Hoteles

Un refugio en Peralada para disfrutar y olvidarse del mundo

Visitar el Hotel Peralada Wine Spa & Golf es adentrarse en un refugio para el cuerpo y la mente que nunca se vive de la misma forma.

Isabel Chuecos-Ruiz. 05/09/2019

Este es el hotel que elijo para mis escapadas. En el corazón del Alt Empordà, cerca del Cap de Creus, me espera siempre este singular y exclusivo hotel de 5 estrellas, Peralada Wine Spa & Golf sin lugar a dudas uno de los más extraordinarios de la región. Este es mi rincón para desconectar. Escapar del ruido y el frenesí de los infinitos viajes. Un hotel situado a las afueras del centro histórico de Peralada que se ha convertido, con intervalos cada vez más cortos, en el sitio al que siempre quiero volver.

Las habitaciones del hotel reciben el nombre de conocidas producciones de Ópera del Festival de Peralada como Otello, Don Giovanni y La Bohème.

Un rincón donde desconectar, relajarse y olvidarse del ajetreo de la ciudad

De una simplicidad genial. No hay ostentación, todo es minimalista, sencillo, impregnado de olores y colores neutros que no monótonos. Simplemente siguen el principio del buen gusto. Las habitaciones son amplias, confortables y gozan de todo lujo de detalles de calidad. Siempre me hospedo en una de las seis apacibles suites de la planta baja que cuentan con jardín propio (y acceso, si prefiero, independiente del hotel). Los nombres de las habitaciones son de producciones de Ópera del Festival de Peralada: Madame Butterfly, Turandot, Otello, Andrea Chénier, Don Giovanni y La Bohème.

El campo de golf de 18 hoyos y una escuela apta para todos los niveles donde poder aprender a disfrutar de este magnifico deporte

Un hotel único que garantiza una estancia vital llena de paz y comodidad. Aquí la dimensión temporal desaparece. Nada marca el ritmo de tu vida. Largas mañanas en el nuevo gimnasio, una maravilla desde que lo han reformado; después nadar en la piscina exterior o interior (dependiendo del tiempo) mi único propósito concentrarme en el relax, acompañada de un libro.

Mientras, a mi alrededor, las magníficas vistas al campo de golf con 18 hoyos, una escuela para todos los niveles, tienda profesional, zonas de approach y de green y un Pitch & Putt de 9 hoyos para disfrutar de un juego corto que me parece siempre divertido. Suelo jugar hasta aproximadamente el mediodía.

El restaurante L’Olivera cuenta con una magnifica oferta donde degustar una deliciosa cocina de autor basada principalmente en la tradición mediterránea

Una oferta gastronómica de lujo basada en la tradición mediterránea

Después disfrutar en el restaurante L’Olivera, un espacio bien definido donde degustar una exquisita cocina de autor basada en la tradición mediterránea. El maître Eduard Verdaguer y el sommelier Robert Quintana te presentan las sugerencias del día y te hacen sentir como en casa.

Josep Font al frente del rompecabezas del hotel y Carles Dalmau, subdirector, ambos se encargan de cuidar esa perfección imperceptible que multiplica tu bienestar. Muebles bien elegidos, cuadros, cortinas, divanes, alfombras, jardines, limoneros, salas de lectura, en cada rincón predomina la sencillez en su dimensión correcta.

El Wine Spa cuenta con servicio de sauna y masajes entre los que destaca el de aceite de semillas de uva

Un refugio donde poder disfrutar del silencio y de la compañía de grandes amigos

Llegada la tarde, desconectar en el Wine Spa. Inicio con una sauna, y desde luego, no renuncio a un buen masaje con aceite de semillas de uva. Deliciosamente lento. Y a estas alturas ya has conseguido frenar el ritmo y empiezas a poner entre paréntesis los inevitables problemas del día a día.

En este contexto y bajo este nombre Peralada he encontrado el escenario perfecto para mis escapadas. Descansar en un atardecer de verano reencontrándome con los amigos de siempre. Dos veces al año nos solemos reunir aquí, porque aquí todo es fácil, cómodo. Si buscas luz, hay luz. Si buscas silencio también.

Es una forma de desaparecer en “nuestro” refugio preferido. Reunir a Amigos (en mayúscula) de los que se pueden contar con los dedos de una mano. Puedo decir que tengo, con este reducido número, una amistad ejemplar en todos los sentidos desde hace más de treinta años. Alguien lo llamaría “la empatía de las almas”.

A medida que van llegando, y mientras comentamos cuál es nuestro próximo destino,  esperamos al último de todos. Entonces, y tras un gesto de disposición, optamos por dar un paseo por los prados circundantes aunque el viento sople (hecho habitual en esta zona). Paseo que interrumpimos cuando vemos desaparecer la línea del horizonte.

En el interior de las torres del Castillo de Peralada puedes disfrutar de la oferta de un restaurante estrella Michelin gracias al cocinero Xavier Sagristà

El Castillo de Peralada una visita obligada donde disfrutar de un restaurante estrella Michelin

A un paso del hotel nos espera una cena especial en el Restaurante del Castillo de Peralada conocido sobre todo, por el Festival que lleva su nombre. Un restaurante gastronómico (1 estrella Michelin) ubicado en las torres del castillo donde nos recibe, con su alegría habitual, Toni Gerez, maître-sommelier y Xavier Sagristà en los fogones, ellos forman un equipo magnífico y siempre sorprenden con su creatividad. La experiencia sobrepasa nuestras expectativas. Noches demasiado cortas para tan largas conversaciones en el Castillo de Peralada. Horas fugaces mientras nos deslizamos por una velada de confidencias y puntos de vista sin desvelar nuestros códigos secretos.

Pero el conjunto no es simplemente un castillo histórico, vigente durante varios siglos, diría que guarda en sí la marca del pasado pero sabiendo relacionarse con el futuro. No podría extenderme aquí en las diferentes temáticas que alberga este castillo donde no falta ingenio y diversidad. Pero recuerdo haber recorrido, en otras ocasiones, el magnífico claustro gótico del siglo XIV, secreto y discreto; el Museo del vino, la cerámica y el vidrio; y la apabullante biblioteca con volúmenes inauditos, todos ellos inscritos en el inventario del Peralada Resort.

En el interior del castillo se puede encontrar un claustro gótico del siglo XIV y una biblioteca con miles de libros inscritos en el inventario del Peralada Resort

En el castillo se celebra cada año Festival Internacional de Música Castell de Peralada

Un castillo medieval muy “musical” que lleva ya mil conciertos presenciados. Pero hoy el flujo musical, en su mayor parte, proviene de las palabras. Absorbidos y sumergidos en el placer de las conversaciones en un mundo que nos pertenece por unas horas.

Muy entrada la media noche volvemos caminando al hotel, un corto paseo con la única luz de las estrellas, la mayoría de las veces totalmente en silencio. Y sabemos que al llegar nos espera, en cada habitación, una botella de cava Stars (Brut Reserva) bien sea para complacernos o bien como alternativa al insomnio.

Soy plenamente consciente de mi subjetividad con este hotel, la razón es simple, sugerir una opción en el saturado panorama de hoteles anónimos si nos aventuramos a una elección aleatoria. Es justamente su fascinante encanto uno de los aspectos que más me atraen.

Además, el hotel ofrece un amplio abanico gastronómico para los veganos, así como opciones de dietas saludables y alternativas

Un hotel donde sentirte como en casa

Amanece y las mañanas marcan el punto de partida, por ello despertarte lentamente y disfrutar de un desayuno Healthia, mientras las nubes cruzan el cielo. Lo más curioso es que todos, veganos o no, optamos por este abanico gastronómico con alternativas saludables. Un menú que parece renovado día a día.

En suma, y a grandes rasgos, hemos conseguido adueñarnos del tiempo y seguir “soñando”, el verdadero motivo del viaje, más allá del ameno paisaje. Sucede siempre así, a la espera de la repetición de la experiencia.

Cada noche en la habitación podrás disfrutar de una copa de cava Stars (Brut Reserva) mientras disfrutas de la belleza y tranquilidad del lugar

Y sin darnos cuenta finaliza la estancia en “nuestro” hotel, todo habría podido continuar, pero recomencemos. En otras palabras, mañana nos volveremos a poner en marcha, abriremos los ojos en un mundo monocromático, llamado comúnmente “moderna vida urbana” mientras escuchamos el murmuro de los motores en alguna carretera estrecha. Y volveremos a dirigirnos, cada cual en diferente dirección, a preparar pasaportes, equipajes y billetes que acaban por no llevar a ningún lugar.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies