EducaciónTheLux

TocToc: Cuando la obsesión llama a la puerta

Lo que a priori son conductas que a veces repetimos o evitamos a modo de 'manía', para otros es una obsesión patológica.

Patricia Peyró. 22/08/2017
'Mejor Imposible' es una de sus películas favoritas

Abrir y cerrar grifos, encender y apagar interruptores, limpiar la casa, volver sobre los propios pasos, comprobar si la llave del gas está bien cerrada, lavarse las manos, tocar la basura, usar aseos públicos… Lo que a priori son conductas de la vida cotidiana que pasan desapercibidas y que a veces repetimos o evitamos a modo de simple “manía”, para otros es una obsesión patológica. ¿Cómo distinguir la manía del TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo)?

¿Rutina o excentricidad? Mejor cuantificar. Lo que para algunos es rutina para otros es excentricidad. La línea divisoria entre lo normal y lo anormal o entre lo razonable y lo absurdo es difícil de delimitar puesto que, ¿a quién no le ha asaltado alguna vez una manía absurda, como no pisar las líneas de las baldosas, comprobar varias veces que la luz esté apagada o incluso contar o relacionar números sin ninguna razón?

Lavarse las manos repetidamente

Aunque todos presentamos algún comportamiento peculiar, no debemos preocuparnos por ello ni considerarlo patológico hasta que interfiera negativamente en nuestra vida“Una de las claves para auto-evaluarnos es valorar el tiempo que se dedica a la realización de esa actividad”, nos indica Benjamín Ballesteros, doctor en psicología clínica, que “no deberá llevarnos el doble o más de que a los demás, ni tampoco imponernos ningún tipo de repetición o evitación de conductas”.

Otra de las pistas está en si generan o no malestar, siendo la ansiedad y la sensación de disconfort signos fundamentales para establecer un diagnóstico diferencial entre la obsesión y la mera rutina.

El orden excesivo puede convertirse en manía

Manías más frecuentes. Las coloquialmente llamadas manías pueden ser de lo más variopinto tanto en temática como en forma de manifestación. “No es infrecuente que en una  misma persona se den varios tipos de manías a la vez, como el caso de Jack Nicholson en la película ‘Mejor Imposible’” apunta el doctor Ballesteros. Sin embargo, las más comunes son las de orden, contaminación, limpieza y comprobación.

Por igual en hombres y mujeres. Los rituales o costumbres derivados de alguna obsesión más seria y que pudiera diagnosticarse como TOC sólo afectan a una población de entre el 0,1 y el 2,5 por ciento. Su génesis no está del todo clara: “Aunque los factores genéticos están todavía por determinar, la mayoría de estudios indican que es más probable la presencia de este trastorno entre familiares y existe mayor concordancia entre gemelos con la misma carga genética que entre el resto de hermanos”.  Sin embargo, sí parece claro que se da por igual en hombres que en mujeres.

Las manías afectan por igual a hombres y a mujeres

Relacionadas con el estrés y con la depresión. La aparición excesiva de manías suele coincidir con etapas de estrés o ansiedad. Típicamente no entrañan peligro para uno mismo ni para los demás y se tienden a justificar o a minimizar en importancia ante uno mismo.

Su tratamiento pasa por descubrir cómo las obsesiones de cada uno funcionan como ‘tapaderas’ de pensamientos irracionales o intrusivos y por una exposición en la que, con toda seguridad, uno se verá obligado a ‘relajar’ sus exigencias maniáticas para descubrir por sí mismo que “no pasa nada”.  Una vez se llega a esta conclusión, uno está curado y “a otra cosa”.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies