Cuatro lugares cerca de Madrid para disfrutar de los colores del otoño

Este puente de octubre busca descanso y naturaleza en estos cuatro destinos otoñales sin salir de Madrid.

Foto: @krisroller Unsplash

El otoño es una de las mejores épocas para hacer una escapada al campo. La naturaleza se transforma y le regala a nuestros ojos unas luces y colores espectaculares. Si a esto le añades que se acerca el puente del 12 de octubre, encontramos la excusa perfecta para hacer una escapada. Pero tranquilos, porque para disfrutar del otoño y sus colores no tienes que coger un avión, en Madrid existen muchos rincones escondidos donde podrás ver la naturaleza en su máximo esplendor.

El Abedular de Canencia, el otoño más explosivo de Madrid

El abedular de Canencia
El El Abedular de Canencia es un bisque único de Madrid (Foto: sierranortemadrid.org)

A los pies de la Sierra de Morcuera, en el norte de Madrid, se encuentra el Abedular de Canencia, un entorno muy poco conocido, que cuenta con un rincón muy particular en el que los árboles son los protagonistas. Aunque en la zona abundan los pinares, hay un espacio, conocido como Abedular, en el que encontramos hasta 10 variedades diferentes de árboles como tejos, acebos, helechos, robles melojos, abetos de Douglas y, por supuesto, abedules.

Este bosque es una de las rarezas botánicas de la Sierra de Madrid, y se le conoce incluso como bosque isla. Y es que a pesar de estar en el centro de la península, en su suelo crecen especies más propias de la zona norte y sur del país, dando lugar a un paisaje único y especial.

Las mejores épocas para visitarlo son la primavera y otoño, y cuenta con varias rutas para poder conocerlo a fondo. Una de las más populares y sencillas es la que parte de la Fuente de la Raja, en el puerto de Canencia, ya que pasa por la chorrera de Mojonavalle, una cascada de más de 30 metros, con una singular belleza.

El Hayedo de Montejo, un festival de color

Hayedo de Montejo
Los colores del Hayedo de Montejo son un espectáculo en otoño (Fotos: @leticia.serradiaz y @juancarfergo Instagram)

Pasamos de los abedules a los hayedos. A las faldas de la Sierra de Ayllón, en el municipio madrileño de Montejo de la Sierra, se encuentra el Hayedo de Montejo, un Espacio Natural Protegido en el que los colores son los protagonistas. Se trata de un bosque de unas 250 hectáreas de terreno, cubiertas por miles de hayas que en otoño tiñen el lugar de miles de tonalidades de naranja, convirtiendo el paisaje en un espectáculo visual.

En 2017 la UNESCO nombró al Hayedo de Montejo Patrimonio Natural de la Humanidad, por ello las visitas están restringidas. El acceso al bosque gratuito, pero deberás reservar antes de ir, ya que tiene un tope de personas por día. Y, muy importante, está prohibido el acceso con mascotas.

Junto al bosque encontrarás una zona recreativa en la que además de hayas, podrás ver robles centenarios, la vegetación de la ribera del cauce del Jarama o pinos silvestres. Todo ello, mientras disfrutas de una comida al aire libre sentado en unos merenderos.

El Valle de la Angostura y los saltos de agua

Valle de la angostura
El Valle de Angostura tiene unos saltos de agua, riachuelos y miradores que te harán olvidar que estas en la capital
(Foto: @terefrost Twitter)

Rascafría es una de las zonas más típicas para hacer senderismo en Madrid. Sin embargo, muy cerquita de allí se encuentra un espacio natural único, cuya visita en otoño es obligada. Se tarta del Valle de la Angostura, ubicado entre Peñalara y Rascafría. Allí podrás ver uno de los paisajes más espectaculares de la comunidad, protagonizado por decenas de riachuelos, saltos de agua, puentes y miradores. Y es que el famoso río Lozoya tiene aquí su tramo inicial, recogiendo las aguas las Lagunas de Peñalara, y creando un paisaje único en toda la zona.

Una de las construcciones más bonitas y que no te puedes perder es el puente de Angostura. Es un espacio sacado de cuento, que mandó construir Felipe II para poder ir desde la Granja de San Ildefonso hasta el Monasterio de El Paular.

El Bosque de la Herrería el otoño más desconocido de Madrid

bosque de la herrería
El Bosque de la Herrería es conocido tanto por su rica flora como fauna (Foto: @4martadiez66 Instagram)

Muy cerquita del Monasterio del Escorial se encuentra el Bosque de la Herrería, uno de los espacios naturales más valorados de la Comunidad de Madrid. En sus más de 500 hectáreas de terreno podemos encontrar un bosque propio del clima mediterráneo con encinas, fresnos y robles, que ahora en otoño se llenan de color, destacando sobre los arces, cerezos y sauces, que encontramos a las orillas del rio Alencia, que recorre el bosque.

Se trata de naturaleza pura y dura, ya que además de encontrar diversas especies de plantas y árboles, si estás atento podrás ver a jabalíes, zorros y corzos desenvolverse en su hábitat natural. Eso si no contamos a las águilas reales, halcones peregrinos o buitres que suelen revolotear por la zona. Un lugar perfecto para ir con niños y descubrir los encantos del bosque.

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies