Cine

‘La mula’, la nueva clase magistral de Clint Eastwood

Clint Eastwood nos presenta su última película, 'La mula', en la que vuelve a dar una clase magistral de dirección e interpretación.

Amalia Enríquez. 08/03/2019

Clint Eastwood tiene la habilidad de meterte en sus películas sin que te des cuenta, de manera dosificada. Y cuando ya estás inmersa, es imposible escapar porque te captura con su andar renqueante, unas arrugas que ya son surcos de experiencia y una maestría en la dirección que no hace más que crecer con el paso de los años. ‘La mula’ es su nuevo trabajo. Interpreta, dirige y produce una historia real en la que le acompañan Bradley Cooper y Andy García.

Sinopsis

Earl Stone (Clint Eastwood) es un anciano horticultor de cerca de 90 años, veterano de la Segunda Guerra Mundial. Está solo y en quiebra, ya que se enfrenta a una ejecución hipotecaria de su negocio. Es entonces cuando le ofrecen un trabajo que simplemente le exige conducir. Todo parece bastante fácil, pero, sin saberlo, lo que realmente está haciendo es transportar cocaína para un cártel mexicano. Todo se complica cuando el agente de la DEA, Colin Bates (Bradley Cooper), empieza a investigar esta misteriosa mula que transporta drogas para el cártel de Sinaloa.

Clint Eastwood interpreta en esta película a un hombre que ha fracasado en su vida familiar

Una nueva lección de vida

En ‘La mula’, Clint Eastwood es un hombre de casi 90 años que empieza a darse cuenta de que ha sacrificado lo único que vale la pena en la vida: pasar tiempo con la gente que amas. “Earl ha fracasado en su vida familiar, pero se ha estado engañando, explicando a los demás cómo relacionarse con sus propias familias” señala Eastwood. “Ahora quiere volver al redil pero no lo va a tener fácil”.

Earl no ha cumplido la promesa de ayudar a pagar la boda de su nieta, así que ve el dinero como un medio para recuperar el afecto de los suyos. Si es que eso sigue existiendo; lleva décadas prestando más atención a sus lirios que a su esposa y su hija, el negocio va mal, así que está a punto de perderlo todo.

Nadie sospecharía de él en caso de cometer un delito

Justificaciones inútiles

Es uno de esos hombres que se lo pasaban muy bien cuando no estaban en casa. Y cuando estaba no era el hombre que su familia quería que fuese. Así que se centró en el otro amor de su vida: su trabajo como floricultor y vendedor de lirios. Pero ahora, su negocio también da pérdidas… hasta que se le presenta una oportunidad nada usual. Earl es un hombre que ha pasado años viajando a las exposiciones de flores así que conducir no tiene ningún secreto para él. Y a su edad, ¿quién va a sospechar que está cometiendo un delito?

“Fui un padre horrible, un marido horrible. Creí que era más importante ser ‘alguien’ fuera que ser el fracasado que era en mi propio hogar”, comenta el actor. “Uno puede hacer que todo encaje en tu manera de pensar si lo piensas bien, o si no lo piensas en absoluto al explicar la manera en que Earl justifica su pasado y presente. No para de justificarlo todo”.


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies