EducaciónTheLux

Las modas más peligrosas de Internet

En el mundo se suicidan alrededor de 800.000 personas al año y el suicidio constituye la segunda causa de muerte entre adolescentes.

Patricia Peyró. 21/03/2017

La facilidad de transmisión de las noticias y su viralidad aceleran la rápida expansión de modas en la Red, algunas no precisamente relacionadas con la forma de vestir. El último grito en Internet es el de compartir autolesiones. Otras modas hacen apología de la delgadez a través de “imágenes-reto” en una forma de oda de la anorexia.

d
Las modas de Internet tienen consecuencias psicológicas negativas en forma de ansiedad y obsesión

Cuchillas, sangre y mensajes macabros
Las autolesiones se han convertido en una buena manera de llamar la atención o incluso prevenir sobre una posible tentativa de suicidio entre jóvenes. Lo explica la psicóloga clínica Diana Díaz, Subdirectora de Fundación Anar: «El fenómeno no es nuevo, pero por desgracia parece que se ha convertido en una moda. Entre los jóvenes se está produciendo un efecto llamada y en Internet hay páginas donde se explica cómo autolesionarse».

Desde esta fundación, dedicada a la atención telefónica de menores en situación de riesgo advierten sobre un alarmante aumento de llamadas relacionadas con ideación e intento de suicidio y las autolesiones, producidas la mayoría de las veces en mujeres, quienes alcanzan hasta el 82% de los casos.

La sensación de soledad parece ser uno de los factores que precipitan las autolesiones, en algunos casos de niños menores de 10 años de edad, que ya abrazan la idea del suicidio. Según Benjamín Ballesteros, doctor en Psicología y director de Programas de la Fundación, hay muchas situaciones de «soledad acompañada», de chicos y chicas que no tienen comunicación con sus familias y que se relacionan a través de las redes sociales: «Estos adolescentes sienten que no pueden recurrir a la familia y no tienen habilidades para recurrir a otras vías de solución. Para ellos el  suicidio es una forma de huir del problema, el suicidio no es el problema sino el medio».

d
Muchos jóvenes se autolesionan a través de cortes para llamar la atención o para desviar su dolor emocional

El suicidio: un tema tabú
El experto también advierte del peligro potencial del suicidio, que puede terminar en una muerte real:  «Nunca hay que tomar a la ligera una ideación suicida de un adolescente. Detrás de sus planteamientos extremos siempre hay una sensación de soledad afectiva que puede ser verdadera o no, pero que el adolescente siente como real».

Según las cifras de la Organización Mundial de la Salud, en el mundo se suicidan alrededor de 800.000 personas al año y el suicidio constituye la segunda causa de muerte entre adolescentes. En España se atienden cientos de llamadas de adolescentes con conflictos emocionales y conductuales que les conducen a las autolesiones y tendencias o pensamientos suicidas. Las situaciones de ciberbullying generadas a partir de las nuevas tecnologías contribuyen a aumentar el malestar emocional generado por el acoso escolar, que es una de las amenazas potenciales del   suicidio juvenil.

k
Algunos retos atentan contra el sentido común y ponen en riesgo la salud del adolescente

Los “challenges” de Internet no están exentos de riesgos
Otras modas muy peligrosas que cobran vida y popularidad en Internet de forma efímera, se relacionan con retos absurdos con los que la persona, típicamente adolescente, muestra una fotografía de sí misma haciendo alarde de su logro mediante las redes sociales. Entre las temáticas más recurrentes se encuentra el culto a la delgadez y a los cuerpos “fit” o con una musculatura marcada a través del ejercicio físico. Estos son algunos de los “retos” asumidos por nuestros jóvenes en los últimos meses:

  • Reto del ombligo o belly button challenge. Esta moda se popularizó en China, donde los cánones de belleza están extremadamente condicionados por la cultura de la delgadez extrema. El reto es tan absurdo como intentar alcanzar el ombligo con las puntas de los dedos, pero desde atrás y bordeando la cintura.
  • Ab Crack. Una línea vertical en forma de hendidura baja desde el tórax hasta el ombligo.  Con ella se busca la admiración por una delgadez extrema y que podría tener detrás una peligrosa separación de los músculos abdominales.
l
Internet y las redes sociales aportan el escenario perfecto para hacer apología de la anorexia
  • Thingh gap. Se trata, en este caso, de buscar la separación o hueco entre la parte superior de los muslos, manteniendo las rodillas juntas. Generalmente se consigue a través de una pérdida brusca de peso que impide que los muslos se junten.
  • Fit Moms. En este caso las protagonistas son mujeres embarazadas que presumen de mantener cuerpos esculturales a pesar de su embarazo, que se hace notar apenas con una pequeña barriga redonda. El precio de este cuerpo, generalmente mostrado en Instagram, es el de una vigorexia mantenida durante el embarazo y que podría afectar a éste. Por descontado, las “fit moms” recuperan su figura a las pocas semanas de dar a luz, hecho que atribuyen al ejercicio mantenido durante el embarazo.
  • A4 Waist. También con origen en China, en esta ocasión se trata de “demostrar” que la cintura puede esconderse tras un folio DIN-A4, demostrándose así una cintura delgada o de avispa.
Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies