El joyero de María Antonieta vuelve a sorprender en una nueva subasta

Foto: Christie´s

Los amantes de las joyas y las subastas tienen una cita marcada en el calendario para el próximo 9 de noviembre. Christie’s tiene pensado subastar ese día en su sede de Ginebra dos objetos repletos de exclusividad, artesanía e historia. Se trata de dos pulseras de diamantes que pertenecieron a la reina de Francia, María Antonieta. Un centenar de diamantes aportan todo su brillo a cada uno de los brazaletes, que serán vendidos en el mismo lote.

Su procedencia y composición convierten a esta subasta de joyas en una de las que probablemente mayor éxito tenga a finales de año. Christie’s ha estimado obtener entre dos y cuatro millones de dólares, pero algunos expertos creen que el precio marcado al final de la puja podría sorprender por su elevada cuantía.

María Antonieta «perdió la cabeza» por joyas como éstas

Las joyas fueron encargadas por la propia Reina de Francia. De sobra era conocida en toda Europa su afición por los diamantes y las piedras preciosas. Hasta el punto de que fueron los collares los protagonistas de una de esas historias que aumentaron su impopularidad entre sus súbditos. Napoleón llegó a asegurar que «el asunto del collar de diamantes» de María Antonieta fue el detonante de la Revolución francesa.

Un caso en el que el joyero Charles-Auguste Boehmer reclamó a la reina el pago de un collar de diamantes encargado en su nombre por el cardenal de Rohan. La reina se negó y mandó detener al cardenal. El precio exigido superaba el millón de libras de las de aquella. Por mediación de Luis XVI, el asunto acabó en el Parlamento, que culpó del entuerto a Jeanne de Valois-Saint-Rémy y su

marido. Una pareja conocida por elaborar engaños y estafas en la corte. El pueblo nunca se creyó la versión oficial y la mancha se sumó a la impopularidad de la Reina, que acabaría guillotinada, como bien se sabe.
Foto: Sotheby´s

El extenso joyero de la esposa de Luis XVI siempre ha sorprendido en las subastas

Christie’s afirma que las pulseras que salen a subasta fueron encargadas precisamente al joyero Boehmer en París en 1776 por la propia María Antonieta. Llevaba sólo dos años como reina de Francia y pagó por ellas unas 250.000 libras, lo que era mucho dinero para la época. Con piedras preciosas y un préstamo del Rey quedó satisfecho el joyero por entonces. Cada una de las dos pulseras se compone de tres filas de diamantes y se pueden ensamblar para usarlas como collar. «Es muy difícil medir su tamaño exacto porque son diamantes de talla antigua, y en ese momento los cortes eran más toscos», asegura Marie-Cécile Cisamolo, especialista en joyería de Christie’s. Se estima hay un total de entre 140 y 150 quilates de diamantes en las pulseras.

En noviembre se cumplirán precisamente tres años desde que otras alhajas que pertenecieron al extenso joyero de María Antonieta salieron a subasta. En Sotheby’s aún recuerdan el día en el que un colgante de perlas y diamantes de la Reina alcanzó los 36 millones de dólares al caer el mazo. Se estimó un precio para el mismo de un millón de dólares. Aquel lote, en el que se incluían por primera vez en dos siglos hasta diez piezas pertenecientes a María Antonieta, se colocó por un montante total de 43 millones de dólares.

Noticia relacionada
X

Este sitio usa Cookies

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

Más información aquí
Opciones privacidad