ACTUALIDAD

El orden de los apellidos: ¿Una chorrada más?

La lucha por la igualdad ha sido y sigue siendo un terreno muy árido, quizás en algunas tierras, como la nuestra, salen brotes pero hay que cuidarlos, regarlos y seguir sembrando para que permanezcan en la tierra.

Sandra Barneda. 05/06/2017

A partir del 30 de junio desparece por defecto la opción preferencial del apellido paterno sobre el materno. Con la entrada en vigor de la nueva ley, se obliga a que los padres hagan constar expresamente el orden de los apellidos en la solicitud de inscripción en el Registro Civil. Aunque desde el año 2000 ya se podía colocar el apellido materno en primer lugar, previa petición al juez encargado del Registro Civil, esta modificación es un paso más hacia la igualdad. Estoy convencida de que algunos podrán pensar «¡Soberana chorrada!».

Son libres, pero en las sutilidades está la esencia de construir una sociedad cada vez más igualitaria donde se extingan los ‘por sentados’ preferenciales de un sexo sobre el otro. Y no solo eso, sino que invita al consenso pues ambos cónyuges -hombres y/o mujeres- tendrán tres días para  llegar a un acuerdo sobre qué apellido colocar en primer lugar si no desean que el propio encargado del Registro Civil sea quien establezca dicho orden atendiendo al interés superior del menor, pero no poniendo por defecto, como hasta ahora, el apellido paterno. Desde la Dirección General de Registros se han apresurado a informar que no creen que el cambio implique mayor trabajo, pero sí una modificación sustanciosa de desigualdad.

El registro de niños con el apellido de la madre primero, un paso más hacia la igualdad

¿Una chorrada feminista más? Es un paso más, una gota más, diría yo, hacia el vaso de la libre elección que fomenta que se vayan desdibujando los roles de género que todavía existen. Hagan la prueba y salgan a tomar algo con un amigo, pareja, marido y que él pida por los dos: un agua mineral sin gas y una cerveza. ¿A quién le colocarán la cerveza? ¿A quién le colocarán la nota para pagar? Esas chorradas, ‘detalles sin importancia’, siguen presentes porque los arquetipos sociales del hombre y de la mujer persisten en conceptos del siglo pasado.

El feminismo no es solo cosa de mujeres

Y están por todos lados, se cuelan como hilos de información invisibles que provocan en nosotros una visión sexista inconsciente que hace que la bola nunca desaparezca y tengamos que oír -e ir acostumbrándonos- a, de cambios como este que son «¡una chorrada más!» Ante comentarios de esta espesura hay que rebelarse y no consentirlos ni siquiera en un ambiente festivo social porque refuerzan los tejidos intangibles y hacen que todo se confunda.

Frivolizar con el feminismo no es ninguna «chorrada»

Hace poco me preguntaron si estaba de acuerdo con que en los acontecimientos deportivos hubiera azafatas luciendo cuerpo y belleza ¿Una chorrada más? Estoy en desacuerdo siempre y cuando se resista a cambiar el modelo e incorporar al ‘azafato’ en las ferias, en los congresos y en los acontecimientos deportivos, aunque sean mayoritariamente masculinos. La libre elección desde las bases, que no se dé nada por sentado, es tan importante como arrancar de la boca a quien en tu presencia valore cualquier paso a la igualdad como ‘chorrada’ o haga una camiseta para frivolizar con el feminismo: FUNminist. La lucha por la igualdad ha sido y sigue siendo un terreno muy árido, quizás en algunas tierras, como la nuestra, salen brotes pero hay que cuidarlos, regarlos y seguir sembrando para que permanezcan en la tierra.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies