Los relojes preferidos por la realeza europea

La medida del tiempo y los relojes siempre ha sido algo que ha llamado mucho  la atención de la realeza en toda su historia. Todas ellas atesoran un enorme y valioso patrimonio en forma de relojes. La gran mayoría son decorativos, pero otros han sido utilizados en algún momento por sus ilustres miembros. Solo en España, Patrimonio Nacional estima que su colección de relojes alcanza las 720 piezas. Es una de las más relevantes del mundo.

La tecnología y la moda consiguieron llevar la medida del tiempo a las muñecas y a pesar del auge de artilugios como los SmartWatches, los principales miembros de la realeza europea prefieren llegar a tiempo mirando algunos de los modelos más exclusivos del mercado. Marcas como Cartier, Parmigiani Fleurier, Omega Bretiling brillan en sus ilustres manos.

Es muy habitual ver en público a la reina Máxima de Holanda con este modelo tan popular de Cartier (Foto: Gtres)

Máxima de Holanda y su Tank Watch de Cartier

Cartier tiene en este modelo uno de los más versátiles y demandados del mercado. Más de cien años después de su diseño inicial, el modelo Tank sigue plenamente vigente. Un diseño que enamora tanto a hombres como a mujeres y que han llevado desde Jackie Kennedy, Andy Warhol o Clark Gable.

Louis Cartier lo creó en 1917, en plena Primera Guerra Mundial y se fijó para ello en un tanque visto desde arriba; de ahí su nombre. Números romanos, vías de tren para inspirar el dibujo interno y una correa que se integraba en la caja de reloj hicieron de este modelo un icono que hoy en día sigue inspirando al sector.

Máxima de Holanda

tiene el suyo y lo luce siempre que puede en los actos públicos a los que acude. Dependiendo del acabado, hay modelos por unos 2.000 euros.

Carlos de Inglaterra suele usar este modelo sólo en momentos puntuales, como la boda de su hijo Harry con Meghan Markle (Foto: Gtres)

El príncipe Carlos es un apasionado de los relojes de Parmigiani Fleurier

Michel Parmigiani se embarcó en el mundo de la relojería en la década de los setenta. El cuarzo se imponía en un sector dominado hasta entonces por la tradición relojera. Algo que no le frenó para perfeccionar sus dotes como restaurador de piezas históricas.

Este artesano del tiempo nació en Suiza en 1950 y tuvo que decantarse entre la arquitectura o la relojería. Escogió lo segundo para dar lustre a un oficio con su propia marca. Nacida en 1996, Parmigiani Fleurier «es fiel al talento de su fundador, que se involucra en la creación de todos y cada uno de los relojes de prestigio». 

Cada uno de los modelos Toric lleva más de 400 horas de trabajo, como el resto de piezas que salen de su factoría. Elaborados con piedras preciosas y materiales nobles, el modelo que posee el príncipe Carlos, el Toric Chronograph, está descatalogado. En la completa colección Toric hay modelos desde los 21.000 euros en adelante.

El hijo del príncipe Carlos posee el reloj del mítico Agente 007 .(Foto: Gtres)

El príncipe William tiene un Omega Seamaster Professional Quartz 300M

El modelo Seamaster 

es probablemente uno de los más versátiles de Omega. Un reloj que la casa suiza ha versionado en numerosas ocasiones desde su presentación en 1948. No en vano fue el primer reloj del planeta sumergible y resistente al agua. La marca siempre ha confiado en esta serie de relojes para promocionar competiciones como los Juegos Olímpicos.

No es de extrañar tampoco que esté unida a la tradición británica, puesto que el mítico James Bond tiene su propio Omega Seamaster renovado con el paso de los años. La esfera de cerámica o su capacidad de inmersión hasta los 50 metros son algunas de sus características.

Otro miembro de la realeza europea amante de estos relojes es el príncipe William, que posee uno y lo luce siempre que puede. La colección Seamaster arranca cerca de los 5.000 euros.

La duquesa de Cambridge luce con orgullo este modelo de Cartier que le regaló su esposo (Foto: Gtres)

Kate Middleton y su Cartier Ballon Bleu

Los relojes Cartier y la realeza británica tienen una bonita historia. El príncipe William le regaló a su esposa una pieza llena de encanto por su tercer aniversario de bodas. Fue el 24 de abril de 2014, cuando Kate Middleton recibió de manos de su marido uno de los numerosos modelos que Cartier

elabora para la colección Ballon Bleu.

Posee caja de acero y lleva un cristal de zafiro como única joya. Un detalle que va a juego con el anillo de compromiso que William le regaló a su amada.

Se trata de un reloj creado en 2006 a partir de un concepto clásico, funcional y sin distinción de género. Lo mismo que sucede con el Tank Watch, el Ballon Bleu gusta por igual a hombres y mujeres. La casa francesa dispone de hasta 118 modelos con esta distinción y sus precios comienzan cerca de los 5.000 euros.

La duquesa de Sussex también prefiere relojes de Cartier (Foto: Gtres)

Meghan Markle y su Cartier Tank Française

El gusto por la casa Cartier debe ser de lo poco que comparten la duquesa de Cambridge y Meghan Markle. En su reducida estancia en Londres no tuvimos mucho tiempo de conocer los gustos de la actriz por la alta joyería. Sus apariciones públicas con reloj son más bien escasas.

A pesar de ello, Meghan Markle lució en contadas ocasiones en su muñeca izquierda un modelo también de la casa francesa. En concreto el Tank Française. 

Se trata de un reloj de tamaño mediano, con movimiento de cuarzo y caja de acero. Posee una corona amarilla octogonal decorada con un cabujón de espinela sintética. Sus agujas de acero azulado en forma de espada y su cristal de zafiro le dotan de una singular belleza, al igual que su brazalete bicolor. Sumergible hasta 30 metros, su precio supera ligeramente los 6.000 euros. 

El príncipe Harry apuesta por relojes que unen tecnología y tradición (Foto: Gtres)

Miembros de la realeza como Harry y Felipe VI comparten su afición por los relojes Breitling Aerospace

Cuando la relojera Breitling lanzó el modelo Aerospace en 1985, el príncipe Harry tenía apenas un año de vida, mientras que el rey Felipe VI estaba a punto de cumplir la mayoría de edad. La casa suiza, que acaba de cumplir su primer centenario, sorprendía al mercado con la creación de un cronógrafo multifunción equipado con tecnología de última generación.

El actual modelo Aerospace Evo «conserva el mismo estilo potente, dinámico y técnico, integrándolo con los últimos avances electrónicos», como dicen desde Breitling.

El rey Felipe VI con su Breitling Aerospace durante su visita a Mual, en Cangas de Narcea, el 20 de octubre de 2018 (Foto: Gtres)

Un reloj que se distingue por un sistema de control fácil de usar, que posee funciones activadas con la corona, incluyendo un cronógrafo que mide centésimas de segundo, un temporizador de cuenta atrás, una segunda zona horaria, una alarma, una señal de tiempo audible y un calendario.

Estos relojes tan completos atraen por igual a miembros de la realeza tan distintos como el príncipe Harry y Felipe VI. Hay distintas versiones desde los 3.900 euros.

Noticia relacionada
X

Este sitio usa Cookies

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

Más información aquí
Opciones privacidad