FamiliaTheLux

Vacaciones de lujo con niños (o sin ellos) con las mejores vistas de Sevilla

El hotel Eurostars 5***** Torre de Sevilla es una delicia apta para ir solo, en pareja o con toda la familia.

Laura Martín. 22/08/2018

El mes de agosto es el mes por excelencia de las vacaciones escolares, de los adultos, y un momento donde descubrir lugares que no recordabas o sentir de nuevo la ciudad con otros ojos. Hoy viajamos a Sevilla, al Eurostars Torre Sevilla 5 estrellas, un hotel donde perderse que tiene las mejores vistas de la ciudad: 360 grados sin poder parar de mirar.

Uno llega a Sevilla y espera ver lo típico, pero en este caso no es así. En cuanto entras al hotel sabes que es diferente, encuentras espacios diáfanos, donde brilla el blanco, donde incluso podrías perderte fácilmente en los ascensores si te despistas con la tarjeta. Un hotel diferente para una ciudad en la que siempre descubres algo.

Torre Sevilla es el rascacielos más alto de la comunidad autónoma con 180,5 metros de altura. Tiene 24.000 metros cuadrados de instalaciones; el hotel es una de las mejores opciones para relajarse y disfrutar de las impresionantes vistas de la capital andaluza. Porque el turismo está bien, pero recuerda que estás en agosto en Sevilla, hay más cosas que hacer incluso con niños en un gran hotel.

Los pasillos están plagados de interesantes fotografías de Sevilla

Las Suites

Es muy sorprendente el acceso a las habitaciones, todas con alguna diferencia, y es que para entrar a cada una se hace a través de un pasillo que sigue la curvatura del núcleo elíptico de la Torre Sevilla. Las puertas tienen un diseño moderno y sobrio, con detalles que recuerdan a los vestidos tradicionales sevillanos. Es en los pasillos donde cada planta cuenta con unas fotografías alucinantes de los rincones de la ciudad donde seguro, después de un paseo, puedes jugar con los niños a ver si los recuerdan.

Lo mejor de las habitaciones son las vistas. No bajarás la persiana para no perderte nada del juego de luces tanto al atardecer como al amanecer. Es una maravilla de espectáculo. De la misma manera que para utilizar toda la tecnología tendrás que mirar todo en detalle no tocar donde no debes. Cuidado los niños y los mandos, eso sí.

Las suites son una maravilla y lo mejor, las vistas. En la fotografía, la presidencial con un gran salón

Cuentan con bañera, ducha, armario gigante, un espacio enorme para trabajar y dibujar los niños. Una habitación donde estar tiempo y que no dé pereza y donde despistarte con las vistas es lo mínimo que puedes hacer.

Y para las familias numerosas, la suite presidencial tiene un salón que es como para llenarlo de niños. Sin olvidar que tiene cocina propia con acceso diferente para quien busca algo más.

En la planta 35 está el spa, también con vistas

Un spa para todos

Las habitaciones empiezan en la planta 19, y en la planta 35 está el spa, un oasis de relax con vistas a la ciudad. Sí, son el gran punto de atracción. Pocas veces una sauna ha tenido mejor ubicación. El spa tiene baño mediterráneo, ducha de contraste cold breeze con aromaterapia, una fuente de hielo, así como una variada carta de tratamientos estéticos y de belleza para todos los gustos. Niños a un lado, mayores a otro. Planazo.

Este spa cuenta con una piscina de 30 metros cuadrados con cuatro hamacas con hidromasaje, ocho jets individuales, además de una cascada con efecto laminar y un cañón cervical para masaje y relajación de esta zona. Un circuito sorprendente. Para los niños más pequeños será suficiente, los que sean más mayores no, se aburrirán más que otra cosa.

CaixaForum Sevilla está muy cerca del hotel

La otra Sevilla

Este hotel está al lado del recién inaugurado Caixa Forum, en el recinto de La Cartuja, y enfrente del centro de exposiciones de arte contemporáneo. Siempre encontraréis obras de arte y exposiciones para disfrutar con aire acondicionado.

A unos minutos andando llegáis al río Guadalquivir, el estadio Olímpico está dando la vuelta y el nuevo centro comercial está a punto de inaugurarse. Sin olvidar el espacio para disfrutar los niños corriendo o viendo plantas y flores, que las cosas sencillas a veces se nos olvidan.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies