Belleza

Sí, los hombres también se operan… ahí

Los hombres también demandan intervenciones de cirugía íntima, un ejemplo claro es el lifting testicular o escrotal.

Julio Puig. 22/02/2019

La cirugía íntima surgió en la década de los 50 para resolver problemas relacionados con la funcionalidad de los órganos sexuales. Pero pese a que en su origen su objetivo era básicamente médico, es decir, se centraba en corregir defectos congénitos, problemas funcionales…  con el paso del tiempo se fueron superando los tabúes y fue surgiendo y consolidándose el concepto de estética genital, que hace referencia a aquellas intervenciones destinadas a mejorar la estética y la forma de la zona genital.

Cada vez son más las personas que acuden a las consultas de los cirujanos plásticos con el objetivo de mejorar el aspecto estético de su zona erógena y resolver esos pequeños problemas que afectan a su vida normal. Los hombres no son una excepción. Además de cuidar su aspecto facial y corporal, los varones se preocupan por sus zonas íntimas, ya sea por motivos estéticos o para resolver problemas de salud. Estas son algunas de las intervenciones más solicitadas:

La cirugía íntima interesa cada vez más a los hombres

Lifting testicular

Con el paso del tiempo y como consecuencia del envejecimiento, los testículos pueden descolgarse, presentando una laxitud excesiva en la zona escrotal. Con este tipo de lifting se elimina el exceso de piel del escroto, elevando y remodelando la zona genital para mejorar su apariencia estética, devolviéndole un aspecto más juvenil.

Liposucción del pubis

El acúmulo de grasa en el pubis y el abdomen del hombre puede causar que el pene quede oculto. Con la liposucción del pubis se aspira la grasa excedente mediante una cánula que se introduce en el área a tratar a partir de un par de incisiones de medio centímetro. El resultado se aprecia casi de inmediato al hacer desaparecer por completo el tejido graso.

Los dolores durante la erección pueden frenarse con la frenulectomía

Frenulectomía

La frenulectomía es la operación quirúrgica mediante la que se elimina el frenillo del pene (parte que une el glande y el prepucio). Se suele realizar cuando el paciente presenta un frenillo corto, es decir, un frenillo que limita el movimiento del prepucio sobre el glande, lo que produce dolores durante la erección o la actividad sexual. La frenulectomía es una intervención ambulatoria que se realiza bajo anestesia local. Tras la cirugía, el paciente puede volver a su hogar donde deberá permanecer reposando de 2 a 3 días, momento en el que ya puede reincorporarse a sus quehaceres diarios. Ahora bien, el paciente no debe realizar esfuerzos físicos que puedan afectar la zona tratada durante 2 o 3 semanas.

No debe confundirse el frenillo corto con la fimosis, que se produce cuando la piel del pene no se puede retraer lo suficiente como para dejar al descubierto el glande, debido a que la piel que la recubre no tiene abertura suficiente. La frenulectomía tampoco tiene nada que ver con la circuncisión, que es un procedimiento que consiste en la eliminación de la piel que recubre el glande con el fin de dejarlo al descubierto de manera permanente.

El pene también se puede engrosar y alargar mediante cirugía 

Alargamiento y engrosamiento del pene

Para engrosar el pene se realizan infiltraciones de grasa del propio paciente (extraída previamente de zonas con abundancia de depósitos grasos como puede ser el abdomen o los muslos) o se emplean rellenos biocompatibles. En cambio, para alargarlo, se corta la sección del ligamento suspensorio que fija el pene al hueso púbico y soporta la piel desde el abdomen hasta el tronco del pene. Se pueden conseguir hasta 4 centímetros, aunque se pierde verticalidad en la erección.

Ginecomastia

La ginecomastia hace referencia al crecimiento anómalo del pecho del hombre. Tiene su origen en el agrandamiento excesivo del tejido glandular, lo que provoca un abultamiento y un aumento del tamaño de los senos, generando una silueta poco masculina. La ginecomastia tiene su origen en los desequilibrios que se producen entre los niveles de testosterona y estrógenos en el cuerpo del hombre.

La ginecomastia es una intervención que se realiza bajo anestesia general. Para eliminar y extraer el tejido glandular y la grasa que baja desde el pezón hasta el músculo pectoral se realiza una pequeña incisión en la axila. Gracias a la ginecomastia el paciente puede recuperar su silueta de manera rápida y efectiva. Se consigue un tórax plano y una apariencia mucho más varonil. Los resultados son definitivos y se aprecian pasadas unas semanas. Para mantener la nueva figura se debe seguir una dieta equilibrada y unos hábitos de vida saludables.

*Para saber más consulta en Drpuig.com.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies