Belleza

Lucir el busto soñado es cada vez más seguro

La mamoplastia de aumento es una cirugía recomendada cuando la mujer no está conforme con la apariencia de su busto.

The Luxonomist. 09/01/2019

Aumentar el tamaño del pecho es un deseo que se ha albergado en las mujeres desde hace mucho tiempo atrás, más del que todos pueden pensar. La primera cirugía de aumento de pecho se realizó en el año 1895, utilizando un injerto extraído de un lipoma benigno en la espalda de la paciente. Posteriormente ha surgido una variedad bastante respetable de productos que prometen el tan deseado aumento y la firmeza en las mamas, que durante toda la historia de la raza humana se han mostrado como el símbolo de la vida y la feminidad por excelencia.

Un busto hermoso, sensual y saludable

Cuando se piensa en una cirugía para aumentar las mamas, debe tenerse en cuenta que aunque es una intervención relativamente sencilla, hay que seguir una serie de pasos para asegurar el éxito de la misma. La mamoplastia de aumento es una cirugía recomendada cuando la mujer no está conforme con la apariencia de su busto, bien sea por causas naturales, alguna enfermedad, malformación o cambios posteriores al embarazo. En cualquier circunstancia, si requiere realizarse un aumento pecho madrid es de vital importancia acudir con un especialista que garantice desde la evaluación inicial, hasta el post operatorio con resultados satisfactorios.

El pecho femenino es el símbolo de la vida y feminidad por excelencia

Los estándares de belleza son subjetivos según el deseo de cada paciente, por lo cual reviste importancia fundamental la entrevista con el especialista, a fin de evaluar el tratamiento más adecuado a las condiciones físicas, anteponiendo siempre la salud sobre la estética. En esta primera consulta podrá determinarse el tipo de prótesis a implantar, procedimiento a seguir y la capacidad de recuperación, según las características de sus tejidos y los valores sanguíneos.

¿Existe la prótesis mamaria perfecta?

Este ha sido un debate médico durante muchos años para poder determinar si realmente existe o puede crearse la prótesis mamaria perfecta. Desde que se crearon los primeros implantes mamarios, esta cirugía estética ha ido evolucionando en busca de la perfección. Las prótesis rellenas de silicona fueron las más avanzadas tecnológicamente hablando, pero en el año 1992 se generó una alarma sobre la posibilidad de que estos implantes causarán enfermedades de autoinmunidad, lo que provocó la prohibición de su uso durante 14 años. En sustitución comenzaron a utilizarse las rellenas de solución salina.

Las prótesis en la actualidad son muy ligeras

Desde entonces han surgido en el mercado varias opciones, cada una tratando de eliminar los contra de la anterior, pero que en realidad han traído consigo otros inconvenientes. Es así como la cirugía estética para aumentar el busto ha explorado diferentes tipos de prótesis, entre las que pueden mencionarse: las anatómicas, redondas texturizadas, redondas lisas, de poliuretano y las Blite, que podría decirse que son las prótesis del futuro por su estructura mucho más ligera al contener microesferas de aire entremezcladas con el gel. Aunque aún es pronto para afirmarlo, son las que resuelven muchas de las dificultades que han presentado las anteriores.

Hasta el día de hoy puede afirmarse que aún no existe la prótesis perfecta, pero sí hay disponible una amplia variedad para cubrir la necesidad y la expectativa de cada paciente. Es una cirugía altamente segura, porque su evolución ha permitido a los médicos cirujanos desarrollar técnicas y cuidados para la satisfacción total.

La recuperación tras una intervención de aumento de pecho es cada vez más llevadera

Cuidados a seguir antes, durante y posterior a la cirugía

Aunque como se mencionó se trata de una intervención sencilla, deben tenerse en cuenta los estudios médicos necesarios para determinar el momento ideal para intervenir, por lo cual los análisis de sangre son prioritarios. Los cirujanos optan por emplear anestesia general para estas intervenciones, ya que la anestesia local presenta dificultades y es muy molesta para la paciente. El tiempo de duración de la operación es muy corto, aproximadamente una hora, con excepción de casos muy puntuales donde se ejecuta algún procedimiento adicional.

Es recomendable que un familiar acompañe a la paciente para el regreso a casa por tratarse de una intervención que no requiere pernocta en el centro médico. En teoría puede reintegrarse a su vida cotidiana en 4 días, sin realizar ningún esfuerzo que necesite cargar peso o alzar los brazos. Asimismo, se recomienda realizar ejercicios después de un mes e ir en incremento paulatinamente. Una vez recuperada, la paciente podrá disfrutar y presumir unos pechos llamativos y sensuales que también aumentarán su seguridad y autoestima.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies