Fashion

El mejor gadget del otoño: probamos el Amazfit T-Rex

Hemos probado el nuevo Amazfit T-Rex, el reloj todoterreno perfecto para nuestro día a día en la ciudad y las escapadas deportivas de fin de semana.

Laura Martín. 08/09/2020

Ponemos a prueba el reloj Amazfit T-Rex, un reloj todoterreno que te sorprenderá. No sólo por la batería, sino también por la cantidad de modos que presenta y la capacidad de adaptación deportiva que muestra.

Porque, ¿qué se le pide a uno de los últimos relojes para que triunfe? Si eres deportista, ya sea por tierra o por mar, te encantará. Si eres un urbanita y quieres tener la opción de probar modos, esferas según vistas, tecnología, es tu reloj. Es más que una pulsera de ejercicio o un reloj que te marque tu ruta. Y te contamos por qué nos ha encantado.

El Amazfit T-Rex es un reloj todoterreno que podemos usar tanto en el día a
día en la ciudad como en las excursiones al campo

Pruebas a las que ha sido sometido

El Amazfit T-Rex ha buceado a 30 metros de profundidad con nota sobresaliente. Se le ha sometido a tareas de corta setos y ha salido sin un solo arañazo. Se ha empleado para pintar una casa, manchándose con pintura y aguarrás, el resultado, ningún deterioro. Y, por último, se ha sumergido en un tanque de hielo, del que ha salido funcionando perfectamente. Vamos, una auténtica maravilla.

El reloj funciona a la perfección, desde dar la hora, que es la función básica, hasta el GPS, capaz de marcar la ruta subacuática, no solo nadando en superficie. Y eso es debido a que el reloj utiliza un chip Sony de alta calidad y un sistema integrado de posicionamiento por satélite dual de gran precisión.

El reloj Amazfit T-Rex es muy ligero, lo que le hace muy cómodo de llevar y
posee una batería muy duradera

La batería del Amazfit T-Rex dura días

También se han optimizado los materiales del cuerpo del reloj y el diseño interno, al tiempo que se han introducido grandes mejoras en la recepción de la señal, para compensar las interferencias causadas por el brazo al llevarlo. La eficiencia de la señal se ha aumentado considerablemente, lo que permite acelerar la búsqueda de satélites y aumentar la precisión de la localización, tanto en junglas urbanas, como en los rincones más agrestes. El peso es súper ligero, 58 gramos, lo que se agradece a la hora de hacer mil actividades y ejercicio físico.

Es verdad que hay una rendija en el borde donde se puede meter la comida, sobre todo si alimentas a bebés, pero se limpia a la perfección. La batería es un escándalo, una de las grandes bazas del Amazfit T-Rex. Puedes estar días e incluso semanas dependiendo del uso sin cargarlo. Y eso se agradece más que nunca, sobre todo cuando la dependencia de los enchufes cada vez es mayor.

El reloj puede recibir llamadas, aunque no contestarlas

Puedes recibir llamadas, poner alarmas y mirar la previsión del tiempo

La función linterna es perfecta. Sales de un apuro en cualquier momento. Y si tienes que alumbrar una habitación, nadie se va a despertar, lo que se agradece en refugios en montaña, acampadas, noches cuidando bebés… Además, el Amazfit T-Rex incluye la previsión del tiempo y recordatorios de eventos y llamadas, aunque no puedes responder, pero sí cancelar la entrada de esa llamada. Además hay notificaciones de aplicación.

Hemos encontrados dos defectos al Amazfit T-Rex, aunque, en realidad son son más consejos. A nivel de accesibilidad para la gente que tiene presbicia tenemos un ligero problema, ya que los números de las pantallas de actividad son pequeños, y no hay ningún modo de ponerlos grandes. Y, el segundo, es que los rangos de frecuencia cardiaca no se pueden mover. En otros modelos se puede modificar la frecuencia cardiaca, pero en éste, están basadas en la edad, género, etc, y son fijas.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies