Cultura

Las maravillas del mundo, en miniatura

Un nuevo comercio en Manhattan nos enseña más de 4.500 metros cuadrados de maravillas arquitectónicas de Nueva York… ¡y del mundo!

La arquitectura nos demuestra, una vez más, que su calado social no tiene parangón. Frente a las amenazas constantes por las que pasan otros sectores, el de la construcción siempre ha gozado de buena prensa, en lo que a sentir humano se refiere (obviamente), así, no existiría el turismo (la mayor fuente de ingresos de varios países del orbe) si no existieran las fantásticas construcciones de las que se hacen gala… ¿Que el turismo rural está en auge? Sí, pero sin casas NO hay turismo rural.

La exposición recoge maravillas como el Machu Picchu peruano

Uno de los lugares más emblemáticos a nivel turístico, en lo que a arquitectura se refiere, nos ofrece a partir de este mes de mayo una posibilidad increíble, la de disfrutar de los monumentos más populares del mundo mediante maquetas a escala de una realidad abrumadora, diseñadas y ejecutadas por artistas de ocho países y de cuatro continentes distintos. Su ubicación: 216 West de la calle 44, en la mismísima Time Square de Nueva York.

La empresa lleva el sugerente nombre de Gulliver´s Gate (La puerta de Gulliver), haciendo mención al fantástico libro escrito por el irlandés Jonathan Swift en 1726, ‘Los viajes de Gulliver’, eso sí, se han permitido escoger la escala a la que se han adaptado casi todas las maquetas, la de 1:87, lo cual deja a las figuras humanas en dos centímetros de alto… Y a Pau Gasol en 2,46 centímetros (¡que no se entere!).

La Plaza Roja de Moscú también tiene su espacio en Times Square

Su socio fundador más entusiasta, Eiran Gazit, explica que la intención de la empresa es utilizar la última tecnología interactiva para recrear la experiencia de un mundo complejo de una forma rica y atractiva. Con esta filosofía, incluyen modelos de construcciones de Estados Unidos, Oriente Medio, Europa, América Latina y Asia, lugares y monumentos como la presa Hoover, el Coliseo, las pirámides de Egipto, el Canal de Panamá o la Gran Muralla China. Hacen interpretaciones del pasado, del presente y del futuro en escenas con caballos, elefantes, globos aerostáticos, la Estación Espacial Internacional y hasta una réplica de Marte.

El neoyorkino Guggenheim también tiene su maqueta

Todo esto conectado por vías de tren y carreteras con todos los transportes conocidos por la humanidad… ¡aunque sean de ficción! Una de sus mejores ideas es un aeropuerto que funciona de verdad (a escala, claro) con aviones que no cesan de despegar y aterrizar. Por ahora cuentan con 1.000 trenes que acarrean unos 12.000 vagones y más de 10.000 coches y camiones (algunos de ellos en movimiento) que viajarán sin descanso por una vasta red de carreteras, autopistas, puentes y túneles.

Nueva York cobra especial protagonismo en la muestra

La exposición está ubicada frente al One Astor Plaza, rascacielos construido en 1.972, diseñado por Der Scutt para el 1.515 de Broadway, con 227 metros de altura y 54 plantas y dentro de ella también disfrutarás de edificios altos como el Empire State Building, el World Trade Center, el Chrysler Building o las Torres Petronas (cómo me gustan los rascacielos 😉 aunque estas maquetas no llevan ornamentación a partir de la quinta planta. El local tiene 4.645 metros cuadrados de superficie y la maqueta más grande tiene 145 metros de largo, unos 12,5 kilómetros si llevamos la escala a la realidad.

La exposición está realizada con todo lujo de detalles

Otras ilustres visualizaciones que podrás disfrutar (si te animas a ir) son tan variopintas como el Rockefeller Center, el antiguo museo Whitney, un campamento Lenape (una legendaria tribu de indios), el Guggenheim o el puente de Brooklyn, todo esto en Nueva York. De fuera del país podrás ver el Arco del Triunfo de Francia, la Catedral de San Basilio de Rusia, las ruinas de las antiguas civilizaciones Mayas de México, el siempre espléndido Taj Mahal de la India o el moderno edificio CCTV Tower de China.

El Arco del Triunfo parisino es testigo de un apasionado beso

Las figuras están destinadas no sólo a dar la verdadera dimensión de los edificios con los que interactúan, también nos ilustran las escenas más divertidas y/o curiosas. Así, peatones se sacan selfies en diversos lugares, una figurita practica el topless en una escalera de incendios, veremos al hombre araña en el puente de Brooklyn, cómo en las vías de tren se le ha caído un bolso a una despistada usuaria, podremos pillar ‘in fraganti’ a un artista del grafiti, a una pareja besándose apasionadamente o a los mismísimos Beatles cruzando su paso de peatones en Londres.

Protagonistas como Los Beatles recrean escenas míticas

Económicamente hablando la “aventura” ha costado unos 40 millones de dólares (36,6 de euros). El proyecto se puso en marcha en el año 2014 a través de una campaña que recaudó unos 25.000 dólares (22.800 euros) y generó la expectación que ha hecho posible que otros inversores lo apoyaran. Se prevé una media diaria de 6.000 personas, unos dos millones al finalizar el año, un coste anual de 16 millones (14,6 de euros) y unos ingresos anuales de 35 millones (32 de euros).

La publicidad se verá en los espacios publicitarios de las miniaturas

Por supuesto, los beneficios no vendrán solo de la probable afluencia de público, la publicidad tendrá un papel fundamental que desempeñar. Está previsto que las empresas puedan anunciarse en pequeñas pantallas de vídeo, en diferentes vallas publicitarias dentro de las maquetas, prevén también que las compañías de personajes animados paguen por sus imágenes durante el desfile del Día de Acción de Gracias, han previsto incluso que se puedan situar anuncios en distintos autobuses que hagan mini giras dentro de la exposición.

El Taj Mahal también tiene su impresionante espacio en esta muestra

Con todo, la fuente de ingresos más original la van a suministrar los visitantes del museo, dado que podrán convertirse en ‘Ciudadanos de la Puerta de Gulliver’ mediante la impresión de cuerpo entero del visitante que lo desee (con un escáner 3D), esto le dará derecho a recibir una foto enmarcada de su “mini avatar” en su nuevo hogar, y un pasaporte que le dará precios especiales para acceder en cualquier momento que desee volver.

No faltan las obras de ingeniería civil más impresionantes

Además, se han tomado esto de la interactuación muy en serio, y quieren crear una verdadera comunidad de colaboradores y seguidores que podrán aportar ideas sobre futuras maquetas o, incluso, aportar alguna propia. Pero el plan de los socios de La Puerta de Gulliver no se contenta en aparcarse en Nueva York, quieren abrir, durante los próximos cinco años, tres nuevas “puertas” en lugares como Miami, Nashville, San Luis, San Diego, Atlanta y Toronto (aún por decidir).

Las escenas cotidianas dejarán boquiabierto al visitante por su similitud con la realidad

El museo abre todos los días de la semana y sus entradas cuestan 27 dólares para niños y mayores (24,7 euros) y 36 para los adultos (33 euros), puedes comprarla por adelantado en su web, con descuentos incluidos (como no podía ser de otra manera). Si tienes planeado visitar Nueva York o resides allí, este lugar puede ser ideal para pasar un buen rato, disfrutando del triunfo de la arquitectura mundial en sólo 4.600 metros cuadrados… ¡¡¡Fantástico!!!


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies