Por favor… que en tu boda haya puros

Comienza la época de celebración de bodas y es fundamental degustar un buen cigarro.

Bernardo&Peyró. 11/05/2017

Si llevamos más de 300 años celebrando nuestros acuerdos con un tabaco, bien sea con un puro celebrativo, bien con la pipa de la paz, no es por loco azar. Los cigarros marcan la autenticidad de una fiesta: es la distancia que hay entre poner un radiocasette o llevar un cuarteto de cuerda, entre el alcohol de garrafón o la destilación gota a gota. Seamos serios: que en tu boda haya puros. Hasta hace no tanto si alguien decía, por ejemplo, “es que estoy casando a un hijo”, se le perdonaba todo, se comprendía con una pacífica naturalidad que, en ese trance, no había exceso posible. Insistamos: que en tu boda haya puros. No tenemos por qué cambiar todo lo que hemos aprendido de nuestros padres. Pensemos que la felicidad se celebra con más felicidad. Fumar un habano es nuestra fe en que, por una vez, las cosas pueden salir bien.

Y es precisa esta aclaración porque comenzamos la temporada de bodas al aire libre -si esta primavera loca lo permite- y no debemos olvidar este aspecto sustancial. La ventaja de que tengamos unos de los mejores estanqueros del mundo está en que, si uno les pregunta, sabrán aconsejarnos como nuevos Sénecas. Y sabrán guardarnos los puros hasta unas horas antes de la ceremonia: así, aunque uno no tenga en casa un humidor XXL -error extremo-, estos pueden llegar más tiernos que el padre de la novia. Conviene actuar con tiempo para no llevarnos un disgusto por una falta de stock en nuestro estanco. Hoy recomendamos dos cigarros:

Cohiba y Vegafina, dos grandes opciones de cara  a celebraciones al aire libre

Cohiba Robusto
Aspiremos a lo mejor, contentémonos con lo que llegue. Si elegimos este tabaco es que hemos aspirado a lo mejor… y lo hemos conseguido. Si debemos contentarnos con lo que llegue, podemos acudir a los Petit Quintero, de los que no hace tanto tiempo hablábamos en estas mismas páginas. Los cigarros con el formato robusto nos ofrecen al menos 45 minutos de tabaco (cepo 50, 124 mm) y se encuentran en cajas de 25 o en petacas de 3 unidades (21,20 € cada puro).

Puros habanos Cohiba

Después del desfile de platos, lo más conveniente es dedicar una hora a fumar y, así, favorecer los siempre problemáticos ritmos de la digestión mientras nos hacemos cargo -el tiempo pasa- de que asistimos al bautizo de la novia. Fumar un Cohiba -lo hemos dicho tantas veces- es acercarse a algo tan sublime que no parece real. Es una sinfonía de suavidad y carácter, de profundidad, de sabores y de mansedumbre. En ellos hay miel, almendra marcona e higos secos. Un Cohiba -y en una boda es muy aconsejable pensarlo así- es el mejor de los mundos posibles.

Los robustos de Cohiba son inmejorables para celebrar una boda

Vegafina Robusto Tubo
Vegafina trabaja el tabaco dominicano como si llevara haciéndolo desde antes de que Colón llegara a América. Aunque ofrezcan varios niveles de fortaleza, se caracterizan por hacer tabacos más bien suaves: quizá los más adecuados para aquellas personas que no suelen fumar. También hay que pensar en nuestros amigos que, quizá, aún no han descubierto el placer de los cigarros. Son puros con delicadeza, con sabores a madera y sahumerio.

Vegafina ofrece robustos en tubo con una gran relación calidad-precio

Ofrecen una de las mejores relaciones entre calidad y precio y, por eso, son apreciados tanto por los que empiezan como por los más expertos: es la única explicación a su venta masiva en España. Aunque estos robustos (calibre 50, 127 mm) son ya bien conocidos por los fumadores, desde hace unas semanas los encontramos también en tubos, que pueden comprarse en cajas de 20 cigarros (4,9 € la unidad).

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies