ACTUALIDAD

Los productos ecológicos y reutilizables que debes incorporar a tu rutina

Cepillos de dientes de bambú, botellas de cristal o bolsos de corcho son algunos de los productos 'eco-friendly' con los que podemos cubrir nuestras necesidades mientras respetamos y cuidamos el medio ambiente.

El cuidado del medio ambiente se ha convertido en uno de los principales puntos a tener en cuenta por parte de las empresas y la población. Problemas como el cambio climático y la contaminación protagonizan cada día miles de titulares en las noticias, lo que hace que cada vez más gente empiece a concienciarse sobre la necesidad de cambiar nuestros hábitos y reducir el consumo de materiales nocivos para nuestro entorno.

Un claro ejemplo de esto lo encontramos en el plástico. De un tiempo a esta parte hemos visto cómo los supermercados y tiendas dejaban de ofrecer bolsas de plástico y las sustituían por otras de papel o tela. Del mismo modo, muchos envases de productos han cambiado su formato, con el objetivo de reducir el impacto que generan sobre el medio ambiente.

Según Greenpeace, en España solo el 30% del plástico se recicla, el resto se acumula y muchas veces acaba desembocando en el mar

El plástico es uno de los grandes enemigos del planeta

Y es que los residuos plásticos se ha convertido en uno de los grandes problemas del mundo actual. Según Greenpeace, solo el 30% de los plásticos consumidos en España se recicla, mientras que el 70% restante se acumula, teniendo como principal destino el mar. Es por ello que muchas empresas han optado por cambiar el material de sus envases y apostar por el cuidado de nuestro ecosistema.

La marca de productos naturales Green Frog ha anunciado el uso de botellas de cristal para comercializar sus famosos zumos de aloe vera 100% BIO. «Por lo general, el usuario que se preocupa de consumir alimentos ecológicos también espera que su envasado sea lo más eco-friendly posible”, aseguran desde la marca.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de 🐸 Green Frog Aloe Vera (@greenfrogaloe) el

Materiales como el cartón y el cristal se convierten en el principal sustituto del plástico

Y es que el cristal se ha convertido, junto con el cartón, en uno de los principales sustitutos del plástico, ya que según Greenpeace, un botella de plástico tarda más de 500 años en descomponerse. Ahora es muy habitual acudir al supermercado y encontrar botellas de agua, refrescos y zumos en pequeños recipientes de cristal o cartón, ya que el impacto de estos materiales es menor y su reciclaje es más sencillo y eficaz.

Esta misma iniciativa se extrapola a otros productos de uso cotidiano, como los cepillos de dientes. Una de las últimas tendencias en higiene bucodental son los cepillos de dientes de bambú, con los que se pretende reducir el excesivo gasto de plástico de los cepillos normales. «Lo normal es cambiar el cepillo cada tres o cuatro meses. Nosotros solemos decirles a nuestros pacientes que deben estrenar cepillo con cada temporada o cambio de escaparate de El Corte Inglés: uno en invierno, en verano, primavera… En el caso de los cepillos de bambú, el recambio debería ser el mismo, siempre y cuando las cerdas sean de tynex», explica el doctor Jorge Ferrús, uno de los fundadores de la clínica dental Ferrus & Bratos. 

Los cepillos de dientes de bambú se han convertido en una alternativa para evitar el residuo de plástico que generan los cepillos de dientes normales

Los cepillos de dientes de bambú son una solución a medio gas

El bambú es un material completamente biológico y degradable, capaz de desintegrarse por sí mismo en tres o cuatro meses si se entierra, por lo cual no genera ningún impacto medioambiental. En el caso de los cepillos de dientes, el bambú está presente en el mango del cepillo, pues las cerdas normalmente se hacen de un material llamado tynex, que no se degrada de forma natural. Es cierto que este último puede ser sustituido por filamentos de fibra de bambú, pero la eficacia del cepillo no es la misma.

«El tynex, al ser un material artificial, se puede estandarizar de manera que todas las cerdas van a tener una abrasividad y porosidad concretas y, por tanto, al cambiar el cepillo cada tres o cuatro meses no vas a desgastar el diente, ni atraer más bacterias de las que vas a quitar a la hora de cepillarte», asegura el doctor.

Sin embargo, al apostar por los filamentos de bambú, «el fabricante no te puede asegurar que la abrasividad esté en una horquilla determinada, puede ser alta, baja, o en unas cerdas ser muy alta y en otras muy baja. Normalmente el cepillo de bambú tiene más abrasividad que el tynex, pero depende mucho del grosor que le des a la cerda», afirma el doctor Ferrús.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Brushboo (@brushboo) el

En el caso de los cepillos de dientes, la opción correcta es comprar un cepillo con el mango de bambú que tenga las cerdas de tynex y de dureza suave. Y es que con las cerdas de filamentos de bambú podemos correr el riesgo de que «no esté limpiando adecuadamente, porque permite el crecimiento de colonias bacterianas en el propio cepillo. Según lo vas usando y lo vas mojando, este empieza a reblandecerse más rápidamente, haciendo que se  hinchen las cerdas de bambú, mientras que con las de tynex esto no pasa», recomienda el doctor Jorge Ferrús.

Las cerdas de los cepillos de bambú pueden ser de tynex y nylon, como los cepillos normales, o de filamentos de fibra de bambú, que también son ecológicos

La moda ecológica llega en forma de bolso fabricado con corcho

Todas estas iniciativas también afectan a la industria de la moda, que busca la manera de crear prendas de ropa a partir de materiales reciclados o ecológicos. La marca de bolsos de lujo Bottega Veneta ha lanzado una colección de bolsos fabricados a partir de corcho. Y es que este material, que procede de los alcornoques de más de 25 años, tiene propiedades impermeables e inodoras, lo que le convierte en la materia prima perfecta para confeccionar ropa.

España, junto con Portugal, es uno de los principales productores de corcho a nivel mundial. Este material se extrae de los alcornoques sin causarles ningún daño y de forma artesanal, de manera que no se genera ningún impacto sobre el medio ambiente. Además, con el tiempo la corteza se regenera y vuelve a producir corcho de forma natural.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Bottega Veneta (@bottegaveneta) el

El corcho se extrae de los alcornoques de forma natural y sin causar ningún impacto

En el caso de la moda, lo que se utiliza para confeccionar prendas y bolsos es la tela de corcho o piel de corcho, que se consigue laminando en capas muy finas el corcho, y uniéndolo a un revestimiento especial, que variará en función de para qué vayamos a emplear el material. El resultado es un producto muy duradero y de tacto suave, resistente al agua, que se puede lavar y ecológico.

Y es que en el momento actual que vivimos es necesario empezar a buscar alternativas sostenibles a la producción de materiales y energías, con el objetivo de reducir la contaminación, el impacto sobre el medio ambiente y tratar de frenar el cambio climático.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies