EducaciónTheLux

Carta de despedida a este 2020 y deseos para 2021

Una vez entrados en 2021 hacemos balance del aprendizaje que nos deja 2020 y para afrontar con responsabilidad y positividad 2021.

Ana Villarrubia. 04/01/2021

No es esta la primera Navidad que compartimos con los lectores de The Luxonomist. Como no es tampoco la primera vez que abordamos cuestiones como la formulación de los propósitos de año nuevo o cómo limitar las eternas e insaciables cartas de los más pequeños a los Reyes Magos. Sin embargo, huelga decir que éste no ha sido un año cualquiera. 2020 ha sido un año de aprendizaje.

Un año particular en el que, si de algo podemos estar orgullosos es de haber sabido modificar en tiempo récord muchos de nuestros más enraizados hábitos de comportamiento. Por ello creo que es también el año de la reflexión, del cambio y del aprendizaje. Ese año desastroso en el que todo se puso patas arriba pero en el que, al menos, dispusimos de un inigualable y constante buen presagio. El único hilo conductor optimista de toda la crisis sanitaria: tiempo para pensar, para repensarnos, para cambiar no solo a la fuerza sino también en la dirección deseada.

Este año aprendimos a estar en casa y verlo todo de otra forma. Foto Photo by Sharon McCutcheon on Unsplash

Nunca olvidaremos 2020

En el inolvidable año 20 nos confinamos, nos desconfinamos y nos volvimos a confinar. Renunciamos a viajar y a nuestras vacaciones. Nos alejamos los unos de los otros, nos cubrimos el rostro y esperamos meses antes poder volver a compartir una sonrisa. Nada de ello fue despiadado. Al contrario, se hizo porque se tenía que hacer, porque entendimos que debíamos adaptarnos a las condiciones pandémicas que nos rodeaban. Y sobre todo, porque debíamos proteger de la muerte y el sufrimiento a quienes nos rodeaban.

¿Acaso este año no merece ser también aquél en el que aprendimos el verdadero valor de la paciencia, el altruismo, la generosidad, la humildad y la austeridad? Todo pasará, pero qué menos que conservar la memoria y el poso de su aprendizaje. Extraigamos una lectura terapéutica de todo lo que hemos vivido. Utilicémoslo para hacer examen de conciencia a título individual y para construir una sociedad más humana a nivel global. Empecemos hoy mismo, hagamos ese balance, compartámoslo con los más pequeños y eduquémosles para que estas sean sus Navidades más humanas, el principio de muchas celebraciones no exentas de valores.

Disfrutemos, brindemos. La vida debe continuar a pesar de las complicaciones

Aprendizaje de 2020: La vida sigue y debemos celebrar

Qué curiosa es siempre la vida y cuántas emociones encontradas nos despierta. Fíjate: en ese contexto que describíamos, el de este fatídico 2020, resulta que pasó el otoño y llegaron también las Navidades. Tenían que llegar, pero… ¡Qué gran contradicción! Las luces, los anuncios de perfumes y los carteles de felices fiestas conviviendo con alarmantes cifras, noticias nada halagüeñas y rostros cubiertos con mascarillas por doquier.

El tiempo no se detiene, la vida sigue… ¡Y lo cierto es que también nos hacía falta disfrutar! Necesitábamos relajarnos, acercarnos con precaución, descansar la mente y hasta frivolizar. Necesitábamos celebrar. ¿Cómo conjugar la celebración con el dolor? ¿El jolgorio con el luto? ¿El respeto con la desinhibición? Y, lo más importante y complicado… ¿cómo inculcar todo esto a nuestros hijos? ¿Cómo transformar lo traumático y terapéutico? Estas son las pautas que de la psicología se desprenden para que, en estas fechas, juntos y en familia, despidamos el 2020 aprendiendo de todo lo que nos obligó a vivir:

Cuidémonos y pensemos en que pronto todo será como antes

Vivir, celebrar y esperar lo mejor

  • Celebremos las navidades más íntimas. En el petit comité más exclusivo, para no poner a nadie en riesgo, posponiendo (que no cancelando) todo lo demás.
  • Tengamos más presentes y más cuidados que nunca a los más vulnerables. Para abrazarles pronto, muy pronto, que ya están recibiendo sus vacunas. Mientras tanto, visitas en la distancia, recuerdos desde el balcón y video llamadas diarias son bienvenidas.
  • Despidamos el 2020 con un listado de tareas resueltas. No solo pensando en lo que quedó por hacer o en lo que no se pudo vivir, sino identificando también con claridad cuáles fueron nuestros pequeños o grandes éxitos, eso que conseguimos hacer y de lo que tan orgullosos estamos.
  • No escatimemos en homenajes, honores y recuerdos. Las despedidas y la ventilación del dolor han tenido que celebrarse desde su vertiente más simbólica y espiritual. Sigamos cultivando estas vías de expresión tan necesarias para el ser humano.
Enseñemos a los niños a ver el lado positivo y el aprendizaje que nos deja 2020

Seamos responsables… pero amemos

  • Hagamos la carta a los Reyes Magos más responsable posible. Una lista con más actividades que juegos materiales, con más buenos deseos que peticiones concretas, con más planes en casa o en familia que costosas compras. Una lista que incluya emociones y pasiones, deseos de buena salud y un acercamiento solidario a otros niños que este año lo pasan, sin duda, un poco peor.
  • Disfrutemos conociéndonos. ¿Cuántos niños o también adultos han aprendido a lo largo de este año a qué se dedican exactamente sus papás o sus parejas? ¿Cuántas novedades, bonitas y no tan bonitas, han aflorado en la convivencia?
  • Compartamos, digamos todo lo indecible, practiquemos la expresión emocional hasta el infinito y más allá. La distancia ha sido dura, durísima, pero también hemos aprendido que la distancia física no ha de ser emocional y que con empeño y motivación podíamos sentirnos cerca de quienes se habían confinado a kilómetros de distancia de nosotros.
  • Planteemos los propósitos de fin de año más realistas. Una cosa ha quedado clara por encima de todas las demás: convivir con la incertidumbre es un mínimo vital necesario, todo puede cambiar de un momento y hay muchas cosas con las que no podemos contar. Por eso es el momento perfecto para aprender a depender al máximo de nosotros mismos, para plantearnos retos realistas, tangibles, concretos y asumibles, que podamos ir alcanzando paso a paso.

El gran aprendizaje que nos deja 2020

Y por eso estas Navidades están siendo tan particulares. Las más atípicas de todas cuantas hemos vivido y viviremos jamás. Si es verdad que de las situaciones críticas salimos reforzados, si es cierto que todo esto nos ha servido para aprender… Entonces dejemos claro qué es lo que de verdad importa y sentemos las bases de ese proceso personal de transformación. Hagamos que estas Navidades no estén condenadas al olvido y que supongan verdaderamente el principio del fin.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies