¿Sabes cómo lavarte los dientes?

Nutrición, genes y estilo de vida, todo es importante en la prevención de enfermedades bucodentales.

Cepillarse los dientes

El 60 % de los españoles se cepillan los dientes una vez al día, este es uno de los datos recogidos en el último estudio realizado por la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA). Además, esta cifra baja al 17% cuando se trata de utilizar el hilo dental. La falta de prevención, el desconocimiento de las técnicas correctas de higiene y el descuido frente a las revisiones periódicas con el odontólogo son las causas básicas que desencadenan, los problemas, primero leves y después serios en la dentadura y las encías. Uno de los principales factores para lucir una sonrisa sana y bonita durante muchos años es prestar la suficiente atención a la higiene bucal.

En la mayoría de los casos se realiza un incorrecto cepillado de los dientes. Un mínimo de tres veces diarias es recomendable para la mayoría de los pacientes pero en ciertos casos necesitamos aumentar la frecuencia. El tiempo ideal es de aproximadamente dos minutos, al menos en uno de los tres cepillados al día recomendados. Sin embargo, lo habitual son 45 segundos. El problema general, no suele ser una cuestión de frecuencia sino de la calidad y del momento en el que se cepillen los dientes.

cepillodedientes2
Se recomiendan tres cepillados al día, incluso más para algunos pacientes. Foto: familiascondiabetes

La mayoría de las personas desconoce cómo hacerlo de forma minuciosa y correcta. La técnica más extendida es la del barrido del cepillo realizando solo movimientos desde dentro hacia fuera que no ayudan a eliminar los restos de comida entre los diente ni llegan a zonas de difícil acceso como la línea de las encías, las coronas o los dientes posteriores.

Existen múltiples técnicas de cepillado, la técnica mayoritariamente aceptada es la técnica de Bass. Consiste en colocar el cepillo en un ángulo de 45 grados, justo en la unión del diente y la encía. Parece muy complicado pero no lo es tanto. Lo fundamental es que las cerdas del cepillo lleguen a la zona del surco gingival, en la unión entre el diente y la encía para poder limpiar la zona donde más se acumula la placa bacteriana, una película blanquecina que se adhiere a los dientes y a los tejidos circundantes. Para ello, se realiza un movimiento corto y suave de vibración antero posterior, limpiando primero las superficies externas de los dientes superiores e inferiores y después las superficies internas.

dentifrico
También es importante la limpieza de la lengua con los productos adecuados. Foto: oralnet

La técnica a veces cambia en base a los factores de riesgo y patología que presente cada paciente. Sin embargo, cualquier técnica correctamente ejecutada conseguirá el objetivo deseado, evitar la formación de la placa bacteriana. Además, también es importante la limpieza de la lengua, la gran olvidada del cepillado dental. El movimiento debe ser siempre de atrás hacia adelante puesto que, en caso contrario, podría ocasionar el proceso de reflejo de arcada. En cuanto al cuándo, si sólo se hacen dos cepillados, el segundo debe ser tras el desayuno para que no pasen demasiadas horas sin cepillarse. Y si el cepillado de la mañana es importante, el de la noche más porque al dormir no hay movimiento de la lengua ni de los labios que contribuyen al mecanismo de autolimpieza de la boca.

Esta rutina diaria de cepillado, se puede combinar y en ningún caso sustituir con el uso de un colutorio anti-caries, del hilo dental o del cepillo interdental. Una dieta saludable y una buena hidratación también son importantes. Y ahora que ya conoces el cómo, el cuánto y el cuándo, llega el momento de preguntarse: ¿de verdad sabes cómo lavarte los dientes?

Relacionados

Últimas noticias

Subir arriba

Este sitio utiliza cookies para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.

MÁS INFORMACIÓN.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Versión Escritorio