Cultura

Hilma af Klint: Pinturas para el futuro

La exposición es la primera gran retrospectiva en los Estados Unidos de Hilma af Klint, una pintora sueca poco conocida, pionera modernista y espiritualista.

Michele Safra. 07/01/2019

Hilma af Klint nació en 1862 y podemos asegurar sin temor a equivocarnos que era una mujer adelantada a su tiempo. Tanto, que no creía que el público estuviera listo para su arte. Así que estipuló que su trabajo no debería mostrarse hasta veinte años después de su muerte. Pero su decisión aún se haría de rogar porque  hubo que esperar hasta 1986, 42 años después de su muerte, cuando se exhibió públicamente.

Klint estudió pintura en la Real Academia de las Artes, graduándose con honores en 1887. Rápidamente se estableció como una artista respetada en la elaboración de pinturas figurativas. Al mismo tiempo, se comprometió profundamente con el espiritismo, el rosacrucismo y la teosofía.

Algunas de las obras de Hilma af Klin expuestas en el Guggenheim de Nueva York (Foto: Albin Dahlström, the Moderna Museet, Stockholm)

Comenzó a desarrollar un nuevo enfoque del arte vinculado con su práctica espiritual fuera del mundo artístico, dominado por el hombre de esa época. En 1896, se unió a un grupo de otras cuatro mujeres que realizaban sesiones espirituales regulares. Durante una de estas reuniones, uno de los espíritus con el que el grupo contactó le pidió que creara un ciclo de pinturas. Klint aceptó fácilmente y entre 1906 y 1915 completó 193 pinturas y obras en papel denominadas colectivamente ‘Las pinturas para el templo’.

Ese fue el comienzo de la creación de Klint de pinturas audaces, coloridas y radicalmente abstractas sin referencias al mundo físico. Esto fue años antes de que Vasily Kandinsky, Kasimir Malevich, Piet Mondrian y otros tomaran enfoques similares para liberar su arte del contenido representativo. La exposición en el Guggenheim de Nueva York comienza con 10 grandes pinturas tituladas ‘Los diez más grandes’. Desde lavandas, a naranjas quemadas, a rosas pálidas, las pinturas a gran escala que representan palabras sin sentido y círculos, así como esferas grandes y coloridos abstractos, que te transportan a un torbellino de pensamientos y sentimientos. ¿Quién hubiera imaginado que estas pinturas tienen más de 100 años?


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies