Tecnología

Conéctate a una red WiFi gratis, pero de forma segura

Descubre la forma en la que puedes aumentar tu seguridad al usar redes WiFi públicas.

The Luxonomist. 24/09/2019

Son  como oasis en el desierto. Las redes WiFi públicas nos ofrecen conexión en momentos en los que queremos acceder a Internet y no podemos. Por ejemplo, cuando se nos han acabado los datos en nuestro teléfono móvil. También cuando viajamos fuera de la Unión Europea y no queremos sufrir las consecuencias del roaming. Si queremos descargarnos algún archivo pesado o trabajar fuera de casa, respiramos aliviados al comprobar que hay una WiFi gratuita disponible. Viajar a bordo de un tren por lugares sin cobertura y poder conectarse también es motivo de celebración para muchos.

Tener disponible una conexión a Internet de manera gratuita siempre es una alegría. Sin embargo, no todo son ventajas con las redes WiFi públicas o aquellas que detecta nuestro dispositivo y no requieren una contraseña para entrar. Precisamente porque son accesibles para todo el mundo, son también un imán para terceras personas interesadas en acceder a los dispositivos que se conectan a estos puntos.

Conectarse a una red WiFi gratis tiene múltiples ventajas, pero también puede ser un modo de ofrecer a terceras personas documentos y datos privados de tu dispositivo

Cómo afectan las wifis públicas a nuestra seguridad

La mayoría de las redes WiFi públicas no requiere una autenticación para su utilización. Por este motivo, un hacker que utilice la misma red que nosotros para conectarse podría acceder a la información no cifrada que compartamos o incluso a la que esté almacenada en nuestro equipo. En otras palabras, podría observar y comprender sin cortapisas lo que hacemos desde nuestro dispositivo.

El tipo de información que se podría ver comprometida abarca correos electrónicos importantes, información financiera e incluso las credenciales que se utilizan para acceder a la red de una empresa. Esto permite a quien la intercepta suplantar posteriormente la identidad del propietario para entrar en distintos sistemas.

En cualquier caso, el peligro de acceder a una red WiFi no segura no solo tiene que ver con un posible robo de datos. También expone el dispositivo que conectemos a recibir malware. Por ejemplo, Kaspersky explica que algunos crackers consiguen piratear el punto de conexión para que aparezca en la pantalla una ventana de actualización de un conocido programa cuando el usuario se está conectando. Al hacer clic en la ventana, el malware comienza a funcionar.

A través de una red WiFi pública no solo podemos ser víctimas de robo de datos o suplantación de identidad, sino que también exponemos nuestro dispositivo a un ‘malware’

Cómo utilizar una red WiFi gratuita con seguridad

¿Significa esto que debemos decir adiós a las redes WiFi gratuitas? En absoluto. Por fortuna, existen algunas medidas que se pueden adoptar para aumentar la seguridad al emplearlas y reducir las posibilidades de exponer datos o dispositivos a las malas intenciones de terceros.

Estas precauciones también se deben tomar si tratamos de conectarnos a una red pública que requiera una contraseña para acceder a ella. Aunque tiene un grado más elevado de seguridad que otra que no la exija, no deja de ser un entorno de riesgo en el que se conectan muchos usuarios.

Una de las maneras más seguras de utilizar una red wifi pública es hacerlo mediante una red privada virtual o VPN. Básicamente, consiste en crear una red local para conectar un dispositivo a un sistema que no está físicamente presente, como puede ser el caso de un trabajador que se quiera conectar a la red de su empresa en remoto.

Utilizar una red privada virtual o VPN es una de las formas más seguras de conectarse a una red WiFi gratuita

Redes VPN una de las formas más seguras de conectarse a una WiFi pública

Las redes VPN incluso permiten ocultar el lugar desde el que nos estamos conectando. Normalmente, los dispositivos se enlazan a un proveedor de Internet y, desde ahí, a un sitio web. Al utilizar una de estas redes, la conexión desde el proveedor de Internet se dirigirá directamente al servidor VPN y, desde allí, partirá a su destino a través de una conexión que normalmente estará cifrada.

En la práctica, la dirección IP del dispositivo será la del servidor VPN, por lo que a todos los efectos parecerá que se está conectando desde allí. Y lo más importante: la información que comparta el dispositivo con su red estará encriptada y, por tanto, protegida frente a terceros.

En resumen, el uso de una red VPN añade una capa extra de seguridad a nuestra conexión y es la mejor opción que existe si debemos acceder desde una red gratuita a entornos con información sensible, como la red de nuestra empresa o alguna aplicación financiera.

En cualquier caso, este método no es infalible y conviene utilizar siempre conexiones lo más seguras posibles para acceder a este tipo de entornos.

Las redes VPN nos permiten ocultar el lugar desde el cual estamos conectados, añadiendo una capa extra de seguridad a nuestra conexión

Algunas precauciones sencillas

Además del empleo de una VPN, se pueden adoptar otras medidas muy sencillas para aumentar la seguridad de los dispositivos, especialmente en sus conexiones a redes no seguras. Una de ellas consiste en indicarle al equipo que nos estamos conectando a una red pública, una opción disponible en Windows para poner sobre alerta al sistema de que no estamos utilizando una de nuestra total confianza.

También conviene contar con un antivirus actualizado. Muchas de estas aplicaciones no solo protegen los equipos de malware, sino que también detectan y bloquean intentos de ataque por parte de terceros. Asimismo, es muy recomendable actualizar los parches de seguridad que facilitan los fabricantes del software que utilizamos.

Existen otras puertas que conviene cerrar para mantener a salvo nuestros datos y dispositivos. Una de ellas es la sincronización en segundo plano de agendas, calendario, descargas de correo electrónico y realización de copias de seguridad. Al menos mientras estemos conectados a una red WiFi no segura, lo mejor es detenerla para evitar que otros interfieran.

También se recomienda uilizar parches de seguridad, antivirus y mantener el sistema WiFi desconectado en el dispositivo cuando no se esté utilizando

Si no estás conectado, mantén el sistema WiFi de tu dispositivo desconectado

Desactivar el sistema WiFi de los dispositivos cuando se encuentren lejos de sus redes habituales es otra precaución recomendable. Se debe tomar en conjunto con otra: limpiar la lista de puntos de acceso memorizados y dejar solo los realmente confiables. La razón es sencilla. Tal y como explica la Oficina de Seguridad del Internauta, un atacante puede suplantar una red WiFi de la lista de favoritos y conseguir que el dispositivo se conecte automáticamente. Así, se situaría entre el punto de conexión y el usuario. Sin saberlo, este comenzaría a enviarle información sin ningún tipo de restricciones. El resto queda a merced de la imaginación del hacker y sus intenciones.

El sentido común suele ser el mejor consejero a la hora de aumentar nuestra seguridad en un mundo que cada vez está más conectado. Disponer de la información adecuada nos ayudará, además, a multiplicarla.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies