EducaciónTheLux

El Método Singapur, la forma más fácil de aprender matemáticas

Una forma diferente de aprender matemáticas mucho más sencilla, lógica y atractiva.

Patricia Peyró. 19/06/2018

Surgida su primera versión en los años 80 y bajo la filosofía de ‘Escuelas que piensan, nación que aprende’, el Método Singapur hoy se ha convertido en una referencia mundial a la que ya podemos acceder también en nuestro país. Pero, ¿en qué consiste exactamente? Singapur es uno de los países con mayor puntuación en los informes PISAactualmente la clasificación educativa más importante a nivel internacional, al obtener una comparativa sistematizada de los aprendizajes adquiridos por niños de 15 años a lo largo y ancho de muy distintos países de todos los continentes.

La prueba permite valorar con cierta objetividad cuáles son los mejores sistemas educativos, tan diferentes entre sí en los distintos países del mundo. Siendo sus variables de medida el desempeño en matemáticas, en ciencia y en lectura, resulta muy llamativo el modo en que Singapur destaca repetidamente en las dos primeras disciplinas. Tanto es así que el ya conocido como ‘Método Singapur’ para el aprendizaje de matemáticas ha sido importado desde allí a otros países, también a España.

¿Por qué nos dan miedo las matemáticas?
Si algo nos preocupa a los padres es que aprendan bien las matemáticas. Sin embargo, uno de los grandes problemas a la hora de abordar la enseñanza de esta ciencia tan esencial para la vida es el propio temor de algunos adultos a la hora de evaluar sus propias habilidades. El planteamiento sería, en estos casos, el siguiente: “Si a mí mismo se me dan fatal, ¿cómo le voy a explicar matemáticas a mi hijo?”. La consecuencia de este pensamiento es que, sin darnos cuenta, muchas veces les traspasamos nuestra propia ansiedad, haciéndoles creer e interiorizar que las matemáticas son difíciles o extremadamente complicadas.

Uno de los grandes retos para enseñar la materia estará, pues, en darle un abordaje diferente: libre de tensiones, de miedos paralizantes y con una metodología en la que vayan fluyendo los conocimientos a través de la lógica. Y en esto básicamente consiste el Método Singapur.

El Método Singapur es utilizado mucho en la modalidad de homeschooling, una fórmula todavía no autorizada en España

Más de 40 años de éxito
La forma de aprendizaje propuesta por el Método Singapur se ideó con independencia de los idiomas e incluso para gente que era, allá por los años 80 y en aquel país, analfabeta. Sin embargo, el gobierno tuvo claro que la mejor inversión que podía hacer era en educación y por ello investigó el modo en que se enseñaba en otros lugares para poder aplicar así los mejores preceptos, dotando de ciertas habilidades específicas. Su conclusión fue una forma de abordar los problemas matemáticos multifocal, por la que se buscan diferentes soluciones y alternativas: algo que tiene aplicación en muy diversos problemas relacionados con la vida real.

Un pentágono de soluciones
Los principios didácticos de este sistema con origen en Singapur están basado en el desarrollo de cinco pilares básicos sobre los que desarrollar los esfuerzos educativos: actitudes, habilidades, conceptos, metacognición y procesos. A pesar de la complejidad que puedan aparentar estos conceptos en sí mismos, consigue hacer del aprendizaje algo atractivo y también más sencillo.

Para aplicarlo es necesaria la formación específica del profesorado, que hará uso también de ciertos materiales atractivos para facilitar el aprendizaje de las matemáticas. Asimismo, es más que conveniente que los padres se familiaricen con este método de enseñanza, ya que tiene sus propias particularidades. De este modo se asegurará el que los progenitores estén en sintonía con los profesores y que, además, entiendan lo que están haciendo los niños y el proceso subyacente cuando lleven los deberes a casa.

Ya se está aplicando en España en algunos colegios. Puedes informarte en Método Singapur  y en Polygon Education

Características del Método Singapur

  • Pone el foco más importante en la solución de problemas y a través de una aproximación por la que se irá desgranando el planteamiento hasta llegar a una solución que tenga sentido para el niño. Por contraste, no hace tanto hincapié en el aprendizaje de operaciones matemáticas (suma, resta, multiplicación y división) como otros métodos clásicos.
  • Cambia el aprendizaje memorístico por conceptos más visuales y comprensibles, favoreciendo la lógica. Para conseguirlo usa muchos dibujos en forma de cuadrículas, llaves, interrogaciones y niveles de líneas que van evolucionando.
  • El razonamiento acompaña a todos los procesos y operaciones matemáticas.
  • Favorece el cálculo mental y la ubicación de los valores e incógnitas de los problemas a través de esquemas y dibujos, siempre desde un prima flexible.
  • Entre sus recursos didácticos incorpora material físico similar a un juguete, como los cubos engarzables entre ellos que forman líneas cuantitativas de mayor o menor longitud favoreciendo una adquisición del conocimiento palpable. Es lo que ellos llaman las “matemáticas manipulativas”. 
Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies