Sin categoria

adidas: la culpa es del azul petróleo

Entre camiseta pseudo-republicana y balones que se pinchan con facilidad, hemos conocido los resultados financieros del gigante de la ropa deportiva.

Miguel Ángel Abad. 17/11/2017

Por más que se intente, y mira que se hace con ahínco, justificar actuaciones libertinas, anárquicas y populistas no les da el sello de realidad, ni tan siquiera de legalidad o de “socialmente correcto”. Vivimos un tiempo en el que la mentira, a costa de repetirse, apoyada posiblemente por ciertos medios de comunicación, se intenta trasformar en verdad. Es más, hasta yo mismo, todas las mañanas, fijándome en el espejo del cuarto de baño, me repito insistentemente: “Cuerpo, qué inteligente y atractivo eres”. Y me lo creo. Otra cosa es que la realidad me lleva a la conclusión de que ligo menos que los gases nobles.

Gabriel Rufián, siempre entre la realidad y la ficción

Es más, hasta nos parece gracioso que un diputado charnego, matón de barrio, mal encarado, absentista laboral y político, se permita acudir al Congreso, no solo a cobrar un pastizal, sino con elementos de atrezzo para realizar su representación quincenal. Hoy con una impresora y mañana con unas esposas a modo de tráiler de la tercera parte de ‘Las sombras de Grey’ que amenaza, como el descendiente de la Bobadilla, con reaparecer el próximo año mientras apoya a sus compañeros de partido. Éstos, bajo el padrinaje del Juez Llerena, han renunciado a mantenerse fuera de la ley, asumiendo como en la confirmación eclesiástica, que renunciaban a la DUI con el mismo tono de voz de la célebre frase de “renuncia a Satanás” que nos repetían machaconamente en los colegios de pago católicos.

Esperemos que con la nueva zamarra, la sangre no llegue al río

Esto nos hace que, predispuestos a una nueva mentira que se pueda convertir en realidad, veamos fantasmas del pasado, con la nueva equipación de nuestra selección nacional de fútbol. adidas, rememorando, si hay que rememorar algo, la camiseta que lució España en el Mundial de 1994, en aquel que Tassotti le rompió la nariz a Luis Enrique en los cuartos de final, ha creado un nuevo diseño con una diarrea de gamas de colores que ha confundido a nuestro ego patrio y nos ha enseñado un nuevo Pantone: “Azul petróleo”.

A mí, como soy muy joven para conocer otra bandera que la rojo y gualda, lo único que puedo opinar de esta equipación es que me parece fea y mal hecha. Parece, como el serigrafogo, más entretenido con otros temas, haya emplastado una amalgama de colores con nefasto final. Entre camiseta pseudo-republicana y balones que se pinchan con facilidad, hemos conocido los resultados financieros del tercer trimestre del año fiscal 2017 del gigante de la ropa deportiva, adidas.

La presentación de la nueva equipación creada por adidas fue así de sobria

Así, las ventas netas ascendieron a € 5.722,06 millones en el trimestre, muy por encima de mis previsiones (€ 5.900-6.000 millones). Esto supone un incremento del 5,71% respecto al mismo periodo del año anterior. En lo que llevamos de año, la facturación asciende a € 16.162 millones, que representa un 10,67 % respecto al año anterior. Sí, sí, un 10,67 % y no un 16,00 % como indica la empresa.

¿Y por qué esta diferencia? La compañía descuenta las ventas de las filiales vendidas desde 2016 a la actualidad y, para variar, muchos de los analistas, al no tener un histórico de los resultados, pueden llegar a jurar hasta que ellos mataron a Manolete. Como podemos observar en el siguiente gráfico, aunque en valor absoluto llevamos cuatro años de crecimiento ininterrumpido, la tasa de crecimiento lleva dos años de caída. Y lo más importante, las previsiones de la compañía para este año fiscal se diluyen en el limbo de los justos.

Por países, los crecimientos en lo que llevamos de año de Norteamérica (26,89 %) y China (26,36 %)  han sido los motores de este dato lastrando un crecimiento menos expansivo de Europa (que representa el 28,46 % del total de ventas), con un crecimiento del 9,92%, Japón (9,38%), América Latina (10.87 %), Rusia (1.78 %) y la caída de otros negocios en un -48,46 %.

El buen comportamiento de los costes de ventas en el trimestre (-2.12 %), que los sitúa en el año con un crecimiento del 7,43 %. Por primera vez en los últimos seis años, estos costes en relación con las ventas han caído por debajo del 50% y esto ayuda a que el beneficio bruto ascienda a € 8.091 millones en lo que llevamos de año, lo que representa un incremento del 14,10 % respecto al mismo periodo del año anterior. El margen Bruto sube 152 p.b. para situarse en el 50,06 %.

La contención de los gastos de explotación, gracias a la compensación producida por la contención de otros gastos operacionales que mitiga el neutro incremento de los ingresos por Royalties y la caída en otros ingresos de explotación, hace que el beneficio operativo haya crecido un 32,12 % en lo que llevamos de año para situarse en € 1.939 millones.  El margen operativo aumenta en 195 p.b. para situarse en el 12,00 %, el mayor de los últimos 6 años.

El beneficio neto atribuible a la compañía creció en lo que llevamos de 2017 en un 32,14 % para situarse en € 1.358 millones. El margen neto ha aumentado en 136 p.b. hasta alcanzar el 8,40%, ligeramente por encima de mis previsiones.

Del análisis de estos resultados, así como la evolución de su balance, como resumen, hay que destacar lo siguiente:

  • En cuanto a su situación de endeudamiento, la ratio de calidad de la deuda ha empeorado ligeramente, pero el de endeudamiento mantiene la idea de una buena distribución temporal de su financiación.

  • Si analizamos la solvencia a corto plazo, la caída de la ratio de liquidez nos da una muestra de una mejor utilización de los activos corrientes, como veremos más adelante. Un aviso es la disminución de la prueba del ácido que, sin ser preocupante, da señales de cierta falta de liquidez a corto plazo.

  • Diversidad de sentidos en los resultados en la gestión de los activos. Buena evolución de la rotación de los activos corrientes y no corrientes, manteniéndose la evolución existencias y en los plazos con cierta infrautilización, como podemos ver en los dos gráficos siguientes:

  • Aunque el fondo de maniobra y las necesidades han aumentado, la cobertura se ha disminuido ligeramente respecto al mismo periodo del año anterior.

  • En cuanto al análisis de la capacidad de la compañía para generar beneficios, si analizamos el punto de equilibrio, aunque ha aumentado, la evolución de su cobertura nos da una mejor visión de la política de reducción de gastos que adidas.

Nos encontramos la rentabilidad de los fondos propios más alta de los últimos 6 años gracias a la evolución de márgenes y rotación que han compensado la desaceleración del apalancamiento, como podemos observar en el siguiente gráfico:

Lo mismo sucede con la subida en la rentabilidad de los activos.

Lo más positivo es la fuerte subida de la capacidad de crecimiento auto sostenido, que se sitúa en el 21,00%.

En resumenMagníficos resultados, no en cuanto al crecimiento de las ventas, sino por la buena evolución de los márgenes. En cuanto a la competitividad, el buen comportamiento en USA hace pensar en la recuperación de la competencia perdida con Nike y Under Armour, pero preocupa la evolución en Europa. Para este año me surge una duda importante: después de la venta de Taylor Made y las equipaciones de hockey, ¿cómo afrontará la compañía el crecimiento de adidas y Reebok?

Análisis Técnico del Valor.
Como podemos observar en el gráfico semanal, la ruptura de los niveles 156,55, como ya comentaba en mi anterior artículo, suponía un nuevo impulso comprador, con un objetivo mínimo de 181,25-200, que se ha cumplido.

En la actualidad, tanto los indicadores de tendencia como los de fuerza relativa nos dan muestras de agotamiento de la tendencia. El valor necesita un descanso. Si bien, como podemos observar en el gráfico diario (abajo), estaría muy pendiente de posibles correcciones ante la ruptura de la línea de tendencia.

La vida es como un cuento relatado por un idiota; un cuento lleno de palabrería y frenesí, que no tiene ningún sentido.”- William Shakespeare.

Disclosure: El medio no se responsabiliza sobre las opiniones expuestas en el artículo. El texto ha sido escrito de manera libre expresando ideas propias, sin recibir ninguna compensación por ello. El autor no tiene ninguna relación de negocios con cualquiera de las empresas cuyas acciones se mencionan en este artículo. 


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies