Cultura

Darko Peric, un oso con el corazón de Bambi

Su personaje de Helsinki en 'La casa de papel' le ha hecho popular en más de medio mundo.

Josep Sandoval. 06/08/2018

De entrada no asusta, pero sí impresiona su aspecto. Alto, fuerte, corpulento, poblada barba (que cuida con cepillo de púas) y tatuajes que afloran por todas las partes de su cuerpo que la ropa deja al descubierto, muchos de los cuales se ha hecho él mismo, porque, además, es tatuador. Quien le haya visto en ‘Mar de plástico’ recordará la cabeza de oso que ocupa toda la barriga, de la que el ombligo es el epicentro de la boca abierta, tremendo.

Sabiendo esto, impacta  todavía más acercarse a este hombre. Pero, falsas apariencias: cuando te ofrece la mano, te saluda y te sonríe se desmonta el monstruo para dar paso a un ser amable, educado, atento con todo el mundo, que pierde la cabeza por su mujer y especialmente por su hijo de dos años y medio que, a imagen y semejanza de su papá, parece tener cinco.

Tiene múltiples tatuajes, llamando la atención el del vientre. Foto: Darko Peric

Perdón, se me olvidaba decirles que estoy hablando de Darko Peric (pronúnciese Perich, como el admirado dibujante desparecido), aunque si han visto la foto que ilustra el texto (y que es en lo primero que uno se fija), se habrán dado cuenta de que es él, el Helsinki de la ficción televisiva ‘La casa de papel’ que han emitido en varias plataformas televisivas en horarios y formatos distintos. El éxito ha sido moderado en España, pero en el resto del mundo el impacto ha sido tal que en un par de semanas empiezan a rodar dos nuevas temporadas.

La ficción ha convertido al reparto coral en estrellas internacionales, levantando revuelo allí por donde pisan. Ciñéndonos a nuestro personaje, Darko ha sido la estrella del Cómic Con Colombia, que se ha celebrado en Bogotá el pasado junio y que a imagen y semejanza del que se celebra en San Diego, reúne a los mejores ilustradores del mundo, las mejores bandas animadas y sus recreaciones cinematográficas y/o audiovisuales. Y allí estaba Darko, protagonista absoluto del certamen al lado de Nikolaj Coster-Waldau, compartiendo planos, selfies con admiradores (su cuenta se acerca a los ochocientos mil seguidores) y concediendo hasta treinta y dos entrevistas en los tres días escasos que pasó en el país.

Su papel más conocido es el de Helsinki en ‘La casa de papel’. Foto: IMBd

Estos saltos cualitativos no le afectan en absoluto, pasar de ese agobio casi institucional a un cierto anonimato en España puede suponerle un alivio, porque lo de Colombia no es una excepción: ‘La casa de papel’ les ha hecho populares en medio mundo y su presencia llama la atención en las calles de Roma, París o Londres por citar tres puntos europeos aparte de todas las urbes del continente sudamericano, varias capitales norteamericanas y Canadá.

A Darko todo este operativo no le afecta, o al menos lo parece. Sigue manteniendo la misma cordialidad que tenía cuando llegó a Barcelona hace quince años, tiene los mismos amigos, que le llaman Bambi porque bajo su aspecto oculta el carisma de un jugador de rugby, aquellos que en el campo pelean como leones y luego comparen vestidor y cena con el equipo rival. Él tuvo que fabricarse un armazón para evitar que esa sensibilidad aflorase en sus primeros paisajes de infancia y nacimiento, donde no es habitual esos comportamientos.

Le llamó la atención el mundo de la interpretación a los 5 años. Foto: Josep Sandoval

“Imagina qué hubiera podido pasar si me hubiesen llamado Bambi en mi pueblo, un remoto lugar entre la Europa del Este y la del Oeste, en el eje del viejo imperio astrohúngaro y el otomano”, me dice. Fue allí cuando sintió la primera llamada del arte. A los cinco años fue a un teatro de su pequeño pueblo a orillas del Danubio donde actuaba una cantante cubana que lo subió al escenario para cantar con ella ‘Guantanamera’.

Y eso disparó el interés de Darko hacia el mundo de la interpretación. Allí hizo sus primeros contactos que prosiguió en Bucarest, donde estudió en la Academy of Theater and Film. Luego buscó oportunidades en Berlín, donde siguió haciendo cortos y teatro, aprovechando cualquier oportunidad. Un festival le trajo a Barcelona,  se enamoró de la ciudad “fue un amor a primera vista” y dijo “hasta la vista Berlín”.

Darko con Damià Plensa, Miguel Herrera Lasso y, sentado, el director Xavi Borrell. Foto: Josep Sandoval

Un día por la calle le paró una mujer, que hoy sigue siendo su agente, y le propuso participar en un anuncio. Y así hasta hoy, donde ha interpretado a todo tipo de malos, malísimos y peores hasta llegar a este Helsinki que le ha hecho popular en el mundo. No está cansado ni reniega de nada, pero le apetecía cambiar de registro y sin dejar del todo ese lado perverso, buscó un modo de contemplarlo desde otro ángulo.

Así que con la complicidad del actor Damià Plensa, hijo del escultor Jaume Plensa, encontraron la sit comedy británica ‘Only for fools and horses’ sobre dos ladrones, bueno, esquemas de ladrones, que bajo los auspicios de un sofisticado gurú de tres al cuarto, se disponen a convertirse en finos estilistas de una profesión de la que acabarán siendo unos desastres en cada una de sus “intervenciones”. El proyecto lo compartieron luego con Miguel Herrera Lasso, que acababa de protagonizar ‘Tito e gil aliena’ en Italia y le propusieron el rol del gurú, y con el director Xavi Borrell, uno de los pocos por no decir el único que ha realizado un año de telenovelas en México, y que aquí ha firmado éxitos como ‘Águila roja’.

Un momento del rodaje con Damià Plensa y el cámara Eric Oh. Foto: Josep Sandoval

Después se pusieron en contacto con el guionista Rafael López Ruiz, la productora Marta Lacima, de La Cima Producciones, y el cámara Eric Oh, y se pusieron de acuerdo en rodar este episodio cero de este par de idiotas metidos a ladrones, una comedia para una plataforma en la que se da una vuelta de tuerca a los entramados originales: nada sale como pretende, porque ellos son en sí mismos el colmo de lo absurdo. De momento el piloto lo han rodado en Barcelona con cierta presión, porque a Darko le espera Helsinki a la vuelta de la esquina. No la capital nórdica, sino su personaje en ‘La casa de papel’, que empieza a rodarse con estos calores. 

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies