Cirugía plástica: ¿Frivolidad o necesidad?

La cirugía estética y reconstructiva se consideró una rama menor de la medicina hasta que el siglo XX nos trajo sus Guerras Mundiales.

Noah Galloway es un mutilado de guerra que ganó el título de 'Mejor cuerpo del año' en 2014

Muchos tildan el trabajo de un cirujano plástico como algo frívolo e innecesario, que nació del estado del bienestar y como respuesta a la necesidad de consumir de nuestra sociedad. Y no es cierto. Mi especialidad, la cirugía plástica estética y reconstructiva existe desde hace más de 2.500 años, cuando en la India ya se reconstruían narices después de una amputación, aunque se consideró una rama menor de la medicina hasta que el siglo XX nos trajo sus Guerras Mundiales.

Tras la Primera, el hombre desarrolló aún más su capacidad de hacer daño, porque después de mucho pensar, supongo, llegó al convencimiento de que herir era más provechoso que matar. Si un soldado moría en el frente, sus compañeros recogían su placa identificativa que no debía pesar mas de 20 gramos, enterraban su cuerpo y alimentaban el odio de los soldados para con el enemigo.

Las armas pasaron de matar a desfigurar a los soldados de las Grandes Guerras. Foto: dailymail
Las armas pasaron de matar a desfigurar a los soldados de las Grandes Guerras. Foto: dailymail

En la Segunda, en cambio, se utilizaron armas no letales sino que desfiguraran, amputaban extremidades y cambiaron los muertos por mutilados y heridos que debían ser evacuados del campo de batalla, los 20 gramos de la pequeña placa se convertían en 80 kilos que necesitaba ser evacuados por 4 ó 5 compañeros. Y el odio y sed de venganza de los soldados tras la muerte de un compañero, se convertían en tristeza, desolación y angustia, cuando en lugar de héroes caídos en el frente, sus amigos heridos se tornaban tullidos y lisiados.

Fueron estas mismas armas las que llevaron a los cirujanos plásticos al campo de batalla para atender al enorme número de soldados con heridas de proyectiles que desfiguraban sus rostros y cuerpos. Y fueron esas mismas guerras las que forzaron la formación de médicos y centros especializados en cirugía reconstructiva. Es así como renace una especialidad quirúrgica en la que se mezcla medicina y arte para conseguir la reparación física del ser humano.

Meg Ryan es un ejemplo de abuso de la cirugía estética
Meg Ryan es la última celebrity que nos ha sorprendido con su cambio estético

Aunque parezca mentira, la diferencia entre la cirugía estética y la reconstructiva o reparadora es a veces imperceptible, pues muchos tratamientos de cirugía estética resuelven una patología que también afecta a la función. Y es que, creo que se podría afirmar, que la cirugía estética es otra de esas técnicas que, desarrolladas durante las guerras, se acaban aplicando al mundo civil.

Un ejemplo claro de la falta de fronteras entre la cirugía plástica y la estética está en la reconstrucción mamaria tras la amputación por un cáncer. El cirujano platico deberá reconstruir no solo un apéndice en el tórax de la mujer que simule un pecho si no que deberá crear el pecho más bonito que pueda realizar. Ahora, como en todo en nuestra sociedad, lo que nos queda a los cirujanos plásticos es seguir investigando e informar bien a nuestros pacientes de la diferencia entre uso y abuso. Aunque evidentemente, esto no debe ser exclusivo de mi especialidad.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio