EducaciónTheLux

Cómo hablar a los niños del coronavirus

Cuando hablemos a los niños al respecto de la crisis del coronavirus es mejor tener las cosas claras y no transmitirles ansiedad.

Patricia Peyró. 03/03/2020

Después del sida y del Ébola, cada una en su momento, parece que pocas afecciones médicas han tenido tanto eco social como lo está teniendo el coronavirus. Si pensábamos que las noticias irían decrescendo, nos equivocábamos.  Lejos de ello, parece que la cosa va a más, a medida que el virus se transmite y propaga en cada vez más países. Este tipo de noticias, como podemos imaginar, no pasan desapercibidas en el colectivo infantil. Por ello es bueno saber cómo debemos hablar del coronavirus a los niños. Sin restarle importancia a la realidad que nos ocupa, tampoco queremos transmitirles miedo.

Los niños son muy sensibles a lo que ven y oyen, por ello debemos medir nuestras palabras sobre el coronavirus en su presencia (Foto: Gtres)

Por qué debemos hablar del coronavirus en casa

“Seguramente mis hijos son los que más me hablan del coronavirus”, explica Natalia, de 42 años. Sus hijos tienen diez y doce años, respectivamente. “El otro día me preguntó la niña si yo tenía bacteriofobia, y el niño me viene constantemente con datos acerca del coronavirus”. También le han pedido que lleve gel de desinfección de manos al colegio, desde el que han llegado ya varias circulares sobre el tema.

El caso de Natalia no es aislado. Los niños hablan sobre ello, y también reciben bastante información en el entorno del colegio.  Razón de más para comentar en casa el tema del coronavirus. Sólo poniendo el asunto sobre la mesa podremos aclararles las dudas que tengan y, de paso, averiguar qué es lo que ellos saben (o creen saber) de este virus procedente de China.

Usar mascarilla está desaconsejado y les puede transmitir miedo a los más pequeños (Foto: Gtres)

¿Está justificada esta psicosis colectiva?

El protagonismo creado entorno al coronavirus no es “porque sí”, sino que tienen una razón de ser: las noticias constantes y repetitivas en los medios de comunicación. Estas vienen muchas veces acompañadas de imágenes aterradoras, no ya de gente con mascarillas (que por cierto se roban por cajas hasta por algunos sanitarios), sino de personal médico vistiendo buzos, incluso con presencia militar. ¿Quién puede permanecer impasible ante semejante alarma social?  ¿Quién recuerda, antes de esta fecha, vetos, cuarentenas y prohibiciones de entrar, salir o moverse de un país por culpa de un virus o enfermedad? Sin son acontecimientos sin precedentes.

Por esta razón, tampoco debemos sentirnos culpables por haber sentido miedo nosotros también. O si, en algún momento, nos hemos visto decir aquello de “todos vamos a morir”, a la par que enviábamos noticias tremendistas a familiares y amigos.  Lo que toca ahora es tranquilizarnos y saber que hablamos de un virus tipo gripal, y que ha habido muchos otros antes que el coronavirus.

Emplea explicaciones sencillas y adaptadas a la edad de tu hijo, siempre sin mentir y huyendo de alarmismos innecesarios (Foto: Gtres)

La principal consigna: tranquilidad, naturalidad y pautas

Nada transmite más seguridad a un hijo que percibir honestidad y tranquilidad por parte de sus padres cuando les pregunta acerca de algo que les preocupa.  Esta debe ser la orientación que debemos tomar, por oposición a una actitud de miedo y preocupación. Y sigue estos consejos para hablar a los niños sobre el coronavirus:

  • Infórmate de lo que debes saber acerca del coronavirus.
  • Asegúrate de tener una actitud positiva y no aprensiva o hipocondríaca sobre el coronavirus.
  • Invita a la familia a hablar sobre el tema, por ejemplo, a la hora de cenar.
  • Pregúntales a tus hijos primero, “¿qué es lo que sabes del coronavirus?”, “¿qué es lo que te han contado en el cole?”.
  • Desmonta los mitos que se hayan podido montar en su cabeza transmitiéndoles tranquilidad, por ejemplo, con analogías: “El coronavirus es un virus, como tantos otros; es parecido a una gripe cuando nos ponemos malitos, pero se cura”.
  • Dales información concerniente a ellos mismos y a sus seres queridos: “Este virus a los niños no les afecta, no te preocupes. Y sólo es grave en los adultos si están enfermos ellos o si son muy muy mayores”.
  • Resalta la importancia del lavado frecuente de manos, y aprovecha para cerciorarte de que saben lavárselas correctamente.
Enséñales a lavarse bien las manos: será la mejor vacuna contra el coronavirus y otros microorganismos que generen infecciones o enfermedad (Foto: Gtres)

Los aspectos más importantes del coronavirus

En estos días sabemos un poco más del coronavirus gracias a un audio que se ha hecho viral a través de WhatsApp. No hay chat grupal de amigos o de madres del cole en el que no se haya movido. En este, una médico anestesista de la sanidad pública, ha explicado de forma sencilla los aspectos que más nos interesan del coronavirus a las familias.  Su información proviene de una formación recibida en su hospital por parte de una infectóloga y una preventivista. En esta comunicación, en forma de audio de poco más de ocho minutos, da explicaciones que resultarán clave para desmitificar algunos conceptos erróneos generados en torno al coronavirus:

  • Se origina por el consumo de animales salvajes en China.
  • Se contagia por las gotas corporales infectadas si tocamos ojos, boca o nariz con ellas.
  • Habitualmente las gotas se adquieren porque se quedan en alguna superficie y las tocamos con nuestras manos.
  • La medida preventiva más eficaz es el lavado correcto de manos y no la mascarilla.
  • Los síntomas y tratamiento son similares a los de la gripe
  • Los principales afectados por el virus son hombres de 45 años pero la incidencia de muerte por coronavirus es muy baja e inferior a otras enfermedades como la gripe.

¿Cómo lavarnos las manos?

Parece una obviedad, pero lo cierto es que no todo el mundo lo hace bien. Para lavarnos bien las manos deberemos hacer lo siguiente:

  • Mojarnos las manos.
  • Echarnos jabón y frotarlas durante al menos 20 segundos.  Además de limpiar las palmas, incidir en los pliegues, nudillos, entre los dedos y debajo de las uñas.
  • Aclarar las manos con una toalla limpia, papel desechable o secador.
  • Cerrar el grifo con el codo o la toalla, sin tocarlo de nuevo con las manos.

*Foto principal: Gtres

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies