En busca de la sonrisa perfecta

Sí, en América tener la dentadura perfecta y blanca es un “must” que, se podría decir, está al alcance de muchos.

Ana Iraizoz. 25/05/2015
Julia Roberts
Julia Roberts
Julia Roberts

Sí, en América tener la dentadura perfecta y blanca es un “must” que, se podría decir, está al alcance de muchos. Allá quedo aquella perfecta y blanca sonrisa de Julia Roberts en Pretty woman en los años 90. Aquí los dientes blancos y perfectos no son sólo de actores y actrices, te rodean constantemente si tienes suerte o si no: te sonríen los oficiales de inmigración, los camareros, los bomberos, los policías o cualquiera que se precie a sonreírte porque, por cierto, en este país es algo casi cotidiano. Sí, la gente es amable y cuesta poco sonreír, así que tal vez es un tema el de lucir la dentadura.

Es verdad que para un americano sonreír con una buena dentadura tiene pinta de ser más fácil que para un europeo donde hasta bien poco tener unos dientes perfectos no era algo tan importante o por lo menos no se le daba la importancia que merece. Así que la fiebre por las calles neoyorkinas del famoso Invisalign, los prometedores tratamientos para blanquear los dientes y que además funcionan, están haciendo mucho dinero sobre todo con los millones de inmigrantes que se han dado cuenta de que su dentadura no está a la altura de sus competidores.

Supersmile, productos blanqueantes. Haz clic para comprar
Supersmile, productos blanqueantes. Haz clic para comprar

La oferta de estos blanqueadores dentales en las farmacias es todo un mundo a descubrir.Sobre todo en famosas farmacias como Clydes en Madison Avenue donde sus exclusivas marcas de belleza y cosmética son imprescidibles en los caros neceseres de sus clientas. La famosa y conocida marca Supersmile es uno de sus superventas. Supersmile fue allá por los años 80 la pionera en este milagroso producto, la pasta dental blanqueadora.

Su creador, el Dr. Irwin Smigel, conocido en América como un visionario dental en los ños 70, dejó todo un imperio con un reconocido premio incluido, The Smigel Prize, que fue diseñado en su honor por su no menos conocido paciente Calvin Klein y que premia anualmente a dentistas que demuestran su talento, visión y compromiso con todo lo que rodea a la estética dental.

Es verdad que los milagros no existen o, en este caso, no se cumplen. Conseguir estas perfectas dentaduras no es fruto de la casualidad y hay que dedicarle su tiempo. La cultura del cuidado dental en Estados Unidos nos lleva unos cuantos años de ventaja a los del viejo continente o, por lo menos, así ha sido hasta hace poco. No hay más que tener la oportunidad de vivirlo con niños pequeños y ver exactamente cómo y cuándo empieza el camino a esa famosa dentadura de artista de cine.

Para las nuevas generaciones ir al dentista en Nueva York se puede comparar con pasar una tarde en Disney, con tickets de elevado precio por cierto, pero eso ya es otra cuestión. La primera visita comienza en cuanto tienes todos tus dientes de leche a la vista y a partir de ahí, una vez cada seis meses, deberás visitar al dentista para su limpieza profesional y para seguir todo el recorrido bien de cerca. No puedes olvidarte de que el resultado será la famosa ‘Big Smile’ y habrá merecido la pena.

dentistaninos
Los niños en Estados Unidos disfrutan en el dentista. Fotografía: silviaalava

El niño desde el primer momento se dejará seducir por todo tipo de experimentadas enfermeras con espectaculares dentaduras y sonrisas. Si la visita es rutinaria y rápida, le darán a elegir entre una buena selección de gafas de sol con la idea de que no le moleste el temido foco y, para perder de vista todas las temidas herramientas. Es decir, el niño está perplejo desde el minuto uno sin preocuparle en absoluto lo que le vayan a meter en la boca.

Para las citas más largas, en el ortodoncista por ejemplo, podrá eligir su película preferida entre una gran selección para tumbarse en la temida butaca con toda confianza y ver la panorámica televisión instalada en el techo de la consulta. Una vez más, unos auténticos profesionales. Las completas explicaciones “al niño” de cómo debe cuidarse los dientes, cepillado, uso del hilo dental y por supuesto el enjuague, perfectamente ajustadas según la edad, dejan perpleja a más de una madre.

I
Invisalign. Haz clic para saber más

A partir de aquí, el seguimiento y la prevención serán muy importantes para conseguir el objetivo de que los dientes son solo tuyos, son únicos y nadie te los va a cuidar mejor que tú. Una idea que se muestra desde edades muy tempranas. Así que ante tanto perfeccionismo para los niños, son los mismos padres los que ahora persiguen la “big smile”: Tarde, pero mejor que nunca. El famoso sistema para los que no tuvieron tanta suerte en la infacia y no lograron la deseada “big smile”, el famoso Invisaglin, pasea por muchas bocas de las calles neoyorkinas.

El sistema, fácil de llevar y como su propio nombre indica,“invisible», está devolviendo la esperanza a muchos que quieran conseguir y competir con las famosas sonrisas americanas. Después de un tiempo y cuando llega el momento de sonreír cómodamente, ya sólo queda encontrar el sistema de blanquearlos con milagrosas pastas dentales o con, incluso, avanzados tratamientos láser.

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio