SECUN DE LA ROSA: «Respeto a los artistas de guerrilla que luchan por sus sueños»

Me gusta de él su innata humildad. El haber empezado desde abajo y subir todos los peldaños de la profesión con esfuerzo, le dota de una sinceridad que se agradece. Secun de la Rosa es brillante como guionista, director, actor pero, sobre todo, como ser humano de mirada limpia. Acaba de dirigir “El Cover”, un homenaje a esos artistas sin vanidad que imitan a otros para disfrutar de su vocación y desarrollar su pasión…

The Luxonomist: ¿El mejor director es el que ha estado antes delante de la cámara?
Secun de la Rosa: No necesariamente. He aprendido mucho con los grandes directores con los que he trabajado, pero al final lo más importante es la pasión por contar historias.

TL: ¿Dirigir es adictivo?
Secun de la Rosa: El deseo de expresar la creatividad sí es adictivo, saludable para el alma. Y en medio de esta barbarie…

TL: ¿El Secun realizador ha venido a jubilar al actor?
Secun de la Rosa: No, no. Desde mis tiempos en la escuela de teatro he compaginado subirme al escenario con escribir y dirigir obras. Esto es un paso más en un alma inquieta como yo.

TL: Guionista, actor, autor y director de teatro. Rompes la leyenda de que “el que mucho abarca, poco aprieta”…


Secun de la Rosa: Siempre he creído que los cantantes interpretan su canción, los actores analizan un guion y los directores se proyectan en sus actores. En realidad, todo es parte de lo mismo: crear.

“Hay que tener más ganas que miedo. El éxito es el viaje”

TL: Si uno ve el casting de El Cover se pregunta… ¿me llama Secun y lo dejo todo?
SR: Ha sido increíble cómo grandísimos actores, y de todas las generaciones, me han dicho que sí con tanto cariño y respeto. Que Juan Diego me dijera que seguía mi carrera, fue lo más bonito que he escuchado en mucho tiempo.

TL: ¿Necesitaban los cover el lugar que les has dado en la película?
SR: Respeto y amo a los “artistas de guerrilla”, a toda esa gente que en medio de un mundo lleno de vanidad sigue luchando por su vocación, sus sueños, y creyendo en las bondades del arte.

TL: ¿Cuánto recuerdos de tus comienzos se han agolpado durante el rodaje?
SR: Muchísimos, Amalia. Llegué a Madrid con 18 años, en un tren de largo recorrido y sin saber qué sería de mí. “Me metí” en la escuela de Cristina Rota y el teatro cambió mi vida. Fueron años de guerrilla, de actuar en bares, de estudiar mucho, de aprender arriba y abajo del escenario. No lo cambiaría por nada.

TL: ¿Cómo se vence el miedo al fracaso, algo tan presente en la película?
SR: Con madurez y honestidad, algo que parece estar “demodé” en la sociedad actual. El éxito es humo y el fracaso tampoco existe. Las cosas pueden salir mejor o peor, pero somos mucho más que eso. Como dice Sandra en El Cover: “Hay que tener más ganas que miedo. El éxito es el viaje».

TL: ¿Qué decisión ha cambiado tu vida?
SR: Dirigir mi primera película. Y salir de un Covid grave sabiendo que no voy a desperdiciar mi tiempo en sitios donde no encuentre amor.

“Juan Diego me dijo que seguía mi carrera y fue lo más bonito que oí en mucho tiempo”

TL: ¿Lo mejor que se te da hacer?
SR: Contar historias y recrear anécdotas en las sobremesas.

TL: ¿Quién ha marcado realmente tu vida?
SR: El amor de mi vida.

TL: ¿Qué te pone de buen humor?
SR: La buena compañía, los amigos, salir de una buena jornada de trabajo, quedar para celebrar…

TL: Esa canción con la que, cuando la escuchas, se te mueven los pies sin remisión.


SR: “I got life” de Nina Simone.

TL: ¿En qué eras brillante en el colegio?
SR: En las redacciones.

TL: Esa obra de arte que te gustaría tener expuesta en casa.
SR: “Caos Control” de Kandinsky. Y colgarlo como una lámpara.

“No dejaré que afecten a mi creatividad quienes no se emocionan con el arte”

TL: ¿Un talento que se te resiste por mucho que lo intentes?
SR: Tener actitud de alfombra roja. No ponerme nervioso delante de la gente que más admiro. No acabar diciendo lo que siento. Ya van tres. Paro.

TL: ¿Eres de una mentira piadosa a tiempo?
SR: También me trago sapos, sí.

TL: ¿Cuál es la compañía perfecta para irte de fiesta?
SR: Los que celebran cantando y charlan sin hacer subgrupos.

TL: ¿Esa palabra que nunca regateas y más usas?
SR: ¡Qué maravilla! Lo digo tanto que hasta mi amado Jorge Calvo lo utilizó para un espectáculo.

TL: ¿Qué ves cuando te miras al espejo?
SR: ¡Cómo pasa el tiempo!

TL: ¿Ese bien que más valoras?
SR: El respeto por mi profesión y el cariño que siento a mi alrededor.

“No voy a desperdiciar mi tiempo en sitios donde no encuentre amor”

TL: ¿Qué llevas siempre en los bolsillos?
SR: Soy muy perdulario, casi nunca llevo nada.

TL: ¿La enseñanza que nos deja vivir en pareja?
SR: El amor a través de la admiración.

TL: ¿Tu mayor decepción?
SR: Esas personas que me hicieron sentir que yo no valía y cuando vi el resultado de sus trabajos, me di cuenta de su mezquindad. Nunca más dejaré que afecten a mi creatividad quienes no se emocionan con el arte.

TL: ¿A quién sigues con interés en las redes sociales?
SR: A muchos compañeros. Y como divertimento y pasión a gente a la que admiro pero se dedica a otras profesiones: escritores, deportistas, arquitectos, cocineros…

TL: ¿Hay alguna situación en la vida en la que, por algo, te pones pesado?
SR: Ante lo que no entiendo.

TL: Una película en la que te gustaría quedarte a vivir.
SR: “Una maravilla con clase” o “St Elmos punto de encuentro”.

TL: Esa experiencia gastronómica inolvidable.
SR: Soy hijo de Isabel Márquez, la cocinera de El Pajar y la Espiga D´Or. El que ha probado sus platos lo sabe.

TL: La pregunta que no te he hecho y te habría gustado responder.
SR: «¿Te ha sorprendido que tantísima gente ame y hasta recuerde frases de El Cover?”.

Noticia relacionada
X

Este sitio usa Cookies

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

Más información aquí
Opciones privacidad