De cerca...

LEONARDO SBARAGLIA: «Hay que decir adiós con honestidad y transparencia»

Amalia Enríquez. 14/08/2020
Foto: Gabriel de la Morena

Le conocí recién llegado a España y, desde ese momento, no hemos perdido el contacto. Me gusta su amistad porque está ausente de vanidad. Y es que Leonardo Sbaraglia, pudiendo alardear del status mediático en el que se encuentra, siempre se comporta como lo que le gusta ser: una persona normal. EstrenaOfrenda a la tormenta, donde interpreta al Magistrado Markina. Charlamos por teléfono porque, en Argentina, el confinamiento parece que no tiene fin…

The Luxonomist: ¿Cuál es el secreto de rodar dos películas al mismo tiempo y no volverse loco?
Leonardo Sbaraglia: (risas) ¡Ay Dios Mío, siempre me haces reír! La única manera de no volverse loco es tener un gran equipo de rodaje y buenos compañeros, como ha sido este caso. Ha sido muy importante estar dirigidos por Fernando González Molina, que tiene laS cosas muy claras. Lo que más me gustó de este proyecto fue ver cómo él disfrutaba con lo que estábamos haciendo, era como un niño pequeño. Eso te contagia y te da fe en lo que estás haciendo. Por suerte, yo pude compartimentar mucho mi trabajo, viajar de Buenos Aires a Madrid para rodar mis escenas y lo viví mucho más tranquilo. Por eso no me volví loco al rodar las dos películas al mismo tiempo. (risas)

TL: ¿La mayor virtud del Magistrado, tu personaje, es su perseverancia?
Leonardo Sbaraglia: (risas) Yo creo que su mayor virtud es que es un romántico, un gran romántico.

«Soy sensible y bastante humano»

Leonardo Sbaraglia estrena ‘Ofrenda a la Tormenta’ junto a Marta Etura. Foto: Michael Oats

TL: ¿Le pesa su pasado oscuro?
Leonardo Sbaraglia: Yo creo que lo que más le pesa es haberse encontrado con lo que él cree que es su gran amor, que es Amaia. Y que ese gran amor, en algunas cosas, tenga lentes diferentes a la suya. Manera de ver la vida, reglas y leyes que son diferentes para cada quien. Yo creo que hay una gran historia romántica entre estos dos personajes, con todo lo trágico que eso implica.

TL: ¿Su objetivo, por encima de todo, era conseguir a la chica?
Leonardo Sbaraglia: Yo creo que sí y es algo que siempre hemos hablado con el director, Marta Etura y yo. Creíamos que era lo que menos iba a defraudar al espectador cuando llegase al final. Había que darle su sitio a la historia de amor.

TL: ¿Se puede ser imparcial cuando los sentimientos entran en juego?
Leonardo Sbaraglia: No, no lo creo. Cuando entran en juego sentimientos importantes para uno, es muy difícil mantener la parcialidad. Esto es algo que vemos mucho en el mundo del cine, en las relaciones entre padres e hijos. Yo siempre pienso mucho en los hijos, eso es para mí lo primero que me viene a la cabeza. Y no creo que se pueda ser imparcial.

TL: ¿La forma más elegante de decir adiós?
Leonardo Sbaraglia: (risas) Bomba de humo, yo lo hago mucho. Hay que decir adiós siempre con honestidad y con transparencia. Y sin dar un portazo. Mantener siempre el respeto y la amabilidad por encima de todas las cosas. No digo que sea fácil. A veces, me ha pasado con gente, van desapareciendo de “a poco”, pero poder dejar las cosas claras con el otro es una forma de humanidad.

«Me vuelve loco el jamón de Jabugo»

TL: ¿En qué situación has dicho “chapeau”, me quito el sombrero?
LS: En general, siempre ante los actos de valentía. Eso me da mucho orgullo.

TL: ¿Qué te gusta hacer a tu manera?
LS: ¡Ay qué linda pregunta! Lo importante es encontrar esa manera y, cuando lo logro, me hace sentir bien. Ya sea en el trabajo, cocinando o lavando los platos, que lo hago como me enseñó mi abuela: poner detergente en un cacharrito para no gastar tanto, fregar todo para no gastar tanta agua y luego lavar todo junto (risas). En estas épocas de pandemia, hay que lavarlo todo muy bien y me paso el día limpiando la casa. Nunca he estado más atinado.

TL: ¿Qué es lo que mejor se te da hacer?
LS: Yo creo que mi pasión por mi trabajo, mi dedicación al trabajo. También uno intenta hacer las cosas bien, sobre todo como padre. Muchas veces uno no lo logra y se equivoca, pero me esfuerzo cada día.

TL: Si pudieras ser otra persona o cosa, ¿por qué /quién optarías?
LS: ¡Qué difícil esta! Estoy bien conmigo, no sé. Pasapalabra… (risas)

TL: ¿Qué ha sido lo que realmente ha marcado tu vida?
LS: Sin duda alguna, mi familia. Sigue siendo la que maneja mi vida porque los vínculos que se forman de manera primaria son el motor que te alimenta y te mantiene los pies en la tierra, sobre todo en esta profesión. A mis padres, cada vez les aprecio más.

TL: ¿Qué pone en tu estado de WhatsApp?
LS: Creo que nada. A ver… dejáme mirar… Nada. (risas)

«Nunca viajo sin mi mate y un buen libro»

Leonardo Sbaraglia
(Foto: Gtres)

TL: ¿A quién meterías en una máquina del tiempo?
LS: Pues a un sobrinito, hijo de mi hermano, que perdí. Le haría volver.

TL: ¿Qué locura has hecho para conocer a uno de tus iconos?
LS: Nunca he hecho ese tipo de cosas. Siempre he tenido perdición por el trío De Niro, Brando y Pacino. Han sido para mí parte de mi infancia y de mi amor por esta profesión. Si me los encontrara, tal vez haría lo que fuera. (risas)

TL: ¿A qué eres inmune?
LS: Soy sensible, bastante humano y me afectan las cosas. No creo que la vida me haya inoculado nada para la inmunidad. Quizás, nunca he tenido mucha ambición de dinero. Sí me gustaría tener, a lo mejor, una casa más grande  u otra cosa, pero me conformo con lo que tengo, no soy caprichoso. Me gusta cierta sencillez en la vida.

TL: ¿El insulto hace callo?
LS: No hace callo para nada. Lo que yo he decidido es no hacer caso de lo que digan, sobre todo en las redes sociales. Hace más de diez años tomé la decisión de no estar pendiente de eso, ni obsesionarme con las críticas sobre mi trabajo. Me mantengo al margen de los elogios, incluso. Hago caso a la gente de mi entorno que, si me tienen que dar con un caño, lo hacen (risas). Me he hecho mucha mala sangre en el pasado, así que más que callo he optado por una decisión más estratégica. La salud mental es prioritaria.

TL: ¿Marca España es…?
LS: ¡El jamón de Jabugo! (risas). Me vuelve loco. Y la comida en general. ¡Dios mío, cómo echo de menos eso cuando no estoy ahí!

«Las agresiones gratuitas me hacen perder la templanza»

TL: Sé lo que me vas a contestar, pero te la hago. ¿Qué no falta nunca en tu maleta?
LS: (risas) ¿El mate pensás que voy a decir, no? Pues sí, nunca falta, es cierto. Ni eso ni un buen libro.

TL: ¿La suerte es más definitoria que el talento?
LS: Es un combo de muchas cosas: suerte, talento y trabajo. El orden, en mi opinión, sería trabajo, suerte y talento, porque si no te lo curras y te rompes el alma trabajando, lo demás no sirve de nada. Aunque es verdad que hay que tener materia prima, unas condiciones.

TL: ¿A qué te suena la vida?
LS: Lo que es más parecido al sonido de la vida son los pájaros.

TL: ¿La belleza da poder?
LS: Hay que ver lo que uno considera como belleza. De las cosas más bonitas que tenemos es la poesía y eso para mí es la belleza. Y está muy representado en el arte.

TL: ¿El dolor más intenso?
LS: El dolor más intenso que tuve fue la pérdida de mi sobrino. Es un dolor antinatural, que te deja vacío. Luego está el dolor que te afecta dentro y que es el de las rupturas del desamor. Y el dolor físico más fuerte lo tuve con un cólico renal.

«Me mantengo al margen de las críticas y también de los elogios»

Leonardo Sbaraglia
(Foto: Gabriel de la Morena)

TL: ¿Ser elegante es….?
LS: Algo que uno siempre debe de tratar de mantener. Ser elegante es tener en cuenta al otro. Es una actitud ante la vida.

TL: ¿Qué te hace perder la templanza?
LS: Las agresiones gratuitas. Que alguien lo haga, me deja sin ley. La arbitrariedad.

TL: ¿Con quién compartirías la cena de tus sueños?
LS: (risas) ¡No tengo idea! Disfruto mucho de cada cena.

TL: ¿Esa crítica que, por ser verdad, más te ha dolido?
LS: Cuando se dicen verdades de uno que, a veces, tienes escondidas. Esas que a uno mismo le cuesta reconocer que tiene. Cuando te las dice alguien que te quiere, son muy dolorosas y, al mismo tiempo, es una manera de aprender.

TL: ¿La pregunta que no te he hecho y te habría gustado?
LS: Tú me las haces siempre todas, las que quieres. ¡Y me haces contestarte cada cosa! (risas) Me sueles hacer preguntas que no me suelen hacer, me haces pensar. Vas por buen camino. Sigamos por ahí. Me encantan tus cuestionarios.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies