Belleza

Cómo conseguir unos dientes blancos (de verdad) sin arruinarte

Nuevos métodos blanqueadores de dientes que triunfan en Estados Unidos.

¿Quién no se ha fijado alguna vez en los blanquísimos dientes que lucen las estrellas de cine, de la música o de la televisión? Y quién no se ha preguntado alguna vez: ¿Cómo lo consiguen? En los últimos años se han multiplicado las marcas de dentífricos que «venden» dientes blancos y brillantes sin prácticamente esfuerzo. Se trata de un nicho de mercado espectacular, porque tras la crisis económica el ponerse fundas de dientes se ha convertido prácticamente en misión imposible por su precio.

Evidentemente, a estas alturas de la película, ya sabemos que estas pastas dentífricas no dan los resultados que prometen en la inmensa mayoría de los casos y, según los estudios científicos, su utilización a lo largo del tiempo puede mejorar el color de los dientes pero implica «daños colaterales» como la sensibilidad en los dientes y la irritabilidad en las encías. Conclusión, al final son tratamientos «caseros» realmente caros. La recomendación habitual es acudir al odontólogo para llevar a cabo un blanqueamiento de dientes profesional. Y también aquí, hay diferentes tratamientos.

El blanqueamiento dental es sinónimo de boca sana

Hace unos días me tocó ir al dentista por una caries. Nueva York y California son los dos estados en los que hay un mayor porcentaje de ‘fundas de dientes blancas’. Estados con ciudades cosmopolitas en los que una sonrisa blanca (de las que salen estrellitas) puede suponer un gran contrato. Porque unos dientes blancos son sinónimo de bocas sanas.

Total, que le pregunté al Doctor Joseph Osipow cómo están ahora mismo las tarifas y los tratamientos para blanquear dientes en Estados Unidos y el efecto de las pastas de dientes blanqueadoras. Teniendo en cuenta la premisa inicial, para tener dientes blancos conviene no fumar, no tomar muchas bebidas y comidas con colorantes y limpiarse habitualmente la boca. El Doctor Osipov lleva cuarenta años ejerciendo su profesión de dentista en Nueva York.

El doctor Osipow es una institución en Nueva York

Lo más recomendable son las «fundas». Este tratamiento es el mas seguro y exitoso de todos, pero además de su coste (en torno a los 18.000 dólares) implica intervención quirúrgica. El especialista hace un estudio completo de los dientes que se ven – tanto de frente como en el lateral- y, tras este estudio, que habitualmente implica fundas para entre 8 y 10 dientes superiores, el dentista lima y sierra las piezas en un proceso que extiende en cuatro sesiones de al menos dos horas cada una.

Mientras, un experto en fundas de porcelana busca el color más natural y similar al de tus dientes. Talla las fundas a mano, una a una, incluso con ondas naturales para reflectar la luz y tener un tono absolutamente natural. En la ciudad de Nueva York solo quedan una docena de dentistas que tienen en sus equipos profesionales la porcelana para realizar estas fundas. Una vez hechas se colocan en los dientes reducidos. Las fundas de porcelana tienen una vida de unos 30 a 40 años y el propio Osipow me enseñó algunos de los ejemplos de trabajos que él inició hace tres décadas.

Conseguir unos dientes perfectos no es tan caro

La segunda opción, mucho más asequible y que no tiene efectos en la boca, son las nuevas fórmulas profesionales de blanqueamiento. Éstas funcionan como los dentífricos que compras en la farmacia, pero son realmente efectivas. El tratamiento dura dos semanas y es necesaria la intervención del dentista.

El protocolo es el siguiente: primero te miden los dientes y te hacen de forma manual una férula que utilizarás en casa por las noches durante dos semanas consecutivas. En esa férula se coloca el líquido blanqueador de los dientes. Antes de comenzar con el tratamiento en casa, en la consulta del dentista se lleva a cabo una limpieza total de la boca y un tratamiento intenso con el mismo líquido blanqueador que usarás en casa, durante dos horas.

Las fundas igualan el tono de los dientes

A partir de ese momento, todas las noches, tras la limpieza de la boca con el dentífrico habitual, duermes con la férula bucal. A las dos semanas regresas al dentista para una segunda sesión «intensiva» de dos horas y una cita de «igualación de tono» en la cual, aquellas manchas que hayan podido surgir en los dientes, son eliminadas por el dentista. Et voilà; dientes blancos como la nieve a un precio que ronda entre los 1.000 y los 2.000 dólares dependiendo de su tono inicial y las manchas posteriores que surjan tras el tratamiento.

Este tratamiento tiene una vida de entre 5 y 10 años, tiempo suficiente para que se invente otra manera de blanquear los dientes. El resultado es simplemente extraordinario; parece que te han colocado fundas de porcelana y en realidad se ha tratado de un procedimiento que no tiene intervención médica mas allá del control y el seguimiento por parte del dentista.

Los resultados del blanqueamiento son impresionantes

Por la consulta del Doctor Osipow pasan desde jugadores de los Nets hasta actrices muy conocidas. Hombres y mujeres ejecutivos de grandes multinacionales -con sede en Nueva York- y «clientes de toda la vida». Una institución en la ciudad.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies