Economía

Qué son los préstamos con garantías hipotecarias

Los préstamos de garantías hipotecarias suponen un bote salvavidas para quienes no tengan solvencia inmediata o aparezcan en una lista de morosos.

The Luxonomist. 15/09/2020

Seguro que en los últimos años has oído hablar de los préstamos con garantías hipotecarias. Si no sabes a ciencia cierta en qué consisten o qué son exactamente, atento al siguiente artículo. En la siguiente guía hemos reunido toda la información que necesitas saber sobre este tipo de créditos. Con ella podrás tener todo claro si en algún momento necesitas pedir uno. También podrás ver algunas ventajas que serían impensables en las entidades bancarias.

¿Qué es un préstamo con garantías hipotecarias?

Cuando se habla de préstamos con garantías hipotecarias lo que quiere decir, es que para poder disfrutar del crédito que exiges, deberás de dar como garantía un inmueble o una propiedad. Ésta deberá estar a tu nombre y, por lo general, exenta de pagos y deudas. De esta manera, la entidad financiera tiene la propiedad como garantía de que se va a devolver el préstamo una vez que se haya terminado el plazo que se ha dictaminado en el contrato. De lo contrario, la propiedad pasaría a ser del acreedor o prestamista.

Existen muchos tipos de préstamos con garantías hipotecarias. Los hay que se centran en el pago del propio inmueble, para poder alargar una hipoteca; o para poder emprender un negocio comprando un local o una nave industrial.  También hay préstamos de este tipo enfocados al pago de deudas, para financiar la compra de un automóvil o incluso para disfrutar de unas merecidas vacaciones.

¿Existen riesgos al pedir un préstamo con garantía hipotecaria?

Cualquier préstamo conlleva una serie de riesgos. Se pida al banco, a una entidad financiera independiente, a un prestamista privado o a un particular, los préstamos van a estar sujetos a los requisitos o condiciones del contrato que se hayan firmado para disfrutarlos. En el caso de los préstamos con garantía hipotecaria el riesgo que se tiene es visible. Si el titular no devuelve el crédito, la entidad tiene derecho a exigir la propiedad que se ha ofrecido como garantía. 

Datos a conocer sobre los préstamos hipotecarios

A continuación queremos que tengas una serie de premisas o datos que conviene que conozcas cuando vayas a pedir un préstamo con garantías hipotecarias y que para su redacción hemos revisado en el portal especializado prestamistas.es/prestamos-con-garantia-hipotecaria/.

Una de las ventajas que suelen ofrecer los préstamos con garantías hipotecarias es que la cantidad de dinero que puedes solicitar es increíblemente alta. Muchas entidades bancarias o incluso prestamistas ofrecen un coste de crédito bastante reducido. Sin embargo, en el caso de este tipo de acciones dicho coste puede ascender hasta los 400.000 euros. En este sentido, es importante que conozcas el valor del inmueble que vas a poner como garantía. Y es que es aquí donde conocerás al detalle la cuantía exacta que estarán dispuestos a pagarte por ella. Por lo general, un tasador visitará tu propiedad y el dinero máximo que se te aportará será de un 35% en la mayoría de los casos. Si posees varias propiedades y necesitas una cantidad específica de dinero, deberías poner en garantía aquella de más valor. De esta forma podrás pedir una cantidad de dinero mayor.

Para aquellas personas que buscan un plazo de devolución del préstamo hipotecario más largo, que pueda durar incluso 20 años, esta modalidad es una de las más recomendadas. Y es que contar con un reembolso más largo quiere decir que las cuotas suelen ser bajas y más fáciles de pagar. En el caso de créditos bancarios, el tiempo máximo para finiquitarlos suele rondar entre los 4 o 5 años y las cantidades a pagar suelen ser mucho mayores.

Por qué elegir un préstamo de garantías hipotecarias

Cuando solicitas un crédito a un banco, tienes que ir a la oficina y ser atendido por un agente con el que debes llegar a un acuerdo. En muchos casos, el trámite puede llegar a durar más de una semana. Sobre todo si el dinero que vas a recibir es bastante. Allí mirarán con lupa lo que llevas cobrando en los últimos años, qué es lo que haces con tu dinero y si tienes solvencia.

En el caso de los préstamos con garantías hipotecarias esto no se realiza de manera tan exhaustiva. Y es que no miran con tanto detenimiento el tipo de ahorrador que eres. Mientras que puedas aportar la garantía de la propiedad, todo va bien. Este es el motivo por el que muchas personas que se encuentran en una lista de morosos o no cuentan con el beneplácito de una entidad bancaria, optan por estos créditos.

Otra de las ventajas que tienen estos préstamos es que en muchas entidades se pueden conceder de manera extraordinaria periodos de carencias o de impagos de hasta cinco años. Por supuesto la cantidad a pagar con los intereses se reajustará. Pero ese tiempo puede suponer un pequeño salvavidas si en un determinado momento no se dispone del dinero necesario para devolver el préstamo.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies