Volcanes activos en Europa, tesoros para amantes del trekking

Foto Unsplash @magnete

La naturaleza es poderosa. Muy poderosa. Fenómenos como la erupción del volcán Cumbre Vieja de La Palma nos dejan con la boca abierta y no hacen sino alimentar la curiosidad de viajeros ávidos de nuevas experiencias e imágenes increíbles que grabar en sus retinas. Pero esto no es nuevo, estos increíbles monstruos dormidos siempre han despertado muchísimo interés a la hora de viajar. Hoy hacemos un repaso por los volcanes activos más fáciles de visitar en Europa.

1. Stromboli en Sicilia, una joya con fuego permanente

Stromboli es una pequeña isla del archipiélago de las Eolias, al noreste de Sicilia. Se trata de un conjunto de islas famosas por su exclusividad y su privacidad, escogidas por diseñadores como Dolce&Gabbana o el mismísimo Valentino para sus retiros estivales. Pero su gran atractivo va más allá de sus playas de arena negra o los escenarios de la película de Rosellini. El volcán que toma el nombre de la isla, el Stromboli, tiene una colada de lava permanente que mana de su cráter.

Su la última gran erupción violenta fue en 1930, y desde entonces sigue expulsando lava de manera continua. De hecho, se puede subir a 750 metros en la montaña contigua para verla de cerca o contemplar la llamada Sciara di Fuoco desde el mar a bordo de un ferry.

Volcán Etna en Sicilia. Foto Unsplash @rozumna

2. Etna, el más grande de los volcanes italianos

El Stromboli no es el único volcán activo en Italia. Comparte protagonismo con el Vesubio, cerca de Nápoles, que entró en erupción por última vez en 1944; y el Etna, el más grande de los tres. Situado en el interior de la isla de Sicilia, en la región de Catania, se trata de un gigante de 3.357 metros de altura. A pesar de estar siempre en constante erupción y obviamente puede ser muy destructivo, no está contemplado como un volcán particularmente peligroso. De hecho una de las actividades más conocidas por los turistas que se acercan a Sicilia es subir hasta uno de sus cráteres

y disfrutar del paisaje volcánico.

Su actividad más reciente comenzó en febrero del año pasado. Tras varias erupciones en abril y diciembre, la última tuvo lugar en febrero de este año. Ésta estuvo acompañada por una nube de ceniza de al menos 5 kilómetros de altura que llegó a varias localidades del sur, incluida Catania.

El Teide es el pico más alto de España. Foto Unsplash @jhvisuals_de

3. Teide en Tenerife, la montaña más alta de España

El Teide, situado en la isla canaria de Tenerife, es el pico más alto de España con 3.715 metros sobre el nivel del mar. Además de ser el monumento natural más emblemático del archipiélago, su atractivo turístico atrae cada año a millones de personas. Ubicado en el complejo volcánico Teide-Pico Viejo, su última erupción fuerte tuvo lugar en 1798. No obstante, permanecen activas las fumarolas que emite regularmente desde su cráter.

A nivel turístico, forma parte del Parque Nacional del Teide declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en junio de 2007. Es posible subir en teleférico desde la estación base (2.356 metros) situada en la falda del volcán hasta los 3.555 metros. También se puede subir a la cumbre a pie solicitando permiso de antemano.

Es impresionante la geografía islandesa marcada por sus volcanes. Foto Unsplash @jonflobrant

4. Islandia, la isla con más volcanes activos de Europa

Islandia es otro de los destinos en Europa donde más fácil es ver volcanes activos (o inactivos). Y es que el país tiene aproximadamente 130 volcanes y bajo la isla, repartidos por todo el país excepto en los Fiordos del Oeste, existen unos 30 sistemas volcánicos activos. El Hekla, de 1.488 metros sobre el nivel del mar, es uno de los más activos y volátiles. Sus erupciones tienen lugar cada 10-20 años desde 1970 y la última sucedió en el año 2000. Otro de ellos, el Katla, lanzó fuego por última vez en 1918.

La ruta de los volcanes ha sido siempre un atractivo de la isla para los amantes del trekking. Foto: Rafa Sanz

5. La Palma y su ruta de los volcanes

La pequeña isla de La Palma está de plena actualidad por la erupción este domingo de su volcán Cumbre Vieja. No obstante, su ruta de los Volcanes ha sido siempre uno de sus atractivos más destacados para amantes del trekking. Situada entre las comarcas del centro y sur de la isla, en su día fue una importante vía de comunicación entre municipios palmeros.

Cuenta con una longitud de 22 kilómetros y transcurre a través de los municipios de El Paso, Mazo y Fuencaliente, todos dentro del Parque Natural de Cumbre Vieja. Por supuesto, los accesos a esta ruta cambiarán drásticamente tras evaluar los daños y valorar el estado de la zona afectada por la reciente actividad del volcán.

Noticia relacionada
X

Este sitio usa Cookies

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

Más información aquí
Opciones privacidad