De cerca...

ANDREA LEVY: «Quizás mi defecto sea mi naturalidad»

Amalia Enríquez. 10/04/2020

Nos conocimos por redes sociales y, todo hay que decirlo, por intermediación de nuestro común amigo, Borja Sémper. Hace tiempo que seguía a Andrea Levy pero, desde que es concejal de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, he notado que, sin perder espontaneidad, ha aprendido a contar hasta diez y se ha ganado el respeto, incluso, de sus antagonistas políticos. De ordenador a ordenador, hemos mantenido esta conversación en estos días de confinamiento…

The Luxonomist: ¿Qué te da la política que no encuentras en ninguna otra actividad de la vida?
Andrea Levy: Una vez, una señora cruzó la calle y me abrazó. Me dijo: «¡Gracias!» A veces en el día a día, en los líos de la “batalla política”, no somos conscientes de que representamos a gente que espera mucho de nosotros. Y no les podemos defraudar. Eso me llena de energía cada mañana para seguir.

TL: ¿Dónde está la clave para que alguien de derechas “caiga bien” a la izquierda?
AL: Naturalidad. Yo soy como soy, pero no creo en enemistades preconcebidas. Estoy dispuesta siempre a escuchar y a que me dejen hablar. A partir de ahí hay cosas donde no hay acuerdo, pero también puntos en común. Ese es el camino que teje la democracia.

TL: Esta crisis, lejos de la familia y amigos…¿fortalece los sentimientos?
AL: Desde luego. Llamar a casa y saber todos están bien es un momento de alegría. Ahora el lujo diario es el de saber que todo va bien.

TL: Cuando esto termine, ¿acabaremos “odiando” el mundo virtual y abrazándonos más que nunca?
AL: Hace unos meses solo hablábamos a las pantallas, aunque estuviéramos cenando en un restaurante. Hemos perdido la confianza en el futuro por lo que puede seguir pasando día a día, pero hemos ganado esa humanización, ese bien común, el de la solidaridad.

“Ahora el lujo diario es saber que todo va bien”

TL: ¿Recuerdas esa llamada para ser concejal en el Ayuntamiento de Madrid?
AL: Sí. Estaba en El Retiro con unos amigos. Era la Feria del Libro. Almeida me dijo: «¿Sabes que pensaba en ti para Cultura, Turismo y Deporte?. Es ese momento en el que gritas, lloras y saltas en silencio. Es un honor servir a la ciudad de Madrid y hacerlo con un jefe como este alcalde del que se aprende cada día. Y no es peloteo.

TL: ¿Y cómo se ve la vida desde la ventana de la Casa de Correos?
AL: Poco tiempo para mirar por la ventana, aunque a veces necesitas un minuto de freno. Tengo la suerte de haberme rodeado de un gran equipo, no solo profesional sino también humano. Y así el trabajo no solo sale bien sino que lo hacemos con pasión y pensando en cómo los madrileños disfrutarán de lo que podamos nosotros hacer desde ese despacho.

TL: ¿Dónde está la vida de Andrea Levy más allá del despacho?
AL: A decir verdad, mi despacho es una sala de reuniones y de trabajo administrativo. Yo soy de salir, hablar, que me lleven la contraria, escuchar, vivir para sentir aquello que hay que hacer por un Madrid que sea la mejor escena cultural. Me meto en los saraos de todo tipo. Ahí es donde se aprende, cada día una lección más. Ese es mi trabajo.

TL: ¿Se puede ser imparcial cuando los sentimientos entran en juego?
AL: Cuando tomé responsabilidad del cargo tomé consciencia de ”ahora ya no hay amigos, ya no hay gustos personales”. Gobierno para más de 3 millones de madrileños, hay que tener eso presente en cada decisión. Nunca lo olvido, Madrid es muchos “madrides”.

TL: ¿La forma más elegante de decir adiós según Andrea Levy?
AL: Depende de la situación, pero siempre con discreción.

TL: ¿En qué situación has dicho “chapeau”, me quito el sombrero?
AL: A mi equipo siempre. Hay veces que, aunque estés al mando, te emociona ver la pasión que ponen en sus responsabilidades. Lo más importante que puedes hacer a veces por tu agenda es la supervisión. Y tener un equipo en el que confiar es fundamental.

Foto: David Mudarra

“Soy de salir, hablar y que me lleven la contraria. Vivir para sentir”

TL: ¿Qué te gusta hacer a tu manera?
AL: Quizá mi defecto sea, a veces, mi naturalidad. Siempre que llega un proyecto que me entusiasma digo: «¡Venga, a por él ya!». La gente a veces se sorprende de que un político tome decisiones con tanta facilidad.

TL: ¿Qué es lo que mejor se te da hacer?
AL: Creo que ser resolutiva. Cuando hay caos o muchas cosas por delante que resolver, me marco un rumbo fijo y voy para adelante.

TL: Si pudieras ser otra persona o cosa, ¿por qué /quién optarías?
AL: Por mi madre. Ella me lo ha dado todo.

TL: ¿Qué ha sido lo que realmente ha marcado tu vida?
AL: Pues realmente, ahora mismo, esta pandemia. Me está haciendo reflexionar sobre cómo será nuestra vida después de este estado que todos estamos viviendo.

TL: ¿Qué pone en tu estado de WhatsApp?
AL: La verdad, no pone nada. Pero tengo una foto preciosa de una noche en el Teatro Real.

TL: ¿A quién meterías en una máquina del tiempo?
AL: En una máquina del tiempo me metería yo para ver el futuro.

Foto Gtres

«Es un honor trabajar con Almeida, del que aprendo cada día»

TL: ¿Qué locura has hecho para conocer a uno de tus iconos?
AL: Uy… una vez en el FIB por conocer a Pete Doherty. Le esperé durante horas, después del concierto, para una foto. Acabó siendo un desastre porque él estaba… ¡pues eso!

TL: ¿A qué eres inmune?
AL: No me lamo ya las heridas de los ataques personales. Tengo puesta la coraza. A veces nos equivocamos al dar más importancia al insulto que a los que realmente te están apoyando.

TL: ¿El insulto hace callo?
AL: Me han dicho tantas cosas que no sabría decirte ya ni qué soy… jajajaja

TL: ¿Marca España es…?
AL: Los españoles que salen a los balcones a aplaudir a los sanitarios y los sanitarios que se dejan horas y horas de trabajo en cuidar a los enfermos.

TL: ¿Qué no falta nunca en tu maleta?
AL: Lo básico… ¡ropa interior!

TL: ¿La suerte es más definitoria que el talento?
AL: Nada se consigue sin esfuerzo. A veces hay un golpe de suerte. Pero el talento no sirve si no lo pones al servicio de currártelo.

TL: ¿A qué te suena la vida?
AL: Hay mucha música, soy melómana reconocida. Pero sobre todo, a la voz de mis amigos.

TL: ¿La belleza da poder?
AL: El poder suele intimidar en el caso de las mujeres.

Fotos Gtres

«Somos prisioneros de nuestros titulares para siempre»

TL: ¿El dolor más intenso?
AL: Perder a un ser querido.

TL: ¿Ser elegante es…?
AL: La discreción.

TL: ¿Qué te hace perder la templanza?
AL: El sectarismo. Los prejuicios. La intolerancia. La demagogia con sordera.

TL: ¿Con quién compartiría Andrea Levy la cena de sus sueños?
AL: Con mi pareja, sin duda.

TL: ¿Esa crítica que, por ser verdad, más te ha dolido?
AL: Cuando he metido la pata. A veces hablar todos los días te hace equivocarte y somos prisioneros de nuestros titulares para siempre.

TL: ¿La pregunta que no te he hecho y te habría gustado?
AL: ¿Eres feliz?… ¡Sí!

*Fotografía principal Gtres.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies