CARMEN RUIZ: «No puedo con las personas que se quejan por todo»

Foto: Romero de Luque

Siempre me arranca una sonrisa porque me gusta su autenticidad. Actriz de gran talento, Carmen Ruiz es feliz en la profesión que ha elegido, le gusta empatizar con los personajes que le tocan en suerte y está convencida de que no hay papel pequeño. Así lo demuestra en “El club del paro”. Nos vemos menos de lo deseado, así que ¡sí! Acepto el reto de vernos “off the record” para charlar de la vida.

The Luxonomist: ¿Qué te da la interpretación que no encuentras en otra actividad de la vida?
Carmen Ruiz: Poder ponerme en la piel de alguien que no tiene nada que ver conmigo me parece algo extraordinario. Te hace empatizar mucho incluso con personajes con los que no estás de acuerdo ideológicamente. Me parece una maravilla. También tener la suerte de trabajar con compañeros a los que admiras.

TL: “El club del paro”… ¿no te da escalofríos hasta el título?
Carmen Ruiz: Desde luego que sí. Aunque con el talento y el sentido del humor tan especial que tiene David Marqués no dudo de que va a ser una película que no va dejar indiferente a nadie.

TL: Tu participación es pequeña, pero definitoria. ¿No hay papel pequeño?
Carmen Ruiz: Nunca hay

papeles pequeños, soy de esa opinión. Lo importante es que lo que hagas aporte a la historia que se está contando. Y siempre haciendo el trabajo con el mismo amor que si fuera un personaje con más peso.

TL: ¿Se puede llegar a empatizar con Diana, tu personaje?
Carmen Ruiz: ¡Claro! Diana es una jefa de recursos humanos muy peculiar y le hace una entrevista de trabajo al personaje de Fernando Tejero muy rara, pero muy divertida. Disfruté mucho rodando.

“Con el paso de los años me gusto y acepto más lo que veo”

TL: ¿Qué es lo mejor que se te da hacer?
CR: Disfrutar de las cosas pequeñas de la vida. Soy muy disfrutona y a todo le intento sacar el mayor partido posible, aunque a veces sea difícil.

TL: ¿Quién ha marcado realmente tu vida?
CR: Mi abuela Manolita, la madre de mi madre. Fue una segunda madre para mí y era una mujer impresionante de la que aprendí mucho.

TL: ¿Qué te pone de buen humor?
CR: Mis sobrinos. Son dos pequeños muy divertidos y siempre me hacen reír y me sorprenden.

TL: Esa canción con la que, cuando la escuchas, se te mueven los pies sin remisión.
CR: La verdad es

que no podría elegir solo una. Además, tengo un gusto musical muy ecléctico. Se me van los pies con Policy of truth (Depeche mode), con Centro de gravedad permanente (Franco Battiato), con Smooth operator (Sade), con GO (The Chemical Brothers). En fin, si me pongo no acabo.

TL: ¿En qué eras brillante en el colegio?
CR: La verdad es que brillante en nada. Había asignaturas que se me daban bien como música y literatura, pero tanto como brillante, no.

TL: Esa obra de arte que te gustaría tener expuesta en casa.
CR: Me emociona la escultura “Eros y Psique” de Antonio Cánova. Cuando la

vi hace muchos años en el Louvre se me saltaron las lágrimas. También los cuadros “Vista del jardín de la Villa Médici en Roma” de Velázquez, los pintores flamencos, los impresionistas… Ojalá pudiera tener esas piezas en casa. Soñar es gratis.

“Cantar siempre ha sido una de mis asignaturas pendientes”

Carmen en un fotograma de ‘El club del paro’. Foto: David Catá

TL: ¿Un talento que se te resiste por mucho que lo intentes?
CR: Cantar. Tengo buen oído y entono más o menos, pero cantar siempre ha sido una de mis asignaturas pendientes.

TL: ¿Eres de una mentira piadosa a tiempo?


CR: Por supuesto. A veces la verdad está sobrevalorada.

TL: ¿Cuál es la compañía perfecta para irte de fiesta?
CR: Mi pareja y mis amigos.

TL: ¿Esa palabra que nunca regateas y más usas?
CR: Gracias.

TL: ¿Qué ves cuando te miras al espejo?
CR: Muy buena pregunta jajajaja. Depende mucho del día, la verdad. Pero con el paso de los años me gusta y acepto más lo que veo.

TL: ¿Ese bien que más valoras?
CR: Mi familia y mis amigos, que son mi bien más preciado.

«Cuando tengo muchas ganas de ver a alguien, me pongo muy pesada»

TL: ¿Qué llevas siempre en los bolsillos?
CR: En los bolsillos no, pero en el bolso para mí ahora es imprescindible llevar mis gafas de cerca a todas partes porque si no, no veo un pimiento jajaja. Una ya es una señora.

TL: ¿La enseñanza que nos deja vivir en pareja?
CR: El respeto por el espacio del otro.

TL: ¿Tu mayor decepción?
CR: La queja. No puedo con las personas que viven en ella y se pasan todo el día enfurruñadas y quejándose por todo.

TL: ¿A quién sigues con interés en las redes sociales?
CR: A personas de mi profesión que me gustan y admiro. Museos, grupos de música, amigos, libros, viajes, buceo…

TL: ¿Hay alguna situación en la vida en la que, por algo, te pones pesada?
CR: Cuando tengo muchas ganas de ver a alguien y veo que los motivos que me da para no quedar no son de peso. Entonces insisto mucho, aunque entiendo que todos tenemos, a veces, un ritmo de vida con el que no te puedes poner muy pesada.

TL: Una película en la que te gustaría quedarte a vivir.
CR: ¡¡¡¡¡¡Cantando bajo la lluvia!!!!!! ¡Me encanta! Es una comedia musical maravillosa llena de alegría, magia y sentimiento.

«Me quedaría a vivir en ‘Cantando bajo la lluvia'»

TL: Esa experiencia gastronómica inolvidable.
CR: Cuando estuvimos de gira con la función de teatro “Bajo terapia”. No he ido nunca a tantos restaurantes con estrella Michelin en mi vida. Cwwlaro que tenía unos compañeros frikigastronómicos como para negarme jajaja. Disfruté mucho esa gira con mis queridos Fele Martínez, Gorka Otxoa, Melani Olivares, Manuela Velasco y Juan Carlos Vellido.

TL: La pregunta que no te he hecho y te habría gustado responder.
CR: ¿Te tomarías un café conmigo “of the record” para charlar de la vida? La respuesta es clara! Sí!

Noticia relacionada
X

Este sitio usa Cookies

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

Más información aquí
Opciones privacidad