Ayúdales con la temida ‘vuelta al cole’

Los niños vuelven al colegio y los adultos a la rutina. Para todos se da la ambivalencia de lo positivo de volver al hogar y el resquemor del nuevo curso.

Patricia Peyró. 29/08/2017

Ya lo advierte bien claro El Corte Inglés desde la segunda semana de agosto: llega la vuelta al cole. Con ella se aproximan momentos agridulces y la inevitable elaboración del duelo del final del verano y de las vacaciones. Los niños vuelven al colegio y los adultos volvemos a la rutina. Para todos se da la ambivalencia de lo positivo de volver al hogar, junto con la excitación y el resquemor a las novedades que traerá el año –el curso- nuevo, que comienza en septiembre y que se vive como un verdadero año nuevo psicológico.

El nerviosismo implicado en el inicio de esta nueva etapa es especialmente acusado en los niños, quienes han de entrar súbitamente en el ritmo vertiginoso del colegio, de las clases, de los deberes y los madrugones, después de tres meses de ocio y remoloneo. Ayudarles en esta transición es esencial y una de las obligaciones de los padres.

Vuelta al cole

Así lo advierte Amie Duncan, Doctora en Pediatría del Hospital Clínico Infantil de Cincinnati:   “Nunca es pronto para empezar a hablar con nuestros hijos sobre la llegada del nuevo curso”.  De hecho, aconseja comenzar el proceso entre cuatro y seis semanas previas a su inicio, siendo dos semanas el mínimo tiempo necesario para abordar las ansiedades y miedos que pueda tener el niño. 

Según las edades, los temores infantiles son diferentes y por ello señala como importante que “los padres escuchen y respondan a los miedos potenciales del niño respecto al nuevo año escolar, especialmente si existe una transición importante o cambio de ciclo, como el paso de primaria a secundaria”.

El material escolar permite vincular lo agradable de las compras con la vuelta al colegio

Comenzar por lo más básico:  el sueño
Una de las medidas fundamentales a tener en cuenta será el cambio en los ritmos circadianos, vinculados a los patrones de sueño y de comidas que precisarán de un par de semanas para regularizarse. Por ello habrá que empezar a levantar a los niños una o dos horas antes para que se vayan acostumbrando y, a ser posible, hacerlo de forma paulatina.  También habrá que adelantarles la hora de comer.

¿Cómo ayudarles a su mejor adaptación? A los preescolares y hasta aproximadamente los cinco años les vendrá bien conocer el entorno y por ello sería conveniente llevarles a conocer su recinto escolar y familiarizarlos con sus profesores antes del inicio de las clases. Para hacerlo, los padres también se podrán ayudar de recursos audiovisuales como Internet o dibujos animados en los que se trate el tema y se escenifiquen ejemplos.

Los más pequeños pueden llevar al colegio algún objeto de apego para superar la nostalgia

A partir de primaria los niños son más mayores pero igualmente necesitan la guía parental que, según la madurez del niño, implicará la supervisión más que la definición de pautas rígidos. En cambio, sí convendrá ser precisos a la hora de definir el tiempo y el lugar de estudio para delimitarlo del tiempo de ocio.

Los adolescentes con frecuencia presentan otro tipo de ansiedades con el inicio del curso escolar, especialmente si hay un cambio de centro: sus intereses sociales son más definidos y buscan la popularidad y la aprobación de sus compañeros, siendo esta variable muy importante en el desarrollo de su personalidad. Luchar contra ello no tiene sentido, sino que lo positivo es canalizarlo para que no les suponga una obsesión que interfiera con su desempeño escolar y saludo psicológica. Esto se consigue más fácilmente con el refuerzo de conductas positivas que con el castigo a sus comportamientos inapropiados. ¡Feliz vuelta al cole!

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies