Fashion

CODE 11:59: La última maravilla incopiable de Audemars Piguet

Audemars Piguet sorprende al mundo de la alta relojería con el lanzamiento de la nueva colección Code 11:59.

Daniel Nicols. 13/02/2019

En 1972, tras escuchar a sus clientes, Audemars Piguet decidió innovar presentando un reloj de caja de acero que rompía las reglas preestablecidas. Una decisión arriesgada teniendo en cuenta que en esa época sólo el oro era considerado para la alta relojería. Pero el espíritu innovador de sus relojeros y el ADN de la manufactura de Le Brassus hicieron que decidieran arriesgarse presentando el icónico Royal Oak.

Casi 50 años después, la casa suiza, una de las pocas independientes que no pertenecen a los grandes grupos y que permanece aún en manos de los descendientes de sus fundadores, Jules-Louis Audemars y Edward-Auguste Piguet, sorprende al mundo de la alta relojería con su lanzamiento más disruptivo en décadas, la nueva colección Audemars Piguet 11:59.

El diseño de los relojes ha revolucionado las redes sociales

Sorpresa, admiración y envidia

Una colección que quizás nadie estaba esperando y que, quizás por ello, está suponiendo un auténtico revuelo en las redes sociales. No obstante, sigue la idea de la familia Audemars de construir un futuro sobre la tradición relojera y ha suscitado la misma reacción en sus rivales que hace cincuenta años.

Les ha pillado tan de improviso que lo único que saben decir es que no parece un Audemars Piguet pese a estar  claramente inspirada en archivos de la manufactura. Lo dicen porque sus piezas, tras ocho años de trabajos secretos, han nacido para asombrar y sobre todo para conquistar a una nueva generación de clientes con un diseño contemporáneo y atemporal.

Tanto el diseño como la maquinaria son artesanales

Bautizada como ‘CODE 11:59’, la colección tiene un nombre original, pegadizo, actual y además en cada uno de sus dígitos podemos descubrir un interesante significado:

  • C. «Challenge» en español es «reto». Este reloj desafía los límites de la artesanía.
  • O. «Own» con el significado de «propio», con el que quieren expresar su determinación para mantener el legado y la pasión de la familia Audemars Piguet.
  • D. «Dare» o lo que es lo mismo, «atreverse» a seguir las convicciones de la firma.
  • E. «Evolve». Hace referencia a no dejar nunca de evolucionar pero manteniéndose de pie.
  • 11:59. Es el último minuto del día. Tras él, comienza una nueva jornada.
La limpieza de su lectura es espectacular

Inspiración histórica

Para diseñar la caja de la colección CODE 11:59, los relojeros de Audemars Piguet se inspiraron en una base de modelos históricos, especialmente en uno del año 1945, pero con un claro toque tecnológico y modernista. En las tres piezas que componen la caja, cuya carura es octogonal haciendo un guiño a la identidad de la firma, se pueden apreciar los avances de la artesanía relojera y una gama de acabados de la más alta calidad.

El bisel, muy estrecho, hace que la caja de 41mm se vea más grande y le da una gran extensión a la esfera, lo que da como resultado una apariencia abierta aún más minimalista afianzada por el cristal, doblemente curvo, en los dos lados. Gracias a esta doble curvatura el usuario tiene la máxima legibilidad y disponibilidad de lectura.

El logo, montado a presión en la esfera, lo hace imposible de copiar

Una colección actual y atemporal

A diferencia de la muy querida colección Royal Oak, la CODE 11.59 es minimalista, con un dial limpio que representa un movimiento audaz en la otra dirección. Respecto a la esfera, cabe destacar la realizada en aventurina del calendario perpetuo, una de las más bellas diseñadas hasta la fecha. Asimismo, merece mención especial el hecho de que los números e índices estén aplicados y curvados para dar la impresión de ergonomía, mientras que el logo está montado a presión sobre la esfera, algo que ha supuesto años de investigación y desarrollo y hace que este reloj sea imposible de copiar.

La nueva colección CODE 11:59 tiene 13 referencias y seis movimientos que incluyen tres calibres nuevos. Un cronógrafo de rueda de columna integrado con función de retorno (que los amantes de la marca llevaban años esperando), un calibre tres agujas de cuerda automática con indicación de segundos y fecha; y un calibre de tourbillon volante de cuerda automática.

Se han creado 13 referencias, seis movimientos y tres nuevos calibres

Tres nuevos calibres

El nuevo 4302 es un movimiento automático de fecha y hora con un rotor de oro dedicado de 22k y una confiabilidad y precisión mejoradas con una reserva de energía de 70 horas. Por su parte, el nuevo calibre 4401 es un cronógrafo de rueda de columna integrado con una función de retorno y una indicación de fecha de salto instantáneo que tiene un rotor de oro de fondo abierto y una reserva de marcha de 70 horas. El tercer calibre que presenta la marca es el 2950, ​​el primer tourbillon volador automático de Audemars Piguet con rotor central que cuenta con una reserva de marcha de 65 horas.

El nombre, el diseño, la caja y los nuevos calibres están tan bien pensados, cuidados y ejecutados que en su primer día de presentación y pese a las críticas de algunos competidores, la colección CODE 11:59 agotó las existencias para todo 2019 en dos de su referencias, el calendario perpetuo y el tourbillon. Son muchos los amantes de la relojería que están deseosos de que el resto de las referencias lleguen a las AP Houses de todo el mundo, por lo que sin duda esta colección representa el último minuto de un nuevo día donde construir un futuro sobre la tradición relojera.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies