El preocupante estado de Charlène de Mónaco

Fuentes de palacio reconocen que Charlène de Mónaco casi pierde la vida durante su estancia en Sudáfrica aquejada de diversos problemas de salud.

Josep Sandoval. 23/11/2021
(Foto: Gtres)

La princesa Charlène de Mónaco casi muere en Sudáfrica después de someterse a múltiples cirugías y perder una cantidad preocupante de peso. Así lo han confirmado fuentes cercanas a palacio. A los amigos les preocupa que la familia real de Mónaco haya subestimado la gravedad de su condición después de que el príncipe Alberto concediera una entrevista la pasada semana afirmando que había ingresado en rehabilitación a su regreso al Principado.

Una fuente ha señalado lo injusto que es el que se la represente con algún tipo de problema mental o emocional. Ignoran además por qué el palacio le resta importancia al hecho de que ella casi muera durante su estancia en Sudáfrica. Esta misma fuente señala que la princesa Charlène, de 43 años, tenía una infección grave de oído, nariz y garganta, que derivó en problemas graves de sinusitis y deglución derivados de una cirugía anterior.

Charlène de Mónaco (Foto: Gtres)
Los hijos de Charlène de Mónaco y su marido durante la celebración de la fiesta del principado  (Foto: Gtres)

Charlène de Mónaco no pudo ingerir alimentos sólidos durante meses

La princesa no ha podido comer alimentos sólidos en más de seis meses, debido a todas las cirugías por las que ha pasado desde entonces. Sólo ha podido tomar líquidos a través de una pajita, por lo que perdió casi la mitad de su peso. Según el portal Page Six, la princesa Charlène definitivamente no está perdiendo la cabeza ni sufre problemas graves de salud mental. Simplemente está agotada por seis meses de cirugías y una incapacidad para comer adecuadamente. Extrañaba desesperadamente a sus hijos y a su esposo mientras estaba atrapada en Sudáfrica, porque no podía viajar a casa.

De todos modos, los posibles problemas de pareja sobrevuelan desde hace tiempo sobre Alberto y Charlène. Rumores que pueden ser tan reales como los problemas médicos que han retenido tantos meses a la princesa en Sudáfrica, con apenas un par de visitas de su esposo y de sus hijos, que son su verdadera devoción. A estas fechas nadie conoce el paradero de Charlène. Sólo se sabe que permanece fuera del Principado, en un lugar secreto donde reposa. Posiblemente en algún lugar de Europa.

A pesar de todo, Alberto de Mónaco ha hecho saber que ella está muy tranquila, que se da perfecta cuenta de que precisa ayuda y que está dispuesta a recibirla. Mientras esperará la visita de sus hijos, Jacques y Gabriella, de seis años, que irán a visitarla tan pronto lo autoricen los médicos que la atienden. De momento, y ante la ausencia de su mamá, el Día de la Fiesta Nacional salieron a saludar en el balcón de palacio con unos carteles que manifestaban su cariño y cuánto la echan de menos.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies