Courrèges is Back

André y Coqueline Courrège formaron uno de los dúos con más personalidad, visión y estilo de la década de los 60.

Julia Urgel. 28/01/2015
Gafas Eskimo, Courrèges
Gafas Eskimo, Courrèges
Gafas Eskimo, Courrèges

Pusieron de moda la minifalda y las gafas blancas Eskimo con ranura. Rompieron moldes con vanguardistas e innovadores texturas y colores. Vistieron a Audrey Hepburn en la película Two for the Road. André y Coqueline Courrège formaron uno de los dúos con más personalidad, visión y estilo de la década de los 60.

Hoy, la marca Courrège se presenta igual de vanguardista e innovadora, pero con nuevos dueños: Frédéric Torloting y Jacques Bungert, ex copresidentes de la agencia de comunicación Young&Rubicam en Francia. “Madame Courrèges vio una entrevista nuestra en Madame Fígaro donde hablábamos de nuestro deseo de comprar una marca y se puso en contacto con nosotros”. Un año más tarde, les comentó: “Me he reunido con prácticamente el mundo entero, pero me gustaría poner la empresa en vuestras manos”. Y así fue, heredaron un legado. Una forma de ver la vida.

Los nuevos propietarios trabajan desde 2011 en el desarrollo de nuevas líneas de moda femenina, creando una masculina, reinventando fragancias y diseñando una línea de accesorios. La gama completa de productos Courrèges se expande. Eso sí, respetando los valores, el estilo y la identidad de la casa francesa.

Fragancias Courrèges. Haz clic para comprarlas
Fragancias Courrèges. Haz clic para comprarlas

Sus dos nuevas fragancias, Rose y Blanc, darán color a esta primavera y el relanzamiento de su famosísima Eau de Courrèges nos transportará al tocador de nuestras madres. Abrir el tapón del frasco es un viaje en el tiempo. Rose y Blanc hablan de ternura, frescor y femineidad.

  • El rosa era el color fetiche de André Courrèges y simboliza la ternura, la dulzura optimista y el buen humor. Rose de Courrèges es un poema olfativo floral y afrutado, dulce y ácido, un perfume alegre, fresco y liviano. Fue de las favoritas entre los periodistas que acudieron a la presentación.
  • El blanco es símbolo de pureza intemporal. De una perfección blanca, inmaculada, la fragancia se impone, evidente y extraordinaria. La flor de Iris descubre la magia de sus notas empolvadas cos­méticas.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio