inicios, de sus proyectos actuales y hasta de las tendencias sexuales. Esto es lo que nos cuenta en entrevista.

The Luxonomist: ¿Cómo llegaste al mundo de la sexualidad y a aquel famoso programa de radio con el que te diste a conocer?
Lorena Berdún: Hice mis prácticas de final de carrera en un centro de anticoncepción y sexualidad de Madrid. De ahí pasé a hacer las páginas de sexo de una revista para gente joven y tras esa etapa, me contrataron en la radio. Fui a hacer una entrevista de trabajo y me contrataron.

d
En su libro ‘¿Cómo le explico eso?’, aborda el tema de la educación sexual a niños 

TL: ¿Qué vino después?
LB: Después vino la tele, los libros, mis trabajos como actriz…

TL: ¿Cómo se tomaron tus seguidores tu faceta como actriz? ¿Te ha ayudado o afectado en tu trabajo como sexóloga?
LB: No suelo plantearme esas cosas. No sé cómo se lo habrán tomado, me siento afortunada por haber podido hacer lo que me gusta con devoción y cariño y mi trabajo como sexóloga es muy importante para mí, pero también lo es mi vocación de actriz. Me dedico al blog de sexo diariamente y cuando sale trabajo como actriz o como locutora, lo hago sin más. Me encanta.

Las mujeres consultan más de forma presencial
Las mujeres consultan más de forma presencial

TL: ¿Qué encontraremos en tu blog sobre sexo www.lorenaberdun.es?
LB: Bueno, lo que más gusta es el chat online. Es una forma de consultar dudas muy privada y sencilla. Sólo chateas; no te ves las caras y puedes chatear a solas, con tu pareja, con amigos… Y hacerlo durante media hora o durante una hora. Es barato y, por tanto, más accesible que una consulta privada. A parte del chat, hay post sobre sexualidad, consultas de sexo de los usuarios, etc.

TL: ¿Quiénes te consultan más: mujeres u hombres?
LB: Por mail consultan más los hombres; vía chat consultan más mujeres o parejas; y presencialmente, cara a cara, mucho más mujeres que hombres.

TL: El ‘squirting’ o las nuevas obsesiones eróticas… ¿Podemos hablar de ‘modas sexuales’? ¿Quién está detrás dictando tendencia?
LB: Yo no tengo ni idea de quiénes son los que dictan tendencia, pero lo que está claro es que hay cosas que se ponen de moda, como en cualquier ámbito de la vida. En sexualidad igual. Creo que sí, podríamos hablar de modas sexuales. 

Películas como '50 sombras de Grey' han generado más de una fantasía
Hay modas sexuales y obsesiones eróticas, quizás, motivadas por películas

TL: Cursos de felaciones, tutoriales para estimular el clítoris, masturbaciones femeninas colectivas…  ¿Éstas son las tendencias reales o es un poco exagerado?  ¿En qué punto estamos en España?
LB: A mí jamás nadie me ha pedido ese tipo de ‘formación’. Hay profesionales que lo hacen, pero yo no me dedico a eso. Yo hago educación sexual. Claro que enseño cómo se masturba a una mujer (que requiere más habilidad que a un hombre) o cómo se practica sexo oral correctamente, pero a nivel explicativo, no de forma teórica y presencial, que es lo que creo que preguntas. Creo que es más enriquecedor ir descubriendo nuestras habilidades, con información (claro), pero también con la propia experiencia. Saberlo todo y hacerlo todo divinamente le quita un poco de gracia y misterio a la cosa del conocerse, equivocarse, conocer los gustos del otro, etc.

TL: Coach sexuales, sexólogos clínicos, terapeutas sexuales… incluso sexo-bloggers. ¿Cuáles son las categorías y posibilidades entorno a la profesión?
LB: Creo que podemos categorizar todo cuanto queramos, según vayan encajando con las novedades que salgan… Novedades en ‘tendencia’, me refiero, porque en cuanto a novedades en la sexualidad pura y dura, hay poca. Tenemos unos órganos sexuales, una naturaleza… la imaginación se encarga de combinar eso y de darle ‘vidilla’.

TL: ¿Quiénes son los gurús sexuales del momento?
LB: Mucha gente se dedica a esto, pero yo no conozco mucho gurú. Conozco algún terapeuta que hace cosas muy interesantes, como Sergio Fosela, que trabaja con la energía sexual a un nivel muy profundo.

E
Aprender en pareja es fundamental

TL: ¿Existe algún centro en España donde ir a ‘aprender en pareja’ dentro de algún programa, al más puro estilo Master & Johnson?
LB: En España faltan muchos centros de atención, pero no de este tipo sino de atención a jóvenes que tengan dudas, que necesiten apoyo… Centros de referencia donde puedan acudir, pero gratuitos.  En el otro aspecto que tú comentas, estamos los sexólogos que, de modo privado, podemos ayudar a las parejas, pero centro de ‘enseñanza’ sexual, ni idea.

TL: ¿Cómo sería una formación sexual femenina perfecta?
LB: Para empezar, tendríamos que irnos al desarrollo en la pubertad y todo lo relacionado con la menstruación. Más información acerca de la regla, más comunicación con los padres, abordar el tema de la masturbación con naturalidad, enseñar a distinguir entre sexualidad sin más y «salud sexual», dominar el tema de los anticonceptivos, aprender lo que significa ser madre y sus consecuencias a determinadas edades, hablar del aborto, de lo que se entiende por amor y lo que no, enseñar a decir NO y que ese ‘no’ sea respetado, no dejarse llevar por la pareja… Hay muchísimas cosas importantes que enseñar. Pero no sólo a la mujer, sino también al hombre. Inculcar la importancia del respeto mutuo es algo que hoy en día se enseña poco. La educación es la base fundamental sobre la que deberíamos aplicarnos.

Una sesión de Tuppersexes casi una consultoría personalizada
Las fantasías femeninas más frecuentes son ser dominada y compartir sexo con otra mujer

TL: ¿Las mujeres ‘deberíamos’ ver porno?  ¿Nos haría bien un poco de sexo explícito?
LB: No ‘deberíamos’, ni mucho menos. Debemos hacer lo que nos plazca en el momento que decidamos. El porno puede ser una interesante opción sexual, por qué no. Pero no es obligatorio. Lo que sí deberíamos hacer es desmitificar que ciertas conductas, como la de que ver porno esté ‘mal visto’ si lo hace una mujer.

TL: ¿Cuál es la fantasía femenina más frecuente, según tu experiencia?
LB: Quizá es muy común la ser dominada o la de compartir sexo con otra mujer.

TL: ¿Cuándo alcanza la mujer su plenitud sexual? ¿Cuáles serían los cortes de edad diferenciales en cada mujer respecto al sexo?
LB: La mujer se siente más realizada a partir de los 40: posiblemente sea una gran edad para disfrutar del sexo plenamente. Es un momento en el que sabe lo que quiere, se siente más segura y, por lo tanto, más bella y fuerte.

Sólo un 15% de los hombres dice ser consciente
Una de las claves del éxito en la cama es saber disfrutar del sexo en cada etapa vital

TL: ¿Cuál es tu consejo para cada grupo de edad?

  • 18 a 25: No tener relaciones sexuales porque sí. Hacerlo con amor y cabeza, entendiendo por amor, no el amor romántico necesariamente, sino pasión, gusto por el otro, respeto, alegría o sentido del humor. Y atendiendo a los métodos de prevención, tanto para prevenir embarazos no deseados como ETS.
  • 26-30: Seguir disfrutando y aprender cosas nuevas…
  • 30 a 45: No abandonarse a las rutinas y tratar de buscar momentos sexuales de calidad. Sobre todo si se tienen hijos, no dejarse inundar por lo cotidiano del día a día que a veces nos lleva a ‘abandonarnos’. Cuidar a la pareja (si la hay) y esforzarse.
  • 45 a 60: Aceptar los cambios lo mejor posible, alimentarse bien y seguir disfrutando de la sexualidad. Cumplir años no significa que la sexualidad se acabe. Crecer con los cambios y tratar de enriquecerse y abrirse a nuevas formas de disfrutar.
Dos libros para tomar ideas
Dos libros para tomar ideas

TL: Un libro de cabecera un poco ‘picante’ para estimular…
LB: Hace unos meses me regalaron un libro curioso que me pareció muy entretenido: ‘Sexistencialismo’, de Sesudos editorial. Ahora me acaban de enviar uno llamado ‘Tratado de la infidelidad’, de la editorial Malpaso. Todavía no le he echado un ojo pero ¡en breve!

TL: ¿Cómo abordar la educación sexual a nuestros hijos?
LB: Con naturalidad, cuando vayan preguntando, y llamando las cosas por su nombre con un lenguaje que entiendan, sin miedo. La educación debería empezar en casa y continuar en los colegios.

TL: Un consejo para colegios y AMPAS para abordarlo.
LB: Contratar profesionales para que den talleres informativos a los alumnos. A eso me dedico yo y cada vez hay menos coles que lo hacen, excusándose en temas de presupuesto. Y  es un gran error. Hay que trabajarlo en las aulas. Es muy importante. Y no sólo temas de sexo en concreto, sino todo lo relacionado con salud emocional, convivencia, respeto, temas de maltrato, cómo relacionarse con los demás… Si los pilares son firmes desde casa y el colegio, los problemas a los que se puedan enfrentar los jóvenes serán mucho menores y serán más capaces de solventarlos cuando se presenten.

TL: ¿Cuál sería la diferencia intergeneracional más acusada entre la generación X y los millennials?
LB: Supongo que el acceso a la información y el uso de ésta. Las últimas generaciones están hiper informadas, quizá demasiado. En cuestiones de sexo yo he observado que quieren empezar la casa por el tejado: aplicarlo todo, abarcarlo todo… Y siempre les digo que el misterio también tiene su gracia, porque quieren llegar a cosas que no están a su alcance cuando se empieza. Las anteriores generaciones eran más ignorantes, claro, mucho más inocentes. Pero con un punto de inquietudes y curiosidad que los más jóvenes han perdido.

Los adolescentes tienen que hablar inglés todo el día en El Pueblo Inglés
Los adolescentes están demasiado informados. El asunto es que no pierdan la curiosidad

TL: Se habla de falta de interés sexual en las nuevas generaciones, ¿es así?
LB: Yo creo que no. La pulsión está ahí, lo que pasa es que, como he dicho, estamos sobresaturados de información y eso favorece que se diversifique tanto la cabeza, se parcele en tantas actividades que se pierda el foco. Y la sexualidad requiere su momento, su retiro, su concentración… No sé cómo decirlo, pero digamos que requiere de un pedazo de ti que no se comparta con nada más. La falta de interés sexual tiene que ver con la falta de interés en general. Si se enseña a valorar ese tiempo con la pareja, se enseña a hacer las cosas con AMOR (sí, en mayúsculas), no habría desinterés.

TL: ¿Cómo ser ‘sexual’ y no morir en el intento?
LB: Viviendo, ‘siendo’, sintiendo, escuchando, interesándote por las cosas de verdad, compartiendo con los demás, saliendo de ese individualismo exacerbado que se practica ahora. Dejándose sorprender, jugando… La vida está llena de matices. Si pasamos por encima de todo, no hay interés, y si no hay interés, la sexualidad también se ve afectada. Es una parte más de nuestra vida. Manteniéndonos despiertos y con ‘alegría vital’ el ‘ser sexual’ viene solo y no hay que provocarlo ni buscarlo. Está en nosotros.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies