Rare Sherry de Osborne. Jereces de talla mundial

Te contamos todo sobre este vino que tiene además una forma específica para disfrutarlo al máximo. Una cata de lo más especial.

Ignacio Peyró. 30/08/2017

Consideraciones previas. Estamos ante un vino de talla mundial, un palo cortado al que su elaboración, su calidad -mezcla de vejez, concentración, suavidad y riqueza aromática- y sus características notas golosas otorgan un perfil especial y propio. (Cata de I. Peyró y J. Rocamora).

Bodegas Osborne, tradición y calidad
Bodegas Osborne, tradición y calidad

Una elaboración particular. Lo tradicional en el Marco de Jerez es mantener soleras puras (secos: amontillado, oloroso, palo cortado; dulces: Pedro Ximénez y Moscatel). Si se quiere un vino ligeramente dulce, se mezclan soleras. Los vinos viejos secos de Jerez (amontillado, oloroso, palo cortado) suelen ser duros, astringentes y con cierto descaro transgresor por su acidez. Para hacerlos más amables, se les suele añadir algo de un vino viejo Pedro Ximénez, después de la saca, justo antes de embotellar el vino. Pero ese poco de PX suele alterar e incluso matar la delicacdeza aromática del vino seco.

El gran secreto de la deliciosa nariz del Palo Cortado Solera P∆P consiste en que la mezcla con PX no se realiza del modo tradicional, sino desde el origen. Al vino inicial de las criaderas y el que se repone, de Palomino Fino, se le añade una pequeña proporción de PX (un 8 %). A lo largo de décadas, el mosto de la uva PX, mezclado con el de la palomino, va afinándose, integrándose y ganando en suavidad.

El Sherry, un vino para disfrutar con tiempo
El Sherry, un vino para disfrutar con tiempo

Rare Sherry. La serie Rare Sherry de Osborne, junto con la serie Reliquias, de Barbadillo, son los jereces viejos de mayor calidad, a años luz de los demás. Conviene, con todo, tener una cautela. Dentro de las bodegas jerezanas, no todas las sacas son iguales. Las más recientes suelen ser peores -y más caras- que las antiguas. Un vino de la serie Rare Sherry será siempre muy bueno, pero en alguna saca antigua, el vino es legendario. Nosotros pudimos probar una saca de los 90, una de las legendarias.

En cuanto al curioso nombre, Solera P∆P, cabe decir que el triángulo hace referencia al formado por las ciudades de Jerez, Sanlúcar y El Puerto de Santa María, en tanto que las dos P corresponden a Palo Cortado y a Puerto de Santa María. La solera se fundó en 1911 y por casualidad: algunas de las botas que iban a ser exportadas a Inglaterra se quedaron olvidadas en la Bodega de La Honda y con los años se comprobó su maravillosa mejoría. Las primeras botellas salieron al mercado en 1921. Actualmente (junio 2016), sólo lo comercializa en botellas de 50 cl, a 192,50 € en Vila Viniteca.

vino 1
Los Rare Sherry, los jereces viejos de mayor calidad

Precata.

  • Uvas. 92% Palomino fino, y 8% Pedro Ximénez, del Pago de Balbaína.
  • Vejez promediada: 30 años.
  • Vinificación. Prensado suave y desfangado del mosto durante 12 horas. Fermentación a temperatura controlada, 28ºC. Crianza siguiendo el tradicional sistema de criaderas y soleras en botas de roble americano (Solera + 3 criaderas). Este proceso se ve favorecido por el singular microclima existente en El Puerto de Santa María, donde se encuentran las bodegas, con valores de temperatura y humedad suaves a lo largo del año.
  • Alcohol. 22º.
La tradicional etiqueta de los Rare Sherry de Osborne
La tradicional etiqueta de los Rare Sherry de Osborne
  • Botella. De 75 cl (de las antiguas).
  • Cata. En Cuenllas, el 27 de junio de 2016. Abierto y jarreado poco antes de tomarlo: craso error. Aparece muy reducido inicialmente, tanto en nariz como en boca.
  • Color. Ámbar-caoba, con reflejos yodados. Pelín turbio. Lágrima asombrosa, tipo peine-rastrillo, lentísima.
  • Nariz. Impactante, arrollador. Mágico: te retiene, e impide llevarlo a la boca. Muy complejo, punzante (yodo, aromas salinos) y aromático. Con cierta elegancia. Redondo. Con finos aldehídos y notas de caramelo algo quemado, arrope, frutos secos dulces (pasas, higos, dátiles), piel confitada de naranja y sirope de arce. En un plano algo posterior, aparecen especias exóticas, incenso, tabaco rubio (intenso), barniz, maderas bien curtidas por el tiempo, recuerdos a cera y cacao…
vino 4
Un vino intenso, sabroso, con gran estructura
  • Boca. ¡Vaya boca! Profunda, amplia, con encanto, intensa y magnífica. Su entrada es seca, pero un pelín golosa. Rápidamente da paso a una auténtica explosión de sabor que inunda el paladar. Un vino intenso, sabroso, con gran estructura. Casi agresivo, contundente. Mandan los frutos secos dulces, con esas notas golosas -por la PX-, que lo hacen herético entre los palos cortados, rolando hacia un Medium dry. Persistente, con un paso de boca espectacular y un final muy largo. Complejo, con garra y con mucho peso en boca. Acidez prodigiosa. Final fuera de lo común. Larguísimo: despliega ‘la cola del pavo real’.
  • En conjunto: Un vino profundo, maravilloso, mítico. Pero como ya hemos dicho, no es un Palo Cortado al uso, recuerda más a un Mediun; eso sí, con una calidad enorme. Es un gigante dormido que, una vez abierta la botella, el vino va despertándose a medida que pasan las horas y los días… y los meses.
vino 6
La solera se fundó en 1911 y por casualidad

¿Cómo tomar este vino? El modo de tomarlo es peculiar. Se trata de un vino con una larga crianza en bodega; unos 30 años de media: con crianza oxidativa y bajo flor; y con una larga permanencia en botella: unos 25 años. Abrir una botella, algo agitada, incluso jarrearla, y tomarla al poco, es perderse lo mejor del vino: sus tesoros ocultos. Tarda en expresarse.

Un vino así exige: primero, dejar la botella en reposo, de pié, varios meses; y segundo, airearlo al menos un día antes. Incluso una semana antes. Como los Madeiras viejísimos. Otra posibilidad -probablemente la mejor-, es tomarlo a lo largo de uno o dos meses: cada dos o tres días, una copita. Además de lo anterior, puede ser interesante servirlo en copa con un embudo Vénturi.

En The Luxonomist tenemos el lujo de asistir a catas exclusivas
En The Luxonomist tenemos el lujo de asistir a catas exclusivas

PVP. 125 € en Santmary, en junio de 2016. Pero su precio actual es de unos 450 €.
Calificación.
9,8
Otros:

  • 96/100 Puntos – Guía Proensa de los Mejores Vinos de España 2005
  • 92/100 Puntos – Guía Peñín de los Vinos de España, 2005
  • 89/100 Puntos – Wine Spectator, 1994.
  • Es llamativo lo bajo de las puntuaciones.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies