Melania Trump se queda también sin apoyos en la Casa Blanca

La primera dama de los Estados Unidos limita el apoyo a su esposo mientras ve como de desvanecen los miembros más cercanos de su gabinete tras los disturbios en el Capitolio.

Iván Perlado. 07/01/2021

La situación de los Trump en la Casa Blanca se podría complicar con el paso de las horas. Tras el dramático asalto al Capitolio, alentado en redes y estrados por el presidente Donald Trump y que ha causado 4 muertos, la residencia oficial del presidente de los Estados Unidos y la primera dama vive los momentos más tensos que se recuerdan en décadas. La pareja habría pasado la noche pendiente de las informaciones que llegan desde la sede del legislativo, mientras recibía una tras otra la renuncia de una decena de colaboradores y miembros cercanos al gabinete.

La propia Melania Trump ha asistido atónita a la renuncia de Stephanie Grisham, su mano derecha dentro del organigrama de la primera dama. Grisham fue secretaria de prensa de la Casa Blanca durante unos meses. Como tantos otros colaboradores de Trump durante su legislatura, dejó su cargo y acabó como jefa del gabinete de la primera dama. Su salida se une a la de otras mujeres relevantes hasta hace unos días en los despachos de la residencia presidencial. Trump se ha quedado también sin secretaria de prensa, Sarah Matthews, y sin secretaria social, Anna Cristina Niceta Lloyd.

Trump
Melania Trump junto a su marido regresando a la Casa Blanca tras pasar unos días de descanso en su residencia de Miami (Foto: Gtres)

Melania Trump ha limitado sus actos de apoyo a su esposo

Tras el asalto violento al Capitolio son muchos los analistas que ven muy complejo el futuro de Donald Trump, que podría ser incluso destituido en los próximos días y al que se le podría acusar de instigar a la rebelión. Con este panorama judicial en ciernes, no han pasado desapercibidos los movimientos en redes de algunos de sus familiares. Los que hasta hace unas horas alentaban sus apariciones y declaraciones públicas, empiezan a eliminar cualquier rastro que les pudiera involucrar en un proceso judicial. Es el caso de la mismísima hija del presidente.

Ivanka Trump, que este pasado fin de semana lucía estilo con su padre en un mitin de apoyo a los que dudan de la veracidad del recuento electoral, llegó a calificar a los asaltantes como «patriotas estadounidenses». Un tuit que eliminó durante la madrugada. Por contra, la esposa del presidente ha limitado al máximo sus apariciones tras la campaña electoral. Apenas la hemos visto en un par de compromisos junto a su marido, al que acompañó para pasar el fin de año rumbo al club Mar-a-Lago, la residencia en la que se afirma que vivirán tras abandonar sus funciones. El inesperado giro de acontecimientos podría ser el detonante perfecto para los que muchos dan por hecho: la demanda de divorcio que Melania presentará a su marido en cuanto deje de ser presidente de los Estados Unidos.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies