Economía

Meliá contra la Casa Blanca por la Ley Helms-Burton

El consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, asegura que él no tiene ningún veto para entrar en Estados Unidos.

Estados Unidos es lento pero implacable. Desde que llegó Donald Trump a la Casa Blanca hace tres años, una de sus primeras medidas fue reinstaurar la vigencia de la Ley Helms-Burton respecto de Cuba. Esto significa que aquellos que hagan negocios con Cuba tendrán serios problemas en Estados Unidos. La consecuencia para Meliá Hotels Internacional ha llegado hace unos días.

La multinacional española ha confirmado que su vicepresidente ejecutivo y consejero delegado, Gabriel Escarrer, recibió el pasado 11 de octubre una notificación del Departamento de Estado de Estados Unidos en la que, en aplicación del Título IV del «Liberty Act« (Ley Helms-Burton) si no aceptaban una serie de condiciones en su actividad en Cuba, se le prohibiría el acceso al país.

El grupo Meliá es uno de los principales grupos hoteleros de Cuba (Foto: Meliá Hotels Internacional)

Meliá Internacional responde que es «inasumible» para la empresa

Estas condiciones «impuestas por el Gobierno estadounidense no resultan asumibles por la compañía», aseguran desde Meliá y alegan que su cumplimiento es contrario a la normativa europea. Meliá Internacional afirma que se rige en sus inversiones en Cuba por la legislación europea, específicamente por la Ley Estatuto de Bloqueo que considera que «la Ley Helms-Burton infringe los más elementales principios de Derecho Internacional».

La compañía señala que la administración estadounidense vinculaba esta notificación a la actividad que determinadas empresas filiales de Meliá mantienen con entidades públicas cubanas. El grupo Meliá está presente en Cuba desde hace décadas en régimen de consorcios hoteleros con el gobierno cubano. De hecho, fue una de las primeras multinacionales del sector turístico en apostar por la isla caribeña.

Meliá es la única empresa española cuyo máximo ejecutivo ha recibido una notificación de que no será admitido en Estados Unidos en virtud del Título IV de la Ley Helms-Burton, según fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación.

Hotel Paradisus Los Cayos propiedad de Meliá en Cuba (Foto: Meliá Hotels Internacional)

La Ley Helms-Burton, aprobada en 1996 por el expresidente Bill Clinton, dio a los estadounidenses el derecho a demandar en Estados Unidos a empresas de todo el mundo que se lucren con los bienes confiscados por las autoridades castristas, el gobierno de Barak Obama había dejado sin efecto esta cláusula hasta que se levantó el pasado 2 de mayo.

Estados Unidos acusa a Meliá Internacional de tener dos hoteles en la región de Holguín, que estarían ubicados en una parcela de una propiedad expropiada a la familia Sánchez Hill a finales de los años 50. Desde hace cuatro años, familiares de cubanos han iniciado en el estado de la Florida acciones para recuperar sus tierras y bienes expropiados por la dictadura castrista.

*Foto principal: Meliá Hotels Internacional


Relacionados

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies