Stephen Curry, el insólito caso de un genio del basket

El año pasado Stephen Curry condujo a los Golden State Warriors al título de la NBA. Este año su reto es repetir título y superar a los Bulls de Jordan.

Abel Amón. 17/03/2016

En julio de 2010, en un partido amistoso en Madrid, la selección española de baloncesto estuvo a punto de derrotar a EEUU, un equipo que ha perdido un único partido en los últimos 10 años. Era un encuentro de preparación para el Mundial de Turquía que tuvo lugar unas semanas después. En aquel equipo destacaba por encima de todos un jugador excepcional como Kevin Durant que llevó al equipo al título.

Stephen Curry firmó un contrato millonario con Under Armour. Puedes comprar aquí su colección
Stephen Curry firmó un contrato millonario con Under Armour. Puedes comprar aquí su colección

Asistí a aquel partido y pude ver de cerca a los jugadores. Me impresionó mucho Durant con su largura, extrema delgadez y brazos inmensos. Pensé: «Este tío es un extraterrestre que han enviado para dominar el baloncesto». Resulta que en ese equipo había un extraterrestre más y yo no me di ni cuenta, era Stephen CurryJugaba poco en aquella selección y era poco conocido más allá de los que siguen de cerca la NBA. Cierto es que él ya presentaba muy buenas estadísticas, mientras su equipo, los Golden State Warriors, obtenían unos mediocres resultados dentro de la muy dura Conferencia Oeste de la liga.

Curry se ha convertido en una estrella y ya está entre los grandes del deporte
Curry se ha convertido en una estrella y ya está entre los grandes del deporte

Mejora de Curry, mejora de los Warriors
En la temporada 2011, Stephen firma un contrato multimillonario, pero cae lesionado de cierta gravedad y su equipo, como es lógico, lo lamenta. Ese mismo año, los Warriors fichan a un nuevo entrenador, Mark Jackson, de perfil muy parecido al de Pablo Laso en España. Como jugadores, ambos fueron de los mejores pasadores de la historia del baloncesto de sus respectivos países y ambos entrenadores fueron rápidamente capaces de imponer a sus jugadores su dinámica concepción del basket.

Jackson imprime un ritmo nuevo a los Warriors y los que seguimos con cierto interés la NBA, nos empezamos a fijar en este simpático equipo que empieza a plantar cara a los gigantes del oeste. Curry prolonga ya su carrera anotadora y empiezan sus lecciones de tiro exterior y de sus múltiples habilidades con el balón en las manos. Con Jackson se clasifican para playoffs en dos ocasiones, pero en la temporada 2013, los Clippers los eliminan en primera ronda.

Zapatillas de Curry para Under Armour. Compra aquí
Zapatillas de Curry para Under Armour. Compra aquí

Los Warriors, decepcionados por esta pronta eliminación y por una presunta mala relación entre el técnico y sus jugadores, cambian a Jackson por Steve Kerr, un entrenador que fue campeón NBA con los Bulls de Jordan. Cuentan con una plantilla muy notable. A parte de Curry, tienen a Klay Thomson, otro de los mejores tiradores de la historia del baloncesto e hijo, como es el caso de Curry, de jugador en la NBA.

Tienen un pívot sólido como el australiano Andrew Bogut, un ala pívot muy móvil como Draymond Green o un portento físico de la naturaleza como André Iguolada que, curiosamente, le quitó protagonismo a Curry en la final de la NBA al ser proclamado mejor jugador. También su hija Riley Curry, de 3 años, le quitó protagonismo en las ruedas de prensa de la final.

Lo insólito de Curry es cómo ha emergido en el baloncesto profesional. Le ha costado bastantes años tener esa estrella que otras figuras tuvieron nada más pisar una cancha NBA. Jordan, Bird, Jabbar o LeBron tuvieron ese foco mediático de inmediato. Stephen Curry ha tenido que ganar la NBA de manera sorpresiva y contundente para no sólo ser una estrella mediática, sino para postularse como alguien capaz de desbancar a Jordan del trono del mejor jugador de baloncesto (para algunos mejor deportista) de todos los tiempos.

Hasta Lebron James cayó rendido ante Curry
Hasta Lebron James cayó rendido ante Curry

Batir récords, superarse a sí mismo
Decía Pau Gasol recientemente que Stephen Curry debería ganar el título de jugador con mejor de progresión en 2016. Alguien que ya el año pasado fue el mejor jugador de la NBA y que este años es capaz de mejorar en casi 10 puntos sus cifras anotadoras. Además, ha batido el récord de triples en una temporada a falta de 25 partidos para que concluya. Ha llevado a su equipo a aspirar a mejorar el récord de victorias en un año. La temporada pasada de los Warriors fue prodigiosa… igual que la de Curry. Ese alto listón del que parten este año será ampliamente superado.

Stephen Curry, un filón para sus patrocinadores, como Under Armour
Stephen Curry, un filón para sus patrocinadores, como Under Armour

Un día insólito e histórico
Se enfrentaban los Warriors a Oklahoma City, equipo en el que juega el extraterrestre Durant y otro de los mejores jugadores del mundo en la actualidad, Westbrook. No sólo se jugaban sus respectivos equipos el título de la NBA, sino que intentaron frenar el increíble progreso de Curry y pararle de la manera más contundente posible. Fue imposible. Ambos jugadores se pusieron a la tarea alternándose en su defensa.

Igualó el récord de triples en un partido. Histórico por la propia naturaleza del récord. Insólito que lo haga frente a sus rivales más duros y motivados y más insólita aún la reacción de Lebron James tras la exhibición de Curry reconociendo que «nunca había visto algo semejante en una cancha de basket».

No sabemos qué pasará hasta el final de temporada ni si Curry y los Warriors van a batir el récord de victorias NBA. Tampoco sabemos si Stephen Curry va a desbancar a Jordan como mejor jugador de todos los tiempos. Pero está claro que, paso a paso, este genio del baloncesto se ha hecho ya un hueco entre los mejores de la historia.

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión móvil