Edificios Singulares

Manhattan tendrá el hotel modular más alto del mundo

Una importante cadena hotelera está instalando un hotel muy especial, fabricado en Polonia en módulos nada convencionales.

Si tuviéramos que elegir un lugar del mundo donde residir, existen bastantes posibilidades de no ponernos de acuerdo, ni siquiera, con nuestra pareja, familiares, o amistades más cercanas. Sin embargo, si tuviéramos que elegir una ciudad del mundo que no podemos dejar de visitar, las posibilidades de desencuentro disminuyen y, si esa ciudad es la más popular del orbe, no me cabe duda que la mayoría disfrutaríamos recorriendo sus míticas esquinas y fotografiando sus glamurosos íconos.

La ciudad de Nueva York albergará el hotel modular más alto del mundo, un edificio diseñado por el arquitecto Danny Forster

La ciudad de Nueva York acogerá el hotel modular más alto del mundo

Hablamos de Nueva York. Claro. Una ciudad que se reinventa en cada esquina, que renace cada año con una nueva idea, con un nuevo lugar de culto. Así que, vale la pena preparar el siguiente viaje y quedarnos, por ejemplo, en el hotel modular más alto del mundo. Un nuevo espacio que ha sido diseñado por un presentador de televisión y gestionado por la marca de hoteles más prolija del orbe, ahí queda eso. Si os decimos que el arquitecto se llama Danny Forster, tal vez os quedéis igual, pero si os decimos que presentó la serie Megaconstrucciones de Discovery Channel, seguro que os va sonando.

El hotel, que se emplaza en el número 824 de la Sexta Avenida, contará con 168 habitaciones, repartidas en 26 platas, en una superficie total de 9.300 m2

Los módulos del edificio llegan desde Polonia

Danny Forster & Architecture se ha encargado del edificio que alcanzará los 96 metros de altura, gracias a sus 26 plantas, abarcando una superficie construida de 9.300 metros cuadrados, en la que tendrán cabida 168 habitaciones totalmente modulares, que se fabricarán en Polonia y se trasladarán a los Estados Unidos. Para transportar estos módulos desde el muelle, al número 842 de la Sexta Avenida, se trabajó con nocturnidad y alevosía, evitando los colapsos de las, ya de por sí, sobrecargadas carreteras neoyorquinas.

El hotel modular AC Hotel NoMad by Marriot espera abrir sus puertas en el 2020 y es el segundo hotel de este tipo en EE.UU

El AC Hotel NoMad by Marriott pretende abrir sus puertas a principios del próximo año. Ya han empezado las obras de construcción, después de haber demolido un antiguo edificio de siete plantas de altura, por el que casi nadie ha llorado demasiado (todo hay que decirlo). Incluso, muchos neoyorquinos se han alegrado de su desaparición y eso que su fachada era de mármol. En fin. El AC Hotel NoMad by Marriot no será el primer hotel modular del Estado, dado que el Bowery Hotel de CitizenM, de 19 plantas, abrió sus puertas el pasado 2018 y cuenta con 300 habitaciones.

El hotel contará con todo tipo de comodidades, un amplio vestíbulo de lujo, varios espacios al aire libre y habitaciones entre las plantas 5 y 25

Contará con todas las comodidades y un diseño exclusivo

El hotel será de cuatro estrellas y contendrá casi todo lo que se puede esperar de un hotel de estas pretensiones. Sala de lectura, gimnasio, sala de conferencias, una buena cafetería y, por supuesto, su generoso vestíbulo, hecho diferencial de los hoteles. Además, los usuarios podrán disfrutar de numerosos espacios al aire libre en las plantas tercera y cuarta. Las habitaciones se ubicarán entre los pisos 5 y 25. Cada una de ellas vendrá de Polonia, donde la subcontrata DMD Modular tiene previsto fabricar los 168 módulos en tan solo 21 semanas.

La cimentación del edificio será construida in situ, a través de medios tradicionales, mientras que los módulos se traen desde Polonia

La cimentación del edificio, la caja de escaleras, los ascensores y las primeras plantas serán ejecutadas por los métodos “tradicionales”, es decir, in situ, preparando la grúa que desplazará los módulos hasta su lugar, posicionándolos y conectándolos entre sí. La contrata principal, Skystone Groups, es experta en este tipo de edificaciones y nos cuenta que cada planta está compuesta por 8 módulos, que cuentan con una habitación y baño para cada uno de ellos. Una vez instalados dichos módulos, estos se interconectan mediante partes de hormigón, formando un conjunto sólido.

Cada una de las plantas el hotel está compuesta por 8 módulos que se interconectan entre sí mediante partes de hormigón, formando un bloque solido

La construcción del edificio modular asciende a 63 millones de euros

El coste del complejo se prevé que alcanzará los 70 millones de dólares, unos 63 millones de euros, lo que eleva el precio por metro cuadrado a 6.774 euros. Para hacernos una idea, el complejo 420 Kent tuvo un coste por metro cuadrado de 8.160 euros, el 15 Central Park West (el edificio más cotizado del mundo), eleva esa cantidad a 11.600 euros/metro y, según pudimos deducir del costo anunciado por el contratista del complejo 15 Hudson Yards, el coste por metro cuadrado del rascacielos alcanzó los 6.516 euro. Viendo estos números, no parece que sea una “ganga” el edificio modular, ¿verdad?

El coste final del hotel se estima en 63 millones de euros, unos 6.774,20 euros el m2

Una pista nos la da el propio estudio de arquitectura que presume: «La consistencia de alta calidad se combina con una expresión arquitectónica inventiva, con una sofisticada estrategia de balcón que apacigua el estigma de la doble anchura prefabricada barata». Vaya. Mira por donde ni a ellos les parece barato. No en vano, el diseño no deja de ser atractivo, con un giro de la parte principal del edificio, con respecto a su base, dando una eventual sensación de movimiento, unido a la fusión en su fachada de piedra caliza, bronce y aluminio, tres poderosos materiales constructivos.

El edificio cuenta con un diseño atractivo y una fachada de bronce, aluminio y piedra caliza

Se espera que en un año el hotel pueda iniciar su actividad

Lo que sí parece definitivo, en cuestión de ahorro, es el tiempo, dado que la empresa constructora garantiza en su web que se tardará un 70 por ciento menos en construir el edificio, debido a la forma de producir los módulos en el ambiente seco y controlado de la fábrica. No se nos escapa que cuanto antes se acaben las obras, antes empezará el complejo a producir dividendos, con lo que ese tiempo ganado puede ser un poderoso aliciente para decidir fabricar grandes edificios por este medio. Con todo, la fabricación modular a gran escala está aún desarrollándose y es previsible que mejore exponencialmente, desde luego, Marriott así lo cree.

Optar por un edificio modular acorta los tiempos de construcción y permite iniciar más rápidamente la actividad económica, consiguiendo aumentar los beneficios

El futuro aún se está escribiendo y, en ingeniería y arquitectura todo está por verse. Forster nos asegura que el hecho de ser modular no convierte a su edificio en un aburrido bloque repetitivo, de hecho, su diseño permite diferentes tipos de habitaciones, además de aprovechar todas las ventajas que conlleva aumentar la calidad debido al método de fabricación. Todo lo demás, lo gana su fantástica fachada. ¿Probaremos a pernoctar en tan audaz hotel?


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies