Be Beautiful

La radiofrecuencia como solución médico-estética

La radiofrecuencia se puede aplicar a los tratamientos estéticos y posee grandes beneficios para la obtención de buenos resultados.

The Luxonomist. 09/09/2018

Con el paso de los años van apareciendo nuevas técnicas en cirugía que permiten contar con nuevos avances, tanto médicos como estéticos. En este sentido, una de las técnicas que más éxito está teniendo últimamente debido a los grandes beneficios que aporta, es la de la radiofrecuencia conseguida por los aparatos de radiofrecuencia.

Básicamente, la radiofrecuencia consiste en aplicar ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la zona de la piel que se quiere tratar. Mediante esta aplicación, se consigue provocar un calentamiento de las diferentes capas de la dermis con lo que se pueden conseguir diferentes efectos tales como la formación de nuevo colágeno, el drenaje linfático o mejorar la circulación de la piel y el tejido subcutáneo.

La radiofrecuencia es indolora y cuenta con gran cantidad de aparatos

Ventajas de la radiofrecuencia
Más allá de todas las aplicaciones que podemos conseguir mediante esta radiofrecuencia, una de las principales ventajas es que se trata de un procedimiento completamente indoloro, por lo que acerca mucho más a la población a estos tratamientos de estética y cada vez es más habitual el someterse a sesiones para acabar con la celulitis y la flacidez en cualquier parte del cuerpo.

Otra de las ventajas con las que cuenta la radiofrecuencia, es la cantidad de aparatos que podemos utilizar para suministrarla. En este sentido, nos encontramos con una gran variedad que nos permite adaptarnos a todo tipo de pieles y también a cualquier tipo de zona.

La radiofrecuencia también puede aplicarse en algunos tratamientos faciales

El objetivo de esta radiofrecuencia es el de reestructurar el colágeno. Para ello, hace falta varias sesiones sucesivas mediante las cuales se van formando nuevas fibras que se encargarán de sustituir a las más viejas consiguiendo de esta forma reducir el número de arrugas, acabar con la flacidez mejorando la elasticidad de la piel. El número de sesiones gira en torno a las siete y en algunos casos puede efectuarse alguna sesión de recuerdo pasados unos cuantos meses.

Por último, otra ventaja que cabe destacar, es que se trata de una técnica que no presenta ningún efecto secundario importante, más allá de un leve enrojecimiento de la zona tratada. De esta forma, tampoco tenemos por qué contar con un postoperatorio ni tener ninguna precaución, por lo que el paciente se puede reincorporar de forma inmediata a su día a día sin ningún tipo de problema. En definitiva, se trata de una técnica con la que estos tratamientos estéticos, se pueden acercar más a la población.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies