El automasaje viral con cucharas, lo último en belleza fácil ¡y barata!

La facialista Yvette Pons se hace viral al compartir un automasaje realizado con dos cucharas soperas para lucir un cutis luminoso y perfecto.

Foto: @parkstreet Unsplash.

Llevamos toda la vida probando cremas, sérums, mascarillas y tratamientos para lucir un cutis perfecto, y resulta que la clave de una piel radiante está en las cucharas que utilizamos cada día para tomarnos la sopa. Si eres un seguidor de las redes sociales seguro ya sabes de qué te estoy hablando. Y es que la facialista Yvette Pons se ha hecho viral gracias a un pequeño vídeo en el que enseña cómo realizarse un sencillo automasaje para tonificar la piel con ayuda de dos cucharas. Así de sencillo, dos cucharas soperas, un sérum o aceite vegetal y una coreografía de movimientos, eso es todo lo que necesitas para lucir una piel radiante.

masaje
La facialista Yvette Pons enseña en redes sociales a hacerse un masaje
facial para lucir un rostro radiante (Foto: @yvetteponsfacialista)

El automasaje con cucharas para lucir una piel radiante

Aunque a simple vista la idea de masajearse la cara con dos cucharas pueda parecer rara, lo cierto es que tiene su explicación. Este sencillo y útil utensilio de cocina se adapta bien a nuestra piel y nos ayuda a masajear correctamente las fascias, las grandes protagonistas de este novedoso tratamiento.

Las fascias son un tejido conectivo presente en todo nuestro rostro y cuerpo, que protege y recubre las estructuras internas, como los músculos, para ayudarles en su movilidad y protegerlos para que no se roncen entre ellos. Con la edad, la postura corporal, las tensiones o el estrés hacen que las fascias puedan tensarse y acortarse, lo que repercute en el mal drenaje de las toxinas, provocando una acumulación de acidez. Aquí es donde son útiles las cucharas. Y es que con el masaje conseguimos relajar las fascias, ayudado a estimular el riego sanguíneo y dando lugar a una mayor nutrición y oxigenación de todos los tejidos, así como el drenaje del sistema linfático del escote, cuello y rostro.

Un sencillo ritual con múltiples beneficios para la piel

Por lo tanto con el automasaje con dos cucharas conseguimos numerosos beneficios: tonificar la piel, remodelar el óvalo facial, elevar los pómulos y cejas, mejorar el doble mentón, suavizar el surco nasogeniano, suavizar las comisuras de la boca, drenar el sistema linfático, activar la oxigenación y luminosidad de la piel.

El masaje no tiene mucha ciencia, lo puedes hacer tu mismo en casa sin mayor problema, y fijándote en el reels viral de Yvette Pons. Para realizarlo necesitas dos cucharas soperas frías, que deberás colocar previamente en la nevera o congelador, y un sérum o aceite vegeta de oliva, coco o girasol, para que las cucharas resbalen sin problema por la cara. Deberás realizar tres repeticiones del masaje completo, por lo que tardarás unos 5 o 7 minutos. Lo ideal es que lo hagas a diario, para relajar la musculatura y evitar las contracciones diarias causantes del descolgamiento, pero sin no tienes tiempo con dos o tres veces a la semana también vale.

Pero, eso sí, antes de empezar limpia la piel correctamente. Además debes poner las cucharas siempre por la zona más cóncava, trabaja con suavidad los puntos linfáticos de los párpados inferiores, y masajea los parpados superiores sobre el hueso superciliar donde se encuentran las cejas, nunca encima de las zonas blandas de los párpados.

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies